Contador de Visitas

martes, 30 de abril de 2013

Capitulo 85 :D

Narra Tom.

Gracias a Dios y a toda la familia que la historia del fallido secuestro y la aparición del psicótico Nick habían terminado bastante bien… al menos para nosotros. A ellos no les esperaría nada bueno a partir de ahora, pero en fin, ellos mismos habían creado su camino. Daniel terminó por demostrar que era más vil de lo que creíamos, inculpando de todo a Nick y diciendo que este último lo había obligado a llevarse a _____(tn), lo cual por supuesto no era verdad. Pero nadie hizo nada por desmentir eso: lo que le esperaba afuera de la cárcel era muchísimo peor que lo que le esperaba dentro y de eso se dio cuenta muy tarde: Perdió su licencia de Doctor, por supuesto, que clase de persona se atenderia con un maniaco pervertido, por lo cual el hospital entablo una demanda contra el, pro falta a la ética de los pacientes…. Creo que hubiese preferido irse preso la primera vez.

En cuanto a Nick, mis suegros por fin tuvieron la destreza suficiente para declarar sobre todo los abusos del tipo frente al juez y además de la declaración de ______(tn), fue condenado a muchos años en la sombra… que para mi gusto aún no eran suficientes, pero no importaba: siempre estaría yo para impedir que se acercara a mi Princesa. Además, creo que a los violadores les espera un buen regalito de bienvenida para cuando entren a la cárcel… y Dylan y yo nos encargamos de correr la noticia muy rápido… Tambien le conte a ______(tn) lo que sucedio con Amber cuando era solo un niño... recuerdo que me miro con infinita ternura y comprension. Sentia que debia decírselo si queriamos tener una relacion de confianza total, ademas ya habia arreglado las cosas con mi madre... Nos habiamos perdonado mutuamente, ahora la vida me sonreia, ya que Amber tanbien estaba en la carcel. ______(tn) me comprendio, abrazo y beso. Tratando de protegerme, ahora si estaba totalmente seguro de que era con ella con quien querria pasar el resto de mi vida.

En cuanto a _____(tn) y a nuestra relacion… bueno, eso era otro asunto... las cosas iban bastante bien… hasta hace un par de días. Yo he pretendido ser el mejor hombre para ella… amoroso, delicado y consciente, considerando que ha pasado por mucho y ella debe descansar tanto física como mentalmente… pero me lo hace condenadamente difícil. Estoy por pensar que es sádica y le gusta verme sufrir. En serio.

Lo último que soporte fue cuando precisamente hace un par de días, fui a visitarla y le lleve flores. Estoy seguro de que cualquier otra chica hubiese estado feliz, o al menos agradecida… pero no fue el caso con ______(tn). Recuerdo haberla visto en la entrada de su casa y vi la cara de fastidio que puso cuando vio las flores. Las acepto, de todas maneras y las dejo sobre una de las mesas de entrada, y se fue hacia su habitación sin siquiera dar las gracias. Que malagradecida. La seguí bastante molesto, esta situación ya me estaba hartando.
En cuanto entre y la vi tirada sobre su cama leyendo, tome el libro y lo lancé lejos. Ahora me iba a escuchar.

-
Tom: ¿Se puede saber qué demonios te sucede a ti? – le rugí ya demasiado molesto como para ser amable.
-Tu: No sé de que hablas- dijo, poniéndose de pie y tomando el libro del suelo. Volví a arrebatarle el libro y esta vez lo lance por la ventana. Me dio una mirada envenenada, pero yo no le tenía miedo a ella. Al menos ya no.
-
Tom: ¡No me vengas con esas explicaciones!- le grite tomándola por un brazo, quizás demasiado fuerte- ¡He sido amable contigo, paciente, te he acompañado y te he dado todo lo que has querido…!
-Tu: No todo...- la oí murmurar mientras se zafaba con furia de mi agarre. La mire sin saber que pensar. En realidad estaba por lanzarme yo por la ventana. No entendía nada en absoluto, no había nada que le faltara a menos que…
-
Tom: Oh- dije de pronto golpeado por el peso de lo evidente- Así que es eso- dije mirándola de un modo diferente.
-Tu: ¿Qué?- dijo ella sacándose el cabello de los ojos y mirándome con un brillo diferente esta vez.
-
Tom: No sabía que podías volverte tan desagradable… pero Hermosa tú no entiendes que lo estoy haciendo por ti… es pura consideración a tus problemas, a tu recuperación completa… ¡No es que no te desee ________(tn)!- le gruñí furioso por sus pensamientos errados.
-Tu: ¡Claro que ya no me deseas!- dijo volviendo a sentarse en la cama.
-
Tom: Amor estoy hablando en serio- le gruñí algo dolido en mi ego.
-Tu: ¡Ya Tom!- me gritó finalmente- Cuando te conocí no eras más que un sucio pervertido que solo queria sexo, que no le imporataba desnudar a las mujeres con la mirada…¿recuerdas?- me dijo mirándome con furia- El asunto es que ahora te has vuelto distinto y estas siendo amable, tierno, considerado… y todo es muy lindo, de verdad y me encanta… pero no es lo que yo quiero… solamente- dijo mirándome fijamente a los ojos.
-Tom: ¿Tú crees que me estoy volviendo un aburrido?- le pregunte incrédulo – ¿Que no soy capaz de hacerte el amor como tú lo deseas y mereces?
-Tu: No lo creo- dijo desafiante- Estoy segura...

Eso era el colmo. Y era ofensivo. ______(tn) no tenía idea de las noches enfermas que había pasado desde el día de su secuestro, hace ya dos semanas. No había día en que no tuviera que tocarme, masturbándome hasta quedar inconsciente por su recuerdo. Mierda, si ni siquiera me daba hambre pensando en ella todo el día. Todo para soportar las ganas de tirarme sobre ella y violarla o algo peor… yo no podía permitirme ese tipo de reacciones, menos aun después de lo que ella había pasado… Tenía que estar traumada o algo así… ¿o quizás no?

Suspire y pateé lo que encontré por delante, demasiado furioso para contestarle nada. La mire desafiante y lo decidí. Si _____(tn) quería al 
Tom malo de vuelta, lo iba a encontrar. Pero después no quería quejas. Me di la vuelta y salí de la habitación, bajando rápidamente los escalones. Sentí unos pasos vacilantes a mi espalda y la voz de ______(tn) gritándome.
-Tu: ¿Tom… a dónde vas, Tom…?

