Contador de Visitas

jueves, 21 de febrero de 2013

Capitulo 73 y 74 :D



Recordé la situación incómoda en que me había encontrado la última vez. Debía darle una explicación con urgencia, para que no pensara mas estupideces de mi… quizás era tarde…

-Tu: Tom...- le dije - Yo quería que supieras que el beso que me …- Pero no me dejo continuar.
-
Tom: No te preocupes-dijo– no ha sido nada. Sé que el doctor es un imbécil hormonal. Además de eso, no hay nada que conversar- No lo podía creer. En realidad estaba siendo tan comprensivo solo porque yo estaba enferma o lo decía de verdad. Mi corazón galopo como loco en mi pecho.
-Tu: Gracias por comprender- le dije sin que me saliera nada más inteligente. Le apreté un poco más la mano, tratando de que aceptara mi agradecimiento de alguna forma. Pero lo vi revolverse un poco y soltarse levemente de mi agarre.
-
Tom: Yo creo que debo irme- dijo sin mirarme.
-Tu: ¿Tienes que irte?- pregunte casi sin darme cuenta de lo que decía. No quería que se fuera… ¿qué podía hacer para que se quedara?
-
Tom: Si- me contesto – tengo algunas cosas que hacer…pero prometo volver por la tarde.
-Tu: Gracias por todo Tom–le dije y se me ocurrió una loca idea. Lo dije casi sin pensarlo- Pero eso no te salva de la metida de pata que tuviste conmigo Malcriado- Me miro con la boca abierta, como si no pudiera creer lo que estaba oyendo. Hace tempo que no lo trataba así, y me encanto su cara de desconcierto. Se veía tan lindo con su ceño fruncido…- ¿Qué te crees tú, que una operación va a hacer que cambie mi genial sentido del humor?-me reí.
-Tom: Por supuesto que no- me dijo sonriendo- me agrada que estés de vuelta.

Me causo muchísima gracia su rostro. Reí con todas las ganas, echando mi cabeza hacia atrás. Estaba contenta. Lo volví a mirar y me distraje viendo como su rostro se endurecía y él se tensaba, mientras se metía las manos a los bolsillos, evidentemente nervioso. No tenía ni idea que era lo que le sucedía ahora.
-
Tom: _____(tn), por favor –me suplico de pronto– ¿podrías taparte un poco…?
-Tu: ¿Qué Tom?- pregunte confundida, mientras baje la vista hacia abajo… allí estaba. Se me veía gran parte de los senos, pero sin mostrar demasiado. Solo era… demasiado sugerente- Ohhhhh- dije mirándolo – lo siento, no pensé que te molestara.
-Tom: Deja de hacer eso, me estas matando – dijo aun más complicado. Yo sonreí, triunfante. Me encantaba causar efectos de ese tipo en Tom…- No tienes idea de como te extraño Princesa- murmuro él, de pronto, dejándome de una pieza. No me esperaba ese tipo de declaración.

Suspire, emocionada y mire al techo, tratando de retener mis emociones. Quería lanzarme sobre él y decirle que yo también lo extrañaba y que por favor me desnudara y me hiciera olvidar todos mis problemas… pero las cosas no se solucionaban así. De todas formas, tampoco creí que se mereciera una mentira. Sonreí y vi como 
Tom abría los ojos asombrado.
-Tu: Yo también te extraño Tom- le dije- pero las cosas entre nosotros no parecen funcionar. Tu me hiciste daño, ahora yo a ti… así no funcionan las cosas. Nuestra relación esta llenas de problemas… quizás nunca debí cruzarme en tu vida, para empezar. Pero eras un regalo caido del cielo para mi… y termine enamorada como una idiota.
-Tom: Yo nunca me arrepentiré de haberte hablado aquella tarde… ni de nada que te involucre – me dijo atropelladamente.
-Tu: Deberías – le dije con un peso enorme en el pecho.
-
Tom: Pero yo te amo… te seguiré amando siempre…- El corazón casi se me sale por la boca… era tan hermoso escucharlo hablarme así… pero esto no podía ser. No estaba bien. 
-Tu: Tom… no… no es buena idea, deberíamos ser amigos… es el amor que yo puedo entregarte…
-Tom: Si esa es tu forma de amar, te ruego que me odies –me dijo casi arrodillándose a mi lado - pero no aceptare que me saques de tu corazón… yo sé que me amas…
-Tu: De qué sirve… ¡tú no confías en mí! –le dije de pronto sobrepasada por mi propia emoción.

