Contador de Visitas

jueves, 22 de noviembre de 2012

Capitulo 42 :D

Los recuerdos me golpearon con fuerza. _____(tn) no me decía así desde… hacía tiempo. Mi nombre sonaba tan hermoso en sus labios rojos… No me cansaría jamás de escucharla. Pero no podía hacerme ilusiones. Tenía que dejar mi corazón en paz.
-Tom: Esto jamás hubiera resultado _____(tn)– le dije, tratando de controlar mi voz- Tú lo sabes, yo lo sé. Es mejor que estas cosas hayan ocurrido así…

Ni yo mismo me creía las palabras, pero tenía que decirlas. Lo que fuese por darle la libertad a ______(tn)… y su felicidad antes que todo. Antes que nada.
Luego y para mi sorpresa, _______(tn) me abrazo. Por un segundo quise retirarme, pero mi cuerpo no respondió. Deje que el tiempo transcurriera lento entre sus brazos, luchando contra las lágrimas. No quería separarme de ella, pero debía hacerlo.
-Tom: ¿Seremos amigos? – me atrevía a preguntar. Tenía que saberlo.
-Tu: No puedo ser tu amiga – me dijo.

Yo suspire algo decepcionado. Supongo que no sería tan sencillo como llegar y empezar a ser amigos de buenas a primeras. En el fondo lo sabía, pero valía la pena intentarlo. Habría que darle tiempo al tiempo.
-Tom: Está bien- susurre - lo entiendo… yo… lamento todo el daño que te hice… fui una mala persona…
Eso era algo importante que decir. Y no había sido mala persona, había sido pésima. La peor de todas. Y ______(tn) aun así estaba allí, escuchándome. Y como siempre, ella me sorprendió con sus palabras.
-Tu: No lo fuiste. Jamás lo has sido. Solo eres tú.

Se me escapó un suspiro al oírla. Era tan sublime y tan perfecta que eso me demostraba lo inalcanzable que era para mí. Ahora, ya no podía continuar cerca de _______(tn) o me doblegaría. Debía irme o todo lo avanzado se iría por la borda. Me separe de _______(tn) sin ningún ánimo.
-Tom: Yo… tengo cosas que hacer- dije - Debo irme.
-Tu: No te vayas – me suplico. El corazón se me encogió.
-Tom: Es preciso- dije casi con un hilo de voz y sin mirarla. Si la miraba, caería.

La cabeza me daba vueltas y no entendía lo que aquí pasaba. Me enfurecí de pronto por todo. Por mí. Por Nick. Por ______(tn) y su amor tan inalcanzable. La pregunta me broto casi sin pensarlo, pero ya era tarde cuando supe lo que dije. Tenía la vana esperanza de que todo no fuese más que un mal sueño.
-Tom: ¿Porque te acostaste con él?
Y no era una recriminación. Solo necesitaba saber por qué, que era lo que Nick le había dado. Quizás fuese masoquista, pero el amor es masoquista. Y yo estaba perdidamente enamorado y necesitaba escucharlo de sus labios. Aunque se me desgarrase el corazón.
-Tu: Porque soy una tonta...– la escuche decir.

Hubiese querido escuchar cualquier otra cosa. Que no era verdad. Que la habían obligado. Que no había querido hacerlo o no se… alguna excusa. Pero ______(tn) no se excuso. Como siempre, se culpo a sí misma. Mis labios hablaron sin que lo pensara otra vez.
-Tom: Pensé que me dirías que no lo habías hecho –dije casi en un susurro. No supe si me escucho. Me dolió el pecho otra vez. Nunca debí preguntarle nada. Pero seguí hablando - ¿No debería quejarme, verdad? al fin y al cabo eres lo que yo buscaba. Ni más ni menos, con la simple diferencia de que pensé que terminarías siendo para mí. No lo fuiste. Sé que yo me lo busque, pero hubiese deseado que al menos tuviésemos una oportunidad… o algo… Ahora ya es demasiado tarde. Vete con Nick. Él es un pervertido tanto o más que yo. Ten cuidado. Solo espero que tu novio no salga herido de todo esto - No tenía control sobre mi lengua. Tenía todo tan claro y ahora la estaba cagando de nuevo. El veneno que llevaba en mi interior se comenzó a deslizar por mi lengua sin que tuviese control. Estaba perdiendo todo mi autocontrol de nuevo.
-Tu: Tu bien sabes que no tengo novio. No podría tenerlo – me dijo, con cierto timbre de molestia. No la culpaba.
-Tom: Bueno, novios no, ¿pero si amantes? Que interesante-dije con ironía.