Me detuve solo en la puerta de entrada. _____(tn) estaba a mis espaldas, con los ojos demasiado abiertos. No sabía que rostro tendría, pero seguro no era nada amigable. Ella estaba algo asustada, pero se lo buscó. Yo no tenía intenciones de causarle ningún tipo de miedos.
-
Tom: Ya tendrás noticias de mi- le dije tomándola de un brazo hasta acercármela lo suficiente- Y te aseguro que te tragaras cada una de tus palabras....

Y la besé. Con ansias, furia y apetito contenido por demasiado tiempo. _____(tn) se resistió un poco, probablemente por la rudeza de mi arremetida, pero no me importo. Pronto ella cedió, abriéndome sus labios y yo la invadí, sin reparos en esta ocasión. La sentí gemir y temblar. Hace mucho que no hacía eso. Me excitó enseguida. Malo para ______(tn), bueno para mí. Eso era lo que ella buscaba. Y yo se lo daría.

Pasaron varios días en que no visite a ______(tn) ni la llamé. Ella no podía saberlo, pero yo estaba esperando mi oportunidad para ir a su casa. _____(tn) sí que me llamó, varias veces, y Alice me miraba algo inquieta cuando le pedía que dijese que no estaba o cualquier otra excusa para no contestarle. Yo solo sonreía y le pedía que me apoyara, porque lo que estaba haciendo era por el bien de nuestra relación. Ella solo se limitaba a mover la cabeza y a mirarme como si estuviese loco. Papa estaba un poco más a mi favor, diciéndome que a las mujeres les gustaba todo eso. Yo no estaba muy seguro de que a _______(tn) le gustara sentirse rechazada, pero lo que yo realmente quería era que me extrañara. En un par de días más, el Padre de ______(tn) tendría que irse por una semana a ver sus negocios que tenía algo abandonados por los problemas en su familia. Esta información valiosa me la había proporcionado Dylan, que veía con gracia todo nuestro conflicto. El me decía que no había nada que un buen polvo no arreglara. Yo me burlaba, diciendo que las relaciones eran mucho más que eso. Pero quizás tuviera algo de razón después de todo. Con la única diferencia de que en el caso de _____(tn) no sería solo sexo. Sería bastante más que eso. Solo esperaba que la casa misma lo soportara.

Desde el mismo día en que discutí con ella, había dejado de masturbarme. Y no es que no quisiera hacerlo, ya se había vuelto una especie de costumbre enfermiza, pero quería ir con todo hasta ______(tn). Que sintiera lo mucho que la había extrañado. Y lo más importante que se arrepintiera de haberme llamado un incapaz.

Finalmente llego el día en que mi suegro se marcharía. _______(tn) había seguido llamándome con insistencia, pero yo aun no había decidido contestarle. No era necesario, yo sabía que ella estaba sola, pues Dylan se había vuelto mi cómplice y a pesar de haberle prometido a su Padre que no la dejaría sola en ningún momento, no había pasado ni media hora cuando Dylan ya estaba en mi casa, recluido en la habitación de Alice; Kim y Chris también estaban en mi casa, vertiendo azúcar con su amor dulzón.

Esa era la señal de ataque. Dylan me había dicho que solo por si acaso, había dejado a _______(tn) encerrada en su habitación, y que su Padre hacia unos tres días atrás había hecho cortar el árbol que quedaba fuera de su ventana, tratando de evitar que yo volviera a colarme con _______(tn) durante las noches. Lo lamentaba por su Padre, pero había algunas cosas que eran inevitables. Y él tampoco sabía que yo y Dylan éramos cómplices.

Dylan me dio las llaves de la casa y de la habitación de _______(tn) y yo partí junto con mi cuerpo y mi bolso, dispuesto a hacer que ______(tn) se tragara cada una de sus palabras. Ya vería ella de lo que era capaz Tom Kaulitz.

A eso de las once de la noche, llegue a su casa. Todo estaba a oscuras, excepto por la habitación de ______(tn), de donde se escuchaba la música bastante alta. Debía de estar furiosa. Eso me daba la garantía de que no me oiría hasta que estuviese en su habitación. Genial. Estacioné y baje con mi bolso al hombro, y abrí la puerta de entrada. Me deje guiar por la luminosidad de la habitación superior y subí los escalones uno a uno, deleitándome en la anticipación. Mi cuerpo estaba tenso, y tenía un dolor conocido en la entrepierna, provocado por la cercanía de _______(tn). Ya estaba excitado y todavía ni la había visto. Pase mi mano por el pantalón, apretándome la erección en pura anticipación. Como deseaba estar dentro de ella. Como deseaba que susurrara mi nombre y que gritara que me amaba. Lo lograría. Esta y las noches siguientes, _______(tn) seria solo mía.

Me detuve frente a su puerta y escuche que cantaba. Podía oírla porque daba saltos por la habitación, corriendo y agitándose al ritmo de la música. Quería sentirse cansada o gastar energías al parecer. Pues yo conocía una mejor manera... Introduje la llave en la cerradura y abrí con sumo cuidado. La puerta se deslizo silenciosa y la pude ver por fin.

______(tn) estaba vestida con simpleza, con un short mínimo que yo mismo le compré,que apenas la cubría y un top apretado, bueno no podia quejarme, despues de todo me fascinaba. Iba descalza y tenía el cabello desordenado. La quede observando embobado y sus saltos y movimientos no ayudaban nada a mi actual estado. Creo que incluso gruñí, como bestia en celo. Debo haberlo hecho, porque ella giro bruscamente y casi cae de la cama. Quedo estática, mirándome y yo le sonreí, con malicia. "Ahora es que nos encontramos de nuevo hermosa", pensé.

Ella volvió a moverse y apago la música. El silencio reinó en la casa de golpe y solo se oían nuestras respiraciones agitadas. Y no me moví de la puerta. Estaba extasiado en sus formas.