Lo vi callar y morderse el labio. Quizás había ido demasiado lejos, lo estaba haciendo sufrir. Me arrepentí al momento, pero no me salió ninguna palabra de la boca.
Tom enterró su cabeza sobre las sábanas blancas de la cama, suspirando. Me deje llevar por un extraño sentimiento y pose mis manos sobre su nuca, acariciando el nacimiento de su cabello. Era tan suave… De pronto se alejo de mí, como si yo fuese la peste. ¿Qué le sucedía? Lo mire contrariada, pero su rostro no demostraba recelo o rechazo… en realidad Tom tenía los ojos oscurecidos por el deseo. Yo le había visto esa mirada antes. Mis ojos bajaron con vida propia hacia su entrepierna y pude ver el problema de todo. ¡Dios mío!. Tom tenía una enorme erección. Y yo pensando que me estaba rechazando… El problema de Tom era que me deseaba. Y al parecer tanto como yo a él. Los labios se me abrieron, inconscientemente, pero pronto quite la mirada, deseando no haber sido tan obvia. Era una causa perdida. Ahora yo estaba tan excitada como el… ¡malditas hormonas!

Volví a mirarlo de reojo y el también se observaba. Demonios, se me hacia agua la boca. Entonces, el hizo algo sorpresivo e inesperado… que me dejo acelerada a más no poder. Deslizo su mano por la dureza del pantalón y aferró su miembro con fuerza, apretándolo. Se me abrió la boca de asombro y se me olvido todo disimulo. Dios, había olvidado lo grande que era. Me sentí humedecer al momento. "Dios…ayudame..."

Entonces se excuso sin mirarme y se retiró de la habitación. Yo estaba anonadada y Húmeda, no sabía qué era peor. Suspiré y me toque el rostro, estaba con las mejillas ardiendo. Entonces mis ojos se posaron en la silla y recién entonces recordé que todo este tiempo había estado Papa en la habitación. Mi vergüenza era increíble, pero él estaba en la misma posición que al dormirse. No había movido un solo músculo. ¿Cómo podía haber olvidado que Papa estaba allí…?

Llame a una enfermera con urgencia. Le pedí que me diera un sedante, a ver si conseguía dormirme, argumentando dolor. En realidad quería olvidarme de lo vivido hace unos momentos, y no me vi capaz de dormir en la forma normal. El sedante era poderoso. A los pocos minutos, conseguí dormirme. Y volví a soñar con 
Tom.

Cuando volví a abrir los ojos, había pasado un buen tiempo. No sabía cuánto había dormido, pero Papa ya no estaba allí. Recordé que entre sueños me comentó algo sobre el resultado de los exámenes, que habían salido bien y sobre Chaz. El se haría cargo.

Me desperecé y mire a mí alrededor. No parecía haber ningún cambio aparente. Las maquinas de soporte vital me tenían medio vuelta loca con sus incesantes sonidos… pero nada podía hacer. Que fastidio. Pronto entro una enfermera con una bandeja de comida. Le sonreí como pude y comí un poco de cada cosa. No tenía mucho apetito, pero si tenía mucha sed. Bebí toda el agua que me trajeron. Finalmente la enfermera se dio por vencida y decidió llevarse la bandeja. En ese preciso momento, en que yo aun tragaba, apareció él por la puerta..........




• Capitulo #74

-Tom: No estás comiendo bien- lo oí decir. Casi me atragante. No podía verse tan bien. Era increíble. Lo debo haber quedado mirando con cara de imbécil. Trate de componerme.
-Tu: Tom...- dije con un leve dejo de asombro- No pensé que vendrías.
-Tom: Te lo prometí- me dijo.

Fue acercándose a la cama y yo no me creía esta visión tan celestial. Se veía tan bien que dolía la vista. No pude evitar evaluarlo completamente. Sentí que el rubor traidor subía a mi rostro. El tomo una silla y la acerco, para sentarse al lado de la cama. Olía tan bien… mi estomago se hizo un nudo y sentí cosquillas en la espalda. Su pelo desordenado se veía divino. Era el Tom que conocí aquella tarde tan solitaria.