Estúpido. Mil veces estúpido. Pero ¿Qué demonios me pasaba? Después de todo el esfuerzo y todo el autocontrol, ahora estaba actuando como un noviecito celoso e imbécil. Felicidades Tom Kaulitz te acabas de ganar el premio al Imbécil del siglo.
-Tu: Y-yo hubiese querido que fueras tú…

Escuche esas palabras, pero no me creía que las hubiese oído. ¿En realidad había dicho eso? La mire asombrado, confuso y… quise besarla. Abrazarla y adorarla por lo que acababa de decir. Pero eso hubiese sido la guinda del pastel.
-Tom: Eso no es una excusa y lo sabes. De nada vale. Por favor no hables algo así, me descompone. Yo mismo he dado esas excusas y no son más que eso. Excusas. No las quiero - Trate de que no sonara como si estuviese celoso, sino más bien como que en realidad yo no era nadie para que _______(tn) tuviese que darme explicaciones. Pero evidentemente, no lo conseguí. Seguía pareciendo un hombre herido. Y lo era, pero no quería que se notara. Ya era tarde de todas maneras -
-Tu: kaulitz...– me dijo de nuevo. No, esto no estaba bien. Estaba naufragando. Debía marcharme.
-Tom: Adiós _______(tn). Espero que esta vez sí podamos hacer las cosas bien. Yo… prefiero tenerte como amiga a no tenerte en absoluto. Aunque me queme en el intento - Besé su frente, fue totalmente un impulso, quería sentir su suave piel, aunque fuera mínimamente.

Prácticamente hui de allí. Ya se me estaba haciendo una rutina esto de huir de ______(tn). Me sentí mal y en la mitad del camino tuve que detenerme a vomitar. Asqueroso. Me salí del auto y fume un cigarrillo para quitarme el mal sabor de boca. Era increíble cómo me descomponía a nivel físico. Una lagrima rodo por mi mejilla, luego otra más. Me sentí un poco mejor al llorar por lo continué haciéndolo. Llore hasta que el dolor en el pecho fue menos, pero seguía existiendo. Me comportaba como un tonto cada vez que estaba cerca de _______(tn).

No sabía si sería capaz de seguir con mi postura de hombre fuerte súper amigo de _______(tn). Podría estar con ella más seguido y eso, pero no sería capaz de soportar ver como hacia su vida lejos de mí. Era egoísta, lo sé, pero no podía evitarlo. La amaba y deseaba estar con ella, tanto como alejarla para que no sufriese daño. Estaba en una maldita encrucijada.
Suspire y apague el cigarrillo, caminando de nuevo hasta mi auto. Estaba a punto de abrir la puerta, cuando una voz muy familiar me hizo saltar.
-xXx: Tom!– escuche que me decían.
Me di la vuelta y no podía creer lo que veían mis ojos.
-Tom: ¿Qué rayos haces aquí? – pregunte, mientras me sonreían..........................................












2 comentarios:

  1. Hay ahora si me das penita Tom..
    Pero yo estoy segura q entre (tn) y Nick no paso nadaaa!! Noo??
    Siguelaa prontoo.. Esta hermosa la fic.
    Me encanta.. Ya kiero q todo se aclare y esten juntos :D
    bye cuidate xDD

    ResponderEliminar
  2. Ese Tom: está cosechando lo que sembró. Pobre.
    En fin, ¿quién era ese o esa que le habló? Aiith! Quiero saber! DD:

    Esperaré el siguiente muy emocionada.

    Cuídate. Muchas vibras positivas. ¡Chao! :B♥

    ResponderEliminar