De pronto todo lo que vi fue un cojín volando hacia mí con demasiada rapidez. Lo esquive apenas, cuando otro ya venía hacia mí.....................





miércoles, 24 de abril de 2013

Capitulo 84 :D

Algo extraño sucedió. Se escucharon golpes de puertas y pasos en la habitación, algunos jadeos y ruidos secos en el piso. Sentí a Dylan alzándome en sus brazos y el sonido de una lucha encarnizada a mis espaldas. Yo trate de que Dylan me soltara, necesitaba saber si Tom estaba bien, pero los brazos firmes de mi hermano no me dejaban moverme.

-Dylan: ¡Quieta hermanita, por favor… nos caeremos! - me suplico llevándome lejos de la cama.
-Tu: Solo déjame ver, déjame ver como esta 
Tom….- Lo que vi realmente no me lo esperaba….

Daniel tenía a Alice encima de su espalda, mientras este trataba inútilmente de sacársela de encima, Kim le daba jalones a su cabello mientras Chaz, Chris y 
Tom le daban un puñetazo por vez. Esto era una masacre.

-Daniel: ¡No, déjenme…! - decía gritando inutilmente.
-Kim: ¡Infeliz, sucio pervertido! – gritaba casi quedando con cabello en las manos.
-Alice: ¡Degenerado asqueroso!- gritaba casi estrangulándolo con sus finos brazos.
-
Tom: ¡Perro maldito!- decia tambein dándole como bolsa de boxeo, sin tregua.
-Chaz: ¡Así aprenderás a no meterte con nosotros Doctor de pacotilla!- decia mientras le dába un último golpe que lo dejo OK. Dylan le dio los brazos a Alice para que se bajara de Daniel y en un segundo estaba en el piso, sangrando de un corte en la mejilla y definitivamente fuera de combate.
-Chris: Espero que con eso te quede claro que con la chica de mi mejor amigo no se juega, maldito infeliz.

Por unos segundos todo quedo en silencio y 
Tom clavo su mirada en mí. Nunca nadie había hecho tanto por mí como él y los chicos. Estaba segura que no me lo merecía, pero no podía parar de sentirme infinitamente agradecida…

Me aleje lentamente de Dylan y aferrándome a la sabana que me cubría, corri hasta los brazos de 
Tom. Él me apretó, cobijándome con su cuerpo y pude sentir su aliento tibio colándose por la piel desnuda de mi hombro. ¡Como amaba a este chico!

-Tu: Me salvaste...- susurré temblando, no sabía si de frio, nervios, miedo o un poco de todo.
-
Tom: ¿Lo dudabas?- pregunto besándome en la frente, y apretándome entre sus brazos.

Yo solo pude apretarme a él con más fuerza. No quería que me soltara jamás. Y me beso. Lo que empezó como un suave beso fue reemplazado por una furiosa arremetida, probablemente por la carga emocional que llevábamos ambos. 
Tom abria la boca extasiado, mientras mordía mis labios con fervor y pasión. Su lengua dibujo mi boca, y no nos separamos hasta que sentimos los carraspeos nerviosos a nuestras espaldas. Nos habíamos olvidado del mundo.

-Chaz: Vaya chicos, vayan a un hotel- gruño, pero aun así sonriendo.
-Tu: Ya déjanos Chaz – gruñí posesiva sin soltar a 
Tom.
-Kim: Vaya asi es como nos agradeces hermanita… ¿es así como demuestras tu cariño por la llegada de los refuerzos?- Me separe de Tom y me dirigí a los brazos de Kim.
-Tu: A ti también gracias- le dije- no sé qué haría sin mi lindo hermanita mayor… ni sin Uds. chicos…
-Dylan: Bueno, probablemente no harías nada- dijo el- Pero los chicos ayudaron bastante…solo me gustaría saber cómo demonios supieron que estábamos aquí.
-Chris: Los seguimos. De hecho, te seguimos desde que saliste de casa… te veías preocupado y pensamos que podía haber algún problema….
-Kim: No iba a dejar que vinieras solo por estos degenerados amor- dijo – Además es mi deber de hermana mayor proteger al tesoro de la familia.…

Suspire, demasiado feliz para preocuparme con nada. Pero se nos había olvidado un pequeño detalle…

-Dylan: ¿Maldición y donde esta Nickl?- Lo oí preguntar.
-
Tom: ¿No lo tenias tu?- pregunto irritado.
-Dylan: Bueno si, pero me levante cuando fui a quitar a _______(tn) de la cama… si no lo hacía, podían caerle encima….

Todos nos quedamos en silencio. Si Nick había huido, podría hacer lo que quisiera… eso incluía raptarme de nuevo o quizás que otra locura más….

-Chaz: Hay que buscarlo… ¡no puede estar lejos….! - grito de pronto muy emocionado con todo esto. Y nos dispersamos, mientras 
Tom me vestía con algo de ropa que había encontrado, para que no anduviese desnuda por la vida, aunque por su mirada creo que no le molestaría tanto…
-Tu: Mi vida esto es serio, deja de mirarme así...- le dije dándole un golpecito suave mientras él me ayudaba con un par de pantalones.
-
Tom: ¿Así como? –dijo él fingiendo inocencia.
-Tu: Amor, no te queda lo de inocente...– reí- Siques siendo el sucio fisgón que tanto amo…
-
Tom: ¿Lo dices por esto? – preguntó abriendo mi ropa y mirándome los senos sin ningún pudor…. Se notaba mucho que trataba de distraerme, pero… ¡de que forma!
-Tu: ¡Tom! – le grite - No es el momento de estar haciendo eso…- Tom rio y me ayudo a taparme.
-Tom: Quiero ser el único que te vea…. Casi me morí cuando vi a ese perro asqueroso masturbándose con tu cuerpo….Y yo pensé que yo era pervertido…
-Tu: Al menos no logró lo que queria...- le dije tratando de minimizar el asunto.
-
Tom: No importa, si lo hubiese hecho estaría muerto, no inconsciente- sentenció tomándome de una mano.

Me llevo por las habitaciones de la casa, buscando a los chicos. No se veían por ningún sitio. Estábamos dispuestos a salir de la cabaña cuando se nos planto frente a nosotros el mismísimo demonio: Nick. Jadee de temor y me apreté a 
Tom. Comencé a temblar, y me inmovilicé como siempre que lo veía. Eso no cambiaba. EL terror me congelaba los músculos. Nick levanto un arma y nos apunto fijamente. Se rio roncamente.