-Tom: ¿Cómo te encuentras? – pregunto mientras hacia formas con sus dedos.
-Tu: Mucho mejor, gracias –le conteste tratando de sonar serena- Papa y Mama me contaron que los exámenes han arrojado buenos resultados, por lo que quizá me den de alta antes de lo previsto…
-Tom: Eso sería maravilloso –dijo despacio, mientras tomo una de mis manos. Me tense sin proponérmelo, ante su contacto. El sentirlo sobre mi piel era abrumador. Mi cuerpo respondió y sentí que mi corazón se aceleró, mientras mi respiración se hacía pesada. Solo esperaba que no notara el escalofrío que me recorrió cuando deslizo uno de sus dedos por la piel de mi muñeca. Lanzo un suspiro y derribo mis barreras
-Tu: ¿Qué haces Tom?-pregunte ansiosa.
-Tom: ¿Qué hago con qué?- me contesto con aire inocente.
-Tu: Tu sabes- le dije un poco molesta.
-Tom: En realidad _____(tn), no sé de lo que me hablas- me contesto sin mirarme.

Lance un bufido, enojada por sus respuestas evasivas, pero me fue imposible retirar mi mano. Aunque debí hacerlo. Su contacto me quemaba y todo fue peor cuando llevo mi muñeca a sus labios y depositó un beso húmedo allí. Una descarga eléctrica me recorrió el cuerpo y no pude evitar lanzar un pequeño gemido. Me ruborice. Solo esperaba que no lo hubiese oído. Tenía que detenerlo… debía o me lo devoraría a besos… y yo no podía ceder tan fácil, no podía…
-Tu: Tom, las cosas no son tan simples… yo no volveré contigo-le dije con un hilo de voz. Note un brillo de decepción en sus ojos y lo sentí mucho, pero tenía que ser así… Yo tenía que dejar mis puntos claros… pero mirándolo frente a mí, ya no sabía ni de qué puntos estaba hablando… Me sonrió.
-Tom: No quiero volver contigo- me dijo besando un poco más arriba, por mi brazo- Te deseo... – murmuro despacio.

No me podía creer lo que había escuchado. Tom me deseaba y yo quede sin armas. Yo también lo deseaba como loca y la forma de decírmelo, me activo por completo… El levanto la mirada y lo vi decidido y hermoso, como nunca. Fui incapaz de decir algo, pues mis labios se negaron a moverse. El a su vez siguió besando mi brazo, mientras sentía como su lengua salía de su boca para lamer la piel expuesta. Jadee, asombrada. No pude más. Saque mi brazo de su agarre y el no se opuso. Solo se dedico a observarme.

Desee con toda el alma que me besara. Era lo único que tenía en mente. Es por eso que no hice absolutamente nada cuando lo vi acercarse con lentitud y entreabrir sus labios, para depositar un húmedo y casto beso en mis labios palpitantes. No hizo nada más. Cerró los ojos y lo sentí inhalar, sintiendo mi aroma. Yo estaba excitada. Y no me conformaría con solo eso. Cuando lo vi alejarse, mi mente quedo en blanco. Mi mano automáticamente lo tomo del cabello, con fuerza y lo jale hacia mí. Entreabrí mis labios para poder sentir su aliento, y mi lengua se coló entre los suyos, impetuosa. Y él me contesto. Con pasión y deseo. Mi cuerpo se sintió derretir. Estaba perdida.

Si no hubiese sido porque entro la enfermera a la habitación, Tom y yo nos hubiésemos echo uno ahí mismo, en la cama del hospital, con todo y agujas, maquinas y toda las maquinas. Estaba tan excitada que me dolía, y allí no era mucho lo que podría hacerse. Apreté los puños, frustrada, mientras Tom seguía pegado a mí, acariciando una hebra del poco cabello que me quedaba, mirando a la enfermera que anotaba algunas cosas y nos lanzaba miradas reprobatorias.Ya estaba todo perdido. Yo misma lo había besado… así que supongo que no podía seguir enojada.

-Tom: ¿Eso significa que me perdonas? – pregunto Tom, mirándome con cara tierna.
-Tu: Lo estoy pensando- murmure perdida en sus labios entreabiertos.
-Tom: Quiero que salgas pronto de aquí Princesa- me dijo con voz intranquila.
-Tu: Yo también quiero salir- murmure. La enfermera salió y al poco tiempo entro un medico que no había visto. Era más viejo y se veía con experiencia.
-Doctor: Srta. ______(TA)- dijo el acercándose- Soy el Doctor Smith, mucho gusto- dijo tendiéndome su mano. Le di un suave apretón- Debemos hacer algunas pruebas hicimos las de las respuestas reflejas anteriormente, pero nos gustaría saber que se desenvuelve bien en todas las formas… una intervención de su tipo siempre es riesgosa y necesitamos saber que no ha tenido ninguna complicación… ¿me podría acompañar?
-Tu: Bueno… yo… ¿debo levantarme? – pregunté mirando a Tom que me sonreía.
-Doctor: La llevaremos en silla de ruedas. Su novio nos puede ayudar.

Tom me tomo por las piernas y me deposito en la silla de ruedas que habían traído. Me arregle un poco y me llevaron a otra sala. Tom me seguía de cerca.

-Doctor: Usted puede entrar si quiere- dijo mirando a Tom- solo haremos algunos ejercicios básicos.
-Tu: Si Tomacompáñame- le dije tendiéndole una mano.
-Tom: ¡Qué miedosa!- me murmuro al oído.
-Tu: ¡Eres muy malo!- le dije ganándome una suave risa.
Llegamos a una sala, en donde había múltiples muebles y aparatos. Tom ayudo al Doctor a pasarme a una caminadora y luego me tomaron un chequeo general de mi estado físico. Luego de varias pruebas, finalmente me sentaron frente a un escritorio. Ahí ya no entendía nada. El doctor me sonrió.

-Doctor: Bueno, veremos cómo va todo con tu mente- me explico- queremos descartar cualquier tipo de problema debido a la extracción del Tumor- Me dejaron sentada y unos cuestionarios encima. Eran como los test de inteligencia que había hecho alguna vez. Eran simples, así que no tarde mucho en terminarlos. El médico se excuso y me dejo en la sala con Tom. Ya prácticamente había terminado cuando mi torpeza hizo presencia y golpee el recipiente con lápices al suelo. Iba a agacharme a recogerlos, pero antes de que lo intentara Tom ya estaba en ello.

-Tom: No puedes estar haciendo eso- me gruño- estas convaleciente como para estarte doblando- Suspire resignada y descanse en la silla, mirando al techo. Pero lo que sucedió a continuación no me lo imagine ni en un millón de años.

De pronto sentí unas manos entre mis muslos. Di un salto gigantesco y mire hacia abajo, más espantada que cualquier cosa. Tom estaba arrodillado frente a mí, debajo del escritorio y me sonreía con maldad. Dios mío. Mi corazón se agito al momento mientras sentía sus suaves manos ascender por mis muslos, con demasiada lentitud. Jadee y trate de moverme, pero me lo impidió.

-Tu: Tom no… - susurre mirándolo- No estamos solos y vendrá alguien…
-Tom: ¿Eso lo hace más emocionante no crees? – me dijo con cara pícara.
-Tu: No serias capaz- lo rete excitada de pronto con su idea.
-Tom: Pues obsérvame... Lo siento Princesa, pero ya no aguanto más- me dijo con voz ronca, mientras sus cabellos desordenados se perdían entre mis piernas.

Apreté el lápiz en mi mano y la boca se me abrió de asombro. Solo cuando sentí los labios de Tom en mi intimidad recordé que no traía ropa interior. 
-Tu: ¡Ay por Dios!- susurre golpeada por una oleada de placer repentino. Estaba embelesada con la suavidad de sus caricias. Mis piernas se tensaron, mientras Tom las separaba un poco mas, dándose mejor acceso en el reducido espacio bajo el escritorio. Sentí la lengua de Tom deslizarse rítmicamente entre mis pliegues, haciendo que me humedeciera como nunca. No me podía creer que estuviera haciendo eso en este lugar. Esto superaba cualquiera de mis morbosas expectativas, con creces.