-Nick: Por fin nos volvemos a ver las caras Kaulitz- dijo mirándonos.
-
Tom: Que es lo que quieres- gruño posesivo, sin mover un solo musculo y en posición defensiva.
-Nick: Tu sabes lo que quiero… la quiero a ella- musito apuntándome con el arma.
-
Tom: Sobre mi cadáver- murmuro tensándose.
-Nick: Es tu decisión Kaulitz… pero preferiría que no hubiese extremos… solo dame a _____(tn) y te dejare en paz…
-
Tom: ¡NO!- gruño adelantándose un paso.
-Nick: Te recomiendo que no me retes- murmuro- estas en desventaja….

Nick se acerco tanto que el arma tocaba la frente de 
Tom. Lo oí maledecir, impotente, mientras aumentaba su agarre a mí. Nick me tomo de un brazo, sin dejar de apuntar a Tom y me atrajo hacia él, deshaciendo el agarre que él tenia sobre mí. Tom se negaba a soltarme, pero Nick amenazo.
-Nick: Como quieras, si no la sueltas… quizás sea mejor que la apunte a ella…

Nick desvió el arma a mi cabeza, haciéndome jadear. 
Tom palideció, sobrepasado por el temor. Soltó mi brazo de muy mala gana, mirándome con los ojos horrorizados, mientras Nick me acercaba a él. Tom era un océano de frustración.
-Nick: Muy bien imbecil, parace que eres inteligente despues de todo…. – rio satisfecho.
-
Tom: ¡Ni te atrevas a ponerle un dedo encima hijo de puta!- mascullo crispando los puños. Nick miro a Tom divertido.
-Nick: Tu noviecito tiene agallas ______(tn)… pero creo que deberá entender que ya no es tu novio… ahora tu novio soy yo… díselo _____(tn), que se entere que te pondré mucho más que un dedo encima…

Yo temblé ante sus palabras, pero no emití sonido. La voz no me salía. Nick me apretó el brazo con fuerza, haciéndome lanzar un gemido de dolor, intentando forzarme a hablar. 
Tom respondió con un gruñido sordo. Solo podía ver la impotencia en sus ojos. Esto no pintaba nada bien. Nick se canso de tratar de hacerme hablar y comenzó a retroceder lentamente.

-Nick: Bueno, no importa si no quieres hablar… en un rato mas de todas formas estarás gimiendo mi nombre… tendremos una velada inolvidable… Debo admitir que tienes un muy buen gusto 
Tom... dime, ¿ella a mejorado desde que decidiste hacerla tu mascota?- Tom estaba rojo de ira, pero no se movía. Nick seguía apuntándome, y podía ver su rostro analítico, viendo alguna forma de actuar, de hacer algo- ¿Sabes algo? Creo que cambiare de opinión- dijo riendo- creo que no me importara matarte… después de todo no quiero tener competencia…

Todo pasó en un flash. Vi cuando Nick cambiaba la posición de su arma y la dirigía para apuntar a 
Tom. Algo sucedió en mi mente. Fue como un click. No permitiría que Tom saliera herido, menos aún por mi culpa. No me importo que fuese Nick, o el miedo que sentía. Simplemente actué, guiada por la desesperación de perderlo. En cuanto Nick movió el brazo para apuntarlo, mordí el otro brazo que tenia frente a mí con todas mis fuerzas, tanto, que pude sentir el sabor salado de la sangre en mis labios. Nick lanzo un gemido ahogado, mientras me golpeaba con fuerza y yo caía de espaldas en una esquina de la habitación. Tom gritó mi nombre angustiado y trato de acercarse a mí, pero Nick volvió a apuntarlo.

-Nick: ¡Mierda, maldita puta!- grito– ¡Ya es suficiente, tú y tu perra morirán aquí y ahora…! ya me canse de jueguitos… de todas formas lo que quiero es vengarme… si no es de una forma será de otra…

Nick apunto de nuevo a 
Tom, quien se mantuvo impasible ante el arma de Nick. No. No dejaría que se sacrificara por mí. Vi un trozo de madero en el suelo, de esos que utilizan como leña. Nick ni siquiera reparo en mí, probablemente porque sabía que su presencia me paralizaba y yo no representaba peligro para él. Ese fue su único y peor error.

Me puse de pie mientras apuntaba al chico que amo y no lo pensé dos veces. Le di un golpe fortísimo, tanto, que se le cayó el arma de la mano. Y eso no fue todo. Ahora que había recuperado mi valentía, no me quede corta: en el mismo suelo comencé a darle de palos, uno tras otro, vuelta loca en un ataque de ira repentina, furiosa e incontrolable. Lo odiaba con todo mi corazón.
-Tu: ¡Nadie amenaza a mi chico, maldito desgraciado… y tú, tú… nunca jamás me volverás a hacer daño! ¡Ni a mí ni a nadie!- dije con lagrimas en el rostro.

Y no me detenía con los golpes. Le di en las costillas, en la espalda, en las piernas y en todos lados, excepto en la cabeza, donde hubiese querido darle, todo porque el muy maldito se tapaba. No supe cuantos golpes le di, hasta que alguien me tomo de las manos y estuve a punto de darle un palo a él también: ¡
Tom!
-Tom: ¡Princesa, ya basta! – me grito- ¡Lo vas a matar, en serio! Tu no eres una asesina, no le des en el gusto...

Solo entonces me detuve. El madero se me cayó entre las manos y comencé a llorar como una histérica. Me aferre a la camisa rasgada de 
Tom, y llore con todo lo que tenía. Nick estaba en el suelo, quejándose, mas muerto que vivo. Por los gritos los chicos volvieron y se encontraron con la escena. Estaban impactados.

-Dylan: ¡Demonios, donde diablos estaba este idiota! – grito acercándose a Nick- ¡Rayos 
Tom, lo dejaste medio muerto…!
-Tu: No fue el fui yo- dije con valor- Y el maldito se lo merecía….- Los chicos me miraron impactados, pero recibí su apoyo.
-Kim: Me parece perfecto… maldito asqueroso- musito mirándolo con asco – Yo lo hubiese matado…
-Alice: ¡Muy bien hecho!- dictamino abrazándome- Tranquila amiga, ahora todo estará bien…
-Chaz: Si- dijo- ya atamos a Daniel y no podrá huir… recomiendo que hagamos lo mismo con este pedazo de mierda, por si se le ocurre escapar…
-Chris: Si, digo lo mismo te ayudo a atarlo.