La lengua de Tom se enrosco sobre mi clítoris, haciéndome gemir ahogadamente, mientras mis ojos viajaban del escritorio a la puerta, temerosa de que alguien entrara. Observe hacia abajo y las manos de Tom habían levantado por completo el camisón, dándome una vista privilegiada de lo que hacía. Vi su boca entreabierta y su lengua saliendo de ella, saboreando mi intimidad como si fuera la última vez, mientras mis piernas temblaban y yo gemía casi desesperada. El muy pervertido se entretenía en mirarme, clavando sus ojos chocolate en mi rostro excitado y yo sentía derretirme ante el poder de sus bellos ojos.

-Tu: Tom... nos van a atrapar- jadee extasiada.
-Tom: No lo harán- murmuro sin dejar de lamer mi sexo- Quédate muy quieta…. Y simula estar escribiendo- me dijo sin mirarme, mientras continuaba con su labor.
-Tu: No… creo… que pueda… ¡Oh por Dios, Toooooom!-gemí. Su mano se abría camino en la entrada de mi intimidad, entrando en ella con lentitud extrema. Su lengua se deslizaba hambrienta, y su dedo comenzó con un bombeo incesante, doblándolo levemente cada vez que entraba, haciendo que me faltara el aire de pronto, desesperada por las sensaciones de los labios de Tom en mi sexo. Pronto sumo otro dedo a su penetración, haciendo que mi cuerpo completo temblara. Estaba casi a punto de llegar a la cima, perdida en las sensaciones, cuando se abrió la puerta de la sala. "Mal- di - cion".
-Enfermera: ¿Ya ha terminado señorita ____(TA)?- preguntó una enfermera amablemente. "No maldición, no he terminado" pensé al borde del colapso.
Tom escucho perfectamente la entrada de la enfermera, pero aunque intente cerrar las piernas, no me lo permitió, abriéndolas aun más si fuera posible y hundiendo su lengua en mi entrada. Maldicion. Mi corazón bombeaba a tal velocidad que pensé que me daría un infarto allí mismo.
-Tu: Yo… yo .. no me… Uhmmmm- dije entre aterrada y excitada a más no poder. Debía estar roja o quizás de qué color. Esto era innombrable.
-Enfermera: ¿Se siente bien?- me pregunto ella acercándose. " No tiene ni una maldita idea de lo bien que se siente" pensé.
-Tu: ¡Si! - casi grité algo ahogada- es solo que… te- tengo mucho calor…. ¿Ud.. Ud… po- podría trae-erme un poco de a- a - agua?- pregunte de alguna manera.
-Enfermera: Claro- dijo ella mirándome preocupada- en seguida vuelvo, y traeré al doctor.
-Tu: Uhm- fue lo único que pude decir, mientras la lengua de Tom seguía en su labor, aumentando el ritmo de sus lamidas, mientras su lengua se enroscaba dentro de mí.
Mire hacia abajo, con la boca abierta, jadeando descontrolada mientras Tom me miraba, con los ojos oscurecidos en lujuria, lamiendo con deleite mientras volvía a enterrar sus largos dedos en mi interior- ¡Ahhhhh...!- gemi - T-oom

No termine de hablar. En realidad no pude. El orgasmo más poderoso de mi vida me embistió con fuerza, haciéndome temblar de tal manera que el escritorio completo tembló cuando me aferre de él, gimiendo como una posesa. Grite como nunca y de seguro pensarían que me había sucedido algo. El muy pervertido me miraba feliz desde debajo del escritorio, acariciando mi muslo desnudo, mientras se relamía los labios con sensualidad.
Eso había sido el cielo. Me arregle como pude, tratando de componerme, mientras Tom salía de debajo del escritorio, sonriente. No sabía cómo demonios iba a salir de esta, pero lo seguro es que Tom me las pagaría....







jueves, 14 de febrero de 2013

Capirulo 72

Narra _______(tn).



-Tu: ¡No!- grite a la vez que empujaba al doctor guapo lejos de mí, alejándolo. Pero para cuando había hecho esto, la cabellera castaña ya había desaparecido. Maldición. No supe cómo fue que Dylan de pronto estuvo a mi lado, tan furioso como yo. Pero ni siquiera pregunto. Solo lo escuche decir algo que nunca me espere.
-Dylan: El único idiota con derecho a besar a mi hermana es Kaulitz- dijo- Y tú no tienes ese apellido imbécil- Y el golpe fue memorable. Dylan dio un puñetazo gigantesco, con tal fuerza que lanzo al doctor guapo a los brazos de Kim, quien miraba espantada la escena- ¡Pervertido de mierda! – le gritó mi hermano.
-Kim: Dylan, eso no estuvo nada de bien – dijo- deberías disculparte.
-Doctor: No – dijo él poniéndose de pie mientras con una mano se tapaba el rostro- Esta en su derecho de haberme golpeado, me deje llevar por un impulso. Yo soy quien debe pedir disculpas…

Kim no agregó nada más, probablemente sabía que tenía razón. Mientras yo me limpiaba los labios compulsivamente, para tratar de sacarme el sabor del beso del doctor lunático. Me tocaban siempre los lunáticos.

-Dylan: Te lo buscaste – dijo acercándose a mí y revisándome como si temiera que me faltara un ojo o algo– ¿Estás bien ______(tn)?
-Tu: Si- dije avergonzada por todo el show- espero que olvidemos esto y nos enfoquemos en la operación… no quiero estar más tiempo acá...

El doctor asintió y se sacó la mano del rostro. Dylan lo había molido de un solo golpe. Seguro quedaría con el ojo en tinta por unas buenas semanas. Su labio tampoco se veía muy bien.

-Tu: Lo siento doctor, pero ha sido su culpa- dije, tratando de que comprendiera. Mal que mal el mismo iba a operarme.
-Doctor: No _____(tn), ha sido mi culpa, Espero que puedas disculpar mi falta de ética… no volverá a ocurrir- Y salió rápidamente de la habitación. Kim me quedo mirando y lanzo una sonora carcajada.
-Kim: Bueno hermanita, creo que tienes admiradores- rio.
-Tu: No es divertido – dije disgustada.
-Kim: Bueno, nosotros estábamos aquí… no entiendo qué clase de locura se le coló en la mente al doctorcito para hacer tal cosa…- dijo sonriendome picaramente.
-Dylan: Ni yo,pero creo que no lo volverá a hacer, de eso estoy seguro- dijo sonriendome.
-Kim: Bueno. Iré a ayudar a Papa y Mama a completar algunas formas que me dijeron debían firmar para todo esto… cuida a _____(tn) Dylan- dijo sonriendo.

Salió de la habitación aun riéndose. Bueno, mirado desde otra perspectiva era gracioso. Mire a Dylan que todavía tenía el ceño fruncido y miraba la ventana con los labios rectos. Siempre había sido tan paterno, más que Papa. Comprendí que debió dolerle demaciado lo que había sucedido en mi otra escuela, lo del acoso y todo eso… Dylan me miro y me sonrió. Me acomodo la ropa de cama y le tome una mano, dispuesta a preguntar algo que me daba vueltas.