Rápidamente los chicos ataron a Nick, quien no opuso resistencia… porque tampoco podía. Juntaron a los dos bastardos y los dejaron atados sobre la cama. Dylan llamo a la policía.

-Dylan: A ver como se salen de esta- murmuro mirando a Nick con furia.
-Alice: Agradezcan que no los masacramos nosotros mismos y los lanzamos al lago… no los encontrarían nunca…- dijo con tono macabro.
-Kim: No, pobres peces, se envenenarían con su maldad- dijo burlona.
-Chaz: Si, la naturaleza no tiene la culpa de estos tarados- dijo.
-Chris: La policia se encargara de uds. y ojala esta vez si se pudran en la carcel- dijo mirandolos con desprecio.
-
Tom: Bueno, la policía ya vendrá… no tenemos para que quedarnos, y creo que _____(tn) necesita descansar… - dijo mirandome con ternura.
-Chaz: No, creo que deberíamos quedarnos… así nos aseguramos que no escapen y además se lo explicamos a la policía….
-Dylan: Yo ayudare…me quedare aquí…. 
Tom, llévate a ______(tn) a casa, Mama y Papa deben estar muy preocupados…

Kim se acercó a nosotros y me dio un cálido abrazo.
-Kim: Siento lo que sucedió hermanita, pero no te preocupes… estos imbéciles tendrán su merecido… y no permitiremos que nada malo te suceda… nuestro hermano se encargará de eso- Se me llenaron los ojos de lágrimas.
-Tu: Gracias Kim- dije sin poder expresar lo que sentía con mas palabras.
-Kim: 
Tom...Solo amala, amala mucho… ella es la mejor chica que podrás tener…- le dijo mirando a Tom.
-Tom: Lo hare- le contesto.
-Alice: Entonces…quizás podríamos hacerles un cambio de peinado o ponerles aretes- escuche que decía Alice- sería bastante fashion entregarlos con un nuevo look…

Escuche como Nick y Daniel lanzaban gemidos lastimeros, pidiendo misericordia. Me reí por lo bajo mientras 
Tom me llevaba al exterior, abrazada. Alice no cambiaria nunca y lo agradecía.

-
Tom: Gracias por salvarme- escuche decirle antes de llegar al vehículo.
-Tu: Tú me salvaste a mi primero… además no podía permitir que te hicieran daño…
-
Tom: Te pusiste en riesgo- me recrimino- eso fue muy estúpido… y muy valiente. Pero aun asi no me hubiera perdonado que te hubiera pasado algo...
-Tu: Lo siento mucho Amor… pero tu….- trate de decir.
-
Tom: No, siempre estarás tu primero… pero no soy tan terco como para no apreciar tu esfuerzo por salvarme… no me queda más que agradecértelo…

Tom me beso, ansioso y apasionado. Sentí su lengua suave delinear mis labios y mi cuerpo tembló, expectante. Nada que sucediera en este mundo podía hacer que yo dejara de desearlo. Me apreté a su cuerpo, y jadee en busca de mayor contacto. Sus besos eran mi oxigeno y mi vida. Solo esperaba que ahora ya nada se interpusiera entre nosotros.

-
Tom: Te llevare a casa- dijo apenas separándose de mi- Y creo que después de lo que ha ocurrido no deberemos nunca dormir si nos quedamos juntos… digo, para evitar problemas como este será conveniente tenerte despierta…
-Tu: ¿Y como lo harías?- le pregunte sonriendo con el alma aliviada, mientras me subía al automóvil.
-
Tom: Bueno, tengo una serie de ideas que me gustaría poner en práctica…
-Tu: Me muero por conocerlas… - le dije mientras Tom arrancaba y me llevaba a casa, poco antes del amanecer. Era feliz. Y quería seguir siéndolo..............





jueves, 18 de abril de 2013

Capitulo 82 y 83 :D


Narra Tom.



Desperté con un dolor insoportable en la cabeza, mientras alguien me acariciaba los hombros. No sabía ni donde estaba, ni de donde venia… ni nada. Pero había algo que me daba vueltas en la cabeza. _____(tn). Ella. Solo ella. Sabía que algo le había sucedido. Me levante, a pesar del atenazante dolor. Mire a mi alrededor y por un momento no vi nada, hasta que pude divisar los ojos de su Madre, mirándome con preocupación. Pestañeé. De pronto, todos los recuerdos me azotaron de golpe y no pude más que gritar un solo nombre.



-Tom: ¡______(tn)! - grité agonizante, mientras trataba de ponerme de pie, sin éxito. Las piernas no me respondían. Unos brazos firmes evitaron que me desplomara.
-Papa (tn): ¡No Tom, no…! eso sería peor… solo cálmate un momento… hemos llamado a la policía… ellos encontraran a ______(tn)….



Vi como mi suegro me apresaba, tratando de retenerme en el suelo. Yo no estaba muy cuerdo, pero sabía algunas cosas: Una, que mi Princesa estaba en peligro mortal. Dos, que ese peligro tenia nombre, Nick. Y tres que daba lo mismo que hubiesen llamado a la policía, el maldito que tenía a ______(tn), le haría daño si o si. Y tenía que hacer algo al respecto.



-Tom: ¡No! - grité con una fuerza inhumana, lanzando a mi suegros lejos, aunque fue sin intención – ¡Yo necesito ir a buscarla, él le hará daño… no esperará a nada….! ¡Necesito ir por mi razón de ser!- grite desesperado, mientras daba tumbos sobre la alfombra. El golpe había sido duro- ¡Quién mierda me golpeó!- dije de pronto frustrado, tomándome la cabeza.



La madre de ______(tn) se acerco a mí, acariciándome un hombro. Le sonreí levemente, pero me solté de su agarre.



-Mama (tn): El que te ha dado el golpe ha sido Daniel... El doctor del Hospital...- dijo tendiéndome un vaso de agua. Gruñí ante la mención del nombre. Claro. Como no lo pensé antes. El maldito perro.
-Tom: Daniel estaba con Nick- murmure furioso tratando de que mi estabilidad volviera. Bebí el agua que me tendió, pero me causo nauseas. Deje el vaso a un lado.
-Mama (tn): No lo podemos creer- lloró aferrándose a a mi suegro- El era el doctor de ______(tn), el hombre que le salvo la vida… no se qué paso… y luego este tal Nick… ¡Oh, mi niña! si le sucede algo… yo… ¡yo me muero!