-Tu: Dylan, ¿cómo es eso de que solo ''Kaulitz''puede besar a tu hermana? – pregunte inocente. Se rio y se cruzo de brazos, mirándome con ojo crítico.
-Dylan: Bueno, creo que es cierto… al menos tu no pareces querer alejarte de él, por más que sea la mejor idea del mundo… se babean el uno por el otro y me dan nauseas… pero supongo que es su vida…
-Tu: El no se babea por mi- musite haciendo un puchero infantil. Quería con fervor que Dylan me sacara de mi error si fuera posible.
-Dylan: Por favor _____(tn), hasta yo que no soy muy observador me doy cuenta de que ustedes no viven lejos el uno del otro…. Y es más, aun después de todo lo que ha hecho. Tu te haces la fuerte y la ofendida y la verdad es que lo único que quieres es sanarte luego para ir y correr donde él esté… ¿a qué no?-No conteste, molesta por ser tan obvia. No podía negarlo, pero me molestaba saber que tenía tan poco orgullo. Aunque hay que reconocer que  se ha esforzado como nunca en demostrar que es digno de mi perdón… - Además me esta empezando a caer bien… no me tiene miedo y eso que ha conocido el poder de mi puño- se rio sobándose la mano- en realidad su quijada es mucho más dura que la del doctorcito… y se queja menos- Me reí ante las observaciones tan poco ortodoxas de Dylan. Solo él podía querer a alguien porque era más duro que el otro.
-Tu: El encontró al donante… a Chaz…- murmure, dejando que la pena volviera a invadirme.
-Dylan: Si... pero a pesar de que tengo mis reservas, me agrada que al menos haya sido capaz de ayudar a la persona que dice amar… es lo menos que puede hacer, después de lo mal que se porto…
-Tu: Lo sé Dylan, pero no quiero hablar de eso ahora. Es pasado y se que tendré que conversarlo con Justin alguna vez… pero no ahora. Ahora hay cosas más importantes…
-Dylan: Tienes razón.Primero estas tu. Espero que todo salga bien pequeña…
-Tu: Gracias hermanito, yo también lo espero…
-Dylan: Y así podrás tirarte a tu Tom de nuevo – rio sacándome de pronto de mi pena.
-Tu: ¡DYLAN! Esas cosas son personales- dije sonrojandome.

Pero Dylan no estaba tan equivocado. No tardaron en llegar las personas que me llevarían al pabellón. Vi como ponían algo en el suero, y todo el mundo me sonreía. Desee que estuviese 
Tom a mi lado, pero probablemente el estaba muy ocupado odiándome por haber visto el beso con el doctor. ¡Qué mala suerte! El siempre pensaba lo peor de mí, así que no esperaba que esta vez fuera diferente. No me di cuenta cuando la gente a mi alrededor comenzó a desvanecerse, pero aun así no me sentí asustada. Mi último pensamiento coherente fue para Justin...

Y caí en la inconsciencia. Tenía recuerdos de algún tipo de sueño nublado y extraño. Estaba Justin y Dylan… y yo era extrañamente feliz. Incluso Mama estaba allí en mi sueño, acariciándome como cuando era más pequeña y mi vida era feliz. Pero de pronto el sueño cambio y todos parecían desaparecer. Solo quedo 
Tom, mirándome con tristeza, mientras yo trataba de acercarme a el corriendo, pero nunca llegaba a su lado. Yo gritaba su nombre y él me miraba, y me extendía su brazo. De pronto una mano firme me tomaba del brazo y una voz conocida, pero sin rostro me decia en la oreja: '' Te encontré. ¿ Creiste que podrías desaserte de mi asi de fácil...? Desperté llorando, y Mama estaba allí, lo mismo que el médico y dos enfermeras. Se acercaron todos a la vez, pero yo suspire aliviada al saber que todo no era más que un sueño sin sentido. Gracias a Dios.