La vi casi desplomarse, devastada. Ella no podía con su dolor. Y el Padre de ______(tn) no estaba mejor, pero se mantenía firme. Lo sentí por ellos, pero por ahora había algo más importante.



No supe cómo me puse de pie y salí casi corriendo, sin rumbo fijo. Escuché los gritos y advertencias de mi suegro, pero no les hice caso. Ese perro tenía a mi Princesa y yo estaba furioso. Lo mataría si me lo encontraba. Maldito pendejo bastardo.



Había venido sin automóvil, y lance mil maldiciones. Dios debía odiarme. Pero estaba un poco equivocado. Como si fuese una invocación, vi surgir en la distancia un vehículo y me puse en medio de la calle, dispuesto a tirarme contra él si fuese necesario. Pero no lo fue. La ayuda ya había llegado.



-Tom: ¡DYLAN!- grite casi feliz mientras él me abría la puerta del copiloto.
-Dylan: ¡Sube Kaulitz, ven!- me grito- Mama me llamo a casa de tu padre…pensé que estabas allá Tonto… ¿te quedaste con mi hermana? – pregunto a quemarropa.
-Tom: Si- dije sin importarme lo que diría- Ella bajo al primer piso mientras yo dormía. Vi como se la llevaron. Traté de detenerlo, pero tenía ayuda – dije agónico- Daniel, el Doctor del Hospital...- casi escupí el nombre. Dylan me miro sin creérselo. La furia hervía en sus ojos
-Dylan: ¿Daniel… Daniel Lerman? el tipo que… bueno, tú sabes, beso a ____(tn) y que luego por supuesto recibió su merecido– me dijo haciendo un gesto con su puño.
-Tom: El mismo- gruñí mirando el camino. Dylan se quedo en silencio y aceleró. Sentía la ira en su cuerpo.
-Dylan: Pues entonces se donde pueden estár- dijo y yo salte como un resorte– te apuesto lo que quieras que el maldito se la llevo a la cabaña que tiene cerca del lago, lo sé porque se lo oí comentar a una enfermera. Es un maldito idiota y es predecible… además el imbecil de Nick no conoce mucho por aqui, seguro están allá…- dijo acelerando hasta lo inverosímil.
-Tom: ¡Vamos!- le dije por primera vez en la noche esperanzado, sin mirar el velocímetro- ¡Apresúrate!- gruñí aferrándome al asiento.
-Dylan: ¡Voy lo más rápido que puedo!- gritó- ¡Mierda, mierda! 



Lo vi golpear el manubrio impotente, mientras sus brazos temblaban levemente. Yo no estaba mejor. En mi mente la palabra asesinato se repetía constantemente, y estaba aterrado por ______(tn), pero tan furioso como lo había estado en mi vida. Si el condenado idiota se atrevía a ponerle un solo dedo encima….



-Dylan: ¡La salvaremos!- grito de pronto- ¡Te prometo que lo haremos… nadie tocara a mi hermana!- sentí a Dylan a punto de quebrarse, pero se compuso - Debí cuidarla mas, debí estar atento… sabíamos que el imbecil de Ncik estaba cerca… y no la cuide….
-Tom: ¡No!- le grite- Yo debí hacerlo más que tu… además yo estaba con ella y no pude hacer nada… ______(tn) confiaba en mi - me maldije internamente-¡Si hay alguien culpable ese soy yo! – gemí con angustia.
-Dylan: El único culpable aquí es Nick y su perro ayudante- gruño.
-Tom: Los voy a matar, juro que lo haré...
-Dylan: Y yo te ayudare Kaulitz… me dijo con voz que nunca le había oído- van a desear jamás haber nacido… 



Luego de unos insufribles minutos, estuvimos cerca de la cabaña. Dylan y yo nos bajamos a un par de kilómetros, para evitar ponerlos sobre aviso. Cuando comenzamos a avanzar me di cuenta que no llevábamos armas. Le comente mi temor a Dylan. El sonrió.



-Dylan: Los aplastare con mis propias manos Tom, no necesito armas, te lo aseguro…- gruño – pero si te sientes más seguro ten esto…- Se agacho y me tendió un recio madero. Lo tome con fuerza y asentí. Yo le iba a enseñar a ese perro infernal a golpear de verdad.
-Tom: Gracias- dije seguro – ahora vamos…



Caminamos algunos cientos de metros en completo silencio en medio de la oscuridad. Se oían los grillos cantando y la noche era estrellada. De pronto, divisamos luz. Se me erizo la piel y gruñí en anticipación.



-Dylan: Te lo dije- me susurro- Ahora deberemos dividirnos- Tu iras por la derecha, yo la izquierda. Entras por la puerta de atras, yo la de enfrente… así los tomamos por sorpresa y los matamos dolorosamente- susurro temblando levemente.
-Tom: Si- solo dije sobrepasado por la adrenalina de mi cuerpo. Estaba en completa tensión, dispuesto a pelearme con el mismísimo demonio si era necesario. Se trataba de la mujer que más amo en la vida y ella era mi vida, mi mundo.



Caminamos semi agachados y cuando llegamos a la cabaña, estaba claro que estaban allí. El automóvil de Daniel estaba estacionado y se oían voces apagadas dentro. Trate de ver si podía oír a ______(tn), pero no conseguí escucharla. Quizás estuviese amordazada o algo. O quizás ella… No. Me negué a cualquier otra posibilidad. Si a ella le sucedía algo, yo moría. No podría vivir en un mundo donde mi Pirncesa no existiese, eso jamás. Más furia subió por mi espalda y le hice un par de señas a Dylan, para llevar a cabo el plan. Nos separamos en silencio total y llegue a la puerta de servicio. Probablemente Dylan ya estaba en posición y entre con sigilo. No se esperaban a nadie, por lo que la puerta no tenia seguro. Esperaba que Dylan hubiese corrido con la misma suerte.



Camine como un depredador, silencioso y seguro. Luego de un tramo a oscuras finalmente llegue a la habitación. Mierda. Mis manos se cerraron con fuerza sobre el madero haciéndolo crujir levemente. Toda mi imaginación no me preparó para lo que vieron mis ojos.



Era oficial. Yo iba a matar a Daniel Lerman, El maldito Doctorcito de Mierda y lo haria lenta y dolorosamente...........................






• Capitulo #83



Narra ______(tn).




Para cuando abrí los ojos, ya no estaba en mi casa. Me tenían atada a una dura y extraña cama, y no reconocía nada a mí alrededor. Mi mirada fue borrosa y errática por unos minutos, pero luego ya pude reconocer que estaba en un sitio que no me era familiar. Trate de moverme y me di cuenta de lo inmovilizada que estaba. En la habitación, no había nadie, pero se oían algunos murmullos en alguna habitación cercana. Traté de recordar algunos datos, pero mi cabeza dolía muchísimo. Lo único que pude asimilar fue que no estaba en casa y que el culpable de todo esto era Nick. Y Daniel. Ese degenerado.



Trate de zafarme del agarre, pero fue imposible. Sendas cuerdas rodeaban mis manos y también mis pies. Solo habían tenido la delicadeza de no amordazare, aunque creo que solo lo habían olvidado. De pronto, un recuerdo me golpeo en forma demoledora. Tom. ¡Dios mío! La última vez que supe de él, había sido golpeado bestialmente por Daniel. Lo más probable es que lo hubiese noqueado. Solo quería que estuviese bien y que tratase de encontrarme, pues eso podría hacer que corriera aun más riesgo. Si es que estaba bien.



Trate de buscar alguna debilidad en las amarras o de ver alguna forma de soltarme. No la encontré, y me desesperé. Esto no me gustaba nada y viniendo de Nick, no podía ser nada bueno. Me estremecí al recordar su cercanía.Deben haber oído algún movimiento en la habitación, pues en dos segundos los tenía a mi lado. Ambos me observaban con una sonrisa en el rostro, y me llamo la atención la familiaridad con que se trataban. Eso me parecía sospechoso.



-Nick: ¿Estás cómoda hermosa?- pregunto con una sonrisa que no podía presagiar nada bueno.
-Daniel: Creo que esta algo asustada- dijo acariciándome una pierna. Me volvía una completa incompetente con Nick cerca. Era verdad que estaba furiosa, pero el miedo que sentía ante su presencia era mayor a cualquier furia. Sentía como la barbilla me temblaba y las palabras no salían de mi boca.
-Nick: Pues tiene razón de tener miedo- dijo con voz ronca- Esta pequeña me debe muchísimo… Hay que enseñarle modales, sobre todo a las chicas inocentes como _______(tn)- murmuro.
-Daniel: Quisiera ver eso- murmuro acariciando mi muslo.



La cercanía de Nick no me hacia bien. No sabia que decirle, el miedo me dominaba,nada parecía salir de mis labios secos. Lo único que salió de mi fue una lagrima traicionera, que rodo por mi mejilla hasta caer a la cama. Sentía nauseas.



-Daniel: Mírala tiembla como una hoja- murmuro sentándose a mi lado- No te preocupes amor, no haremos nada que no hayas hecho antes con el ímbecil de Kaulitz… creo que hasta te gustara más.



Abrí los ojos como platos al escuchar las palabras de Daniel. No irían a hacer lo que estaba pensando ¿verdad?



-Tu: Si se te ocurre ponerme un solo dedo encima, Tom te matara- le escupí furiosa sin mirar a Nick, o se me acabarían las palabras. Daniel rio, y eso solo me enfureció más. 
-Daniel: Claro… eso si tu inútil novio te encuentra… recuerdo que la última vez que supe de él no era más que un debilucho tirado en la alfombra… el muy estúpido no soporto ni siquiera un golpecito… Además no sabe a dónde te trajimos…



Oí la risa burlona de Nick y me estremecí por completo con solo recordar sus asquerosas caricias. Con terror advertí que Nick se acercaba a mí, haciéndome sombra con su cuerpo. El terror me paralizo una vez más y mi respiración se hizo rápida y agitada. Sentí su mano áspera en mi rostro y trate de gritar. No pude. Solo un sonido bajo parecido a un gruñido ahogado salió de mi boca. No podía contra él. Lo único que sentía era el golpeteo incesante y acelerado de mi corazón. Creí que moriría cuando me tomó por la barbilla y me hizo mirarlo a los ojos. Las lágrimas salieron automáticamente y me estremecí. Nick me quito las lágrimas del rostro con delicadeza, una que no era propia de él. Sabía que bajo ese manto aparente de tranquilidad esperaba el monstruo...



-Nick: Has cambiado mucho ______(tn)- me dijo mirándome de pies a cabeza- No eres la misma chica tímida que recuerdo… y estos meses que no te he visto, al parecer han beneficiado tu cuerpo… y creo que las lecciones que te dio Tom fueron bien aprendidas… Sé que no eres más que una chica con la fachada de inocente,pero en el fondo eres una cualquiera, siempre lo supe, te entregaste al primer tipo que te hablo lindo… así que en cierto sentido eres una obra echa a la medida de Tom, debo reconocérselo-Se acerco tanto a mi rostro que pude sentir el familiar olor a whisky en su aliento. Creí que vomitaría- Desde que te fuiste al hospital que te sigo ______(tn), te dije que me vengaria... Pero siempre estabas acompañada del ímbecil de Kaulitz.
-Daniel: No sabes como lo odio yo tambien- dijo con furia.
-Nick: Así que él me impedía acercarme a ti… y no me gusta que me alejen de lo que es mío… si Tom se atreve a entrometerse entre nosotros, no creo que te guste saber lo que le va a pasar.



Unas lágrimas cayeron desesperadas por sus palabras. Yo conocía muy bien a Tom. El era capaz de hacer cualquier cosa si estaba enfurecido, y era seguro que ahora mismo lo estaría. Y mucho más después de saber que había sido Daniel el del golpe. Solo rogaba que fuese a la policía con Papa y así no tomara riesgos innecesarios. Si algo le llegaba a suceder…



Mi mente me llevo a tiempos anteriores, cuando comenzó toda mi historia con Tom. De eso parecía tanto tiempo. Y las cosas habían cambiado muchísimo desde ese entonces. Tom me había cambiado. Él había cambiado. Pero mi amor por el solo seguía creciendo. Si me preguntaran en este momento, no sabía cómo había sido capaz de vivir antes de conocerlo. El era todo para mí. Y yo que estuve a punto de perderlo. Y ahora… no sabía que es lo que sucedería. Podía pasar cualquier cosa.



Vi con impotencia como Nick pasaba las manos por el resto de mi cuerpo, sin importarle mi llanto. Esto no podía terminar bien. No otra vez. Luego con un fuerte tirón, rasgo mi camisón, dejándome semi-desnuda. Trate de gritar pero una mano me tapo la boca, evitándolo. Daniel se hallaba a un costado de mí, por el otro lado de la cama y solo miraba, con una estúpida sonrisa dibujada en la cara.



-Nick: Ahora veras de lo que te hablaba Primo- dijo mirando a Daniel- Luego que aprendas, te dejare a tu pequeña para que hagas lo que quieras con ella… pero esto me lo debe, así que… 
-Tu: ¡No! Por favor... No...– fue lo único que pude decir y no me gane más que una bofetada.
-Nick: Tú te callas – no están preguntando tu opinión… además, te aseguro que lo vas a pasar bien… Ya veras que lo hago mucho mejor que Tom.



Esperen… ¿dijo Primo? Oh, ahora resulta que eran parientes. Eso fue algo que jamás supe. De hecho creía que Nick no tenia familia… ¡claro! Bueno, ahora entendía que el asunto de la perversión era algo heredado. Cerré los ojos, sobrepasada por un mar de emociones mientras sentía que me desgarraban el resto del camisón a tirones bastante poco delicados. Me dolían las manos y los pies, las amarras estaban muy apretadas, pero no hubiese servido de nada quejarme. Como deseaba ahora mismo perder la conciencia. 



Se oía solo el ruido pesado de la respiración de Daniel, mientras Nick me apretaba el cuerpo por diferentes sectores, y yo trataba de aguantar las ganas de gritar. Discretamente volví el rostro hacia Daniel y entreabrí los ojos… no podía creer lo que vi ¡bastardo asqueroso!



Yo no era tan mojigata, es más, de hecho en una ocasión encontré a Tom haciendolo. Pero era la situación, y todo era tan putamente retorcido que no veía por donde Daniel podía excitarse con semejante espectáculo… Dios ¿en serio te estás masturbando? Abrí los ojos asombrada por el nivel de esos hombres. Por un lado lo agradecí, fue una forma de evadir mentalmente el toque libidinoso de Nick sobre mi cuerpo, pero en serio, no me podía creer que Daniel me estuviera mirando y apretándose su miembro con tanta devoción. No le conocía esa faceta, en serio y eso que creí conocerlo bastante mientras estuve en el Hospital… hasta ahora.



Fue entonces que oí un gemido ahogado al otro lado de la habitación. Quizás estaba loca, pero juraría que ese tono de voz yo lo conocía. Al parecer, tanto Daniel como Nick estaban tan afanados en lo suyo que no oyeron lo que yo oí. La posición en la cama era del todo incomoda, pero pude ver por el rabillo del ojo que alguien se acercaba con sigilo a Daniel. "Por favor que sea la policía" pensé. Pero muy en mi interior, yo ya sabía quién era. Tom



La persona dejo caer de golpe un fuerte y feroz garrotazo en la espalda de Daniel, que lo hizo curvarse y caer arrodillado. Nick se puso de pie de golpe, pero pude sentir un forcejeo ahogado y unos fuertes golpes. Alguien cayó al piso y yo luchaba por voltear la cabeza de un sitio a otro, pero los brazos sobre mi cabeza me impedían ver con exactitud quien era. Daniel se había conseguido poner de pie cuando cambiaron el ángulo de lucha y finalmente pude ver lo que sucedía. Tom tenía el rostro desfigurado de furia, mientras se daba de puñetazos con Daniel de una manera monstruosa. La furia hacía que Tom casi no sintiera los golpes de Daniel, que cada vez se iban haciendo más débiles. Luego de un par de vagos intentos por golpear a Tom, finalmente Daniel cayó al suelo. Tom sangraba y tenía un pómulo muy hinchado, el pelo desordenado y la camisa rota. Jadeaba por el esfuerzo, y Daniel se quejaba en el piso. 



-Tom: Malnacido… debería patearte en el suelo por degenerado, perro asqueroso... ¡maldito violador! – lo vi escupir sangre sobre Daniel, y finalmente, reparo en mi.



La mirada de Tom se enterneció y luego corrió hasta donde estaba yo, tratando de zafar las amarras. No lo consiguió.



-Tom: ¡Mierda, malditas cuerdas…! ¿Estás bien, Princesa, te han hecho algún daño?- preguntó mientras ponía una sabana sobre mi cuerpo desnudo y me abrazaba con delicadeza. Yo solo pude asentir y en cuanto me vi rodeada de sus brazos y envuelta en su familiar aroma, me eche a llorar como nunca, con todo el estrés acumulado- Ya mi vida, ya estoy aquí...nadie más te hará daño mi Princesa hermosa….- Y entonces, recordé a Nick.
-Tu: ¡No!- grite ahogada – ¡Nick, se escapó! 
-Tom: Dylan se hizo cargo del maniaco ese- murmuró mientras cortaba las cuerdas con una navaja.
-Tu: ¡Dylan! No mi hermanito, pero donde…
-Tom: Allí- dijo mostrándome el otro lado de la habitación.



Nick yacía tendido a todo lo largo del suelo, y Dylan estaba muy sonriente, sobándose las manos, sentado sobre él.



-Dylan: Te dije que solo necesitaba mis manos- dijo mientras Nick bufaba bajo el peso de Dylan – ahora solo será cuestión de….- Vi el rostro contrariado de Dylan y mire a todos lados, en busca del motivo de su repentino silencio- ¡Tom cuidado!- alcanzo a gritar.



El corazón se me detuvo un segundo. Daniel le quebró un jarrón de vidrio a Tom en la espalda, pero no le dio con toda la fuerza necesaria. Escuche el quejido doloroso de Tom, seguido por un profundo gruñido. Pero estaba en desventaja. O eso creí al menos.................