-Tu: Mama...- susurre cuando vi que él estaba allí, mirándome.
-Mama: Todo está bien hija… la operación salió muy bien- Mire al doctor para asegurarme de que corroborara lo que Mama había dicho. No podia creer lo que veia, su cara estaba peor. Reprimí la risa y trate de ponerme seria para escuchar su diagnostico.
-Doctor: La operación salió bien, pero deberemos ver comoreacciona tu cuerpo a la transfución– explico- siempre hay probabilidades de un rechazo, aun con el alto grado de compatibilidad existente entre tú y Chaz. El Tumor fue extirpado. Tendrás que hacerte exámenes para ver si tienes algún tipo de célula cancerígena, pero son controles anuales.Así que habrá que dejarte en observación unos días y si todo va bien, podrás irte a casa.
-Tu: A casa...- murmuré casi extasiada. El doctor anoto algunos datos en la ficha y me receto un calmante suave. Converso algunas cosas más con Mama y Papa. Las enfermeras salieron de la habitación.
-Tu: ¿Y Dylan y Kim?- pregunte.
-Papa: Dylan esta donde los Kaulitz- dijo- Creo que con su novia… no sé como aguantó estos días sin verla y Kim esta durmiendo, la pobre ha descansado muy poco.
-Tu: Sí, creo que lo de ellos va en serio- musite yo- Pobre de mi hermanita, ha estado siempre a mi lado. Al menos diganle cuando despierte que ya estoy bien.
-Papa: Claro mi pequeña... pero y lo tuyo con Justin… ¿eso como va?- pregunto sin tapujos. Me sonroje furiosamente antes de contestar.
-Tu: No sé si algo va entre nosotros- murmure.
-Papa: El se ha portado muy bien contigo- dijo- y ha estado acá tanto como nosotros…- Abrí mis ojos asombrada.
-Tu: ¿Es que 
Tom no se ha ido?- pregunte dudosa.
-Papa: No- me aseguro- El se ha quedado todo este tiempo, tanto como yo, Mama, Dylan o Kim, incluso más que Dylan mismo. Aun esta aquí- Mi corazón se acelero de solo oír eso. Pensé que estaría odiándome o algo así. Trate de que Papa no lo notara, pero me parece que fue inútil.
-Papa: Si quieres lo envío a buscar- me dijo mientras me observaba con ojo critico.
-Tu: No- dije– ahora es mi tiempo de estar contigo. Déjalo. Si quiere verme, encontrara su tiempo...
-Papa: Ok, como tu quieras hija.
-Tu: Tu deberías irte- le dije, mirándolo para cambiar de tema- se nota que no has dormido nada y además… deberías hacerte cargo de Chaz, el pobre tambien debe estar agotado, por lo que vi le sacaron una cantidad considerable de a sangre.
-Papa: Ya me hice cargo de Chaz hija– dijo- Lo llevare a su casa en cuanto despierte, el doctor dijo que solo necesita comer para recuperar fuerzas.
-Tu: Gracias Papa. Chaz es mi mejor. Él me salvó la vida y eso es algo con lo que siempre estar en deuda con él… me ha ayudado mucho…- dije- Papa debe ser por efecto de la anestesia, pero aun tengo algo de sueño...
-Papa: Ok,desacan mi pequeña. Fue una intervención bastante compleja. Estaré aquí contigo… por si necesitas algo o te ataca otra pesadilla…
-Tu: Papa, no es necesario… vete a casa, ayuda a Mama…
-Papa: No se diga mas, yo no me moveré de acá… estás convaleciente.

Y se sentó en la silla, con aires de seriedad. Pero no habían pasado ni quince minutos cuando ya tenía los ojos cerrados y la boca algo abierta. Pobre, debía estar muy cansado.

Yo también cerré los ojos. Para venir saliendo de una operación tan delicada, no me sentía tan adolorida, pero supuse de nuevo que era por la anestesia y por los analgesicos. Me pregunte como se sentiría Chaz. Me perdí en mis pensamientos, incluso creí haberme quedado dormida. Pero de pronto, un aroma muy familiar lleno la habitación, haciéndome tensarme levemente. 
Tom...podría jurar que él había entrado a la habitación. Empuñe las manos, inconscientemente. Sentí como se acercaba a la cama y me observaba. Luego pude sentir que se acercaba a mí y casi creí que me tocaría… pero no lo hizo. Su aroma me llenaba los sentidos, mareándome. Menos mal que estaba sobre una cama. De pronto, lo sentí alejarse, y el pánico me lleno el pecho. Abrí los ojos para ver como se iba retirando, en silencio. No quería que se fuera.

-Tu: 
Tom...– lo llame, casi asustada de que se marchara, aun llamándolo. Tom se dio la vuelta lentamente. Me perdí automáticamente en sus ojos cafés, hermosos, aun a pesar del cansancio que se leía en ellos. Me invadió un golpe de ternura. No se había marchado, a pesar de todo. Pero no se movió, tan solo se limito a mirarme. Yo lo quería cerca de mí- Tom, ven- le dije, haciéndole señas para que lo hiciera. Le tendí la mano, y él se acercó, y la tomo con emoción, lo cual me alegró internamente. No se veía molesto conmigo. Eso era bueno. Un frio me recorrió la espalda ante su contacto. Había cosas que no cambiaban- Bueno… yo solo quería darte las gracias… por traer a Chaz- le dije despacio, concentrándome en sus dedos enredados en los míos.
-Tom: No ha sido nada ______(tn) – me dijo con tranquilidad.
-Tu: Ha sido mucho para mí. Tu me salvaste la vida con todo lo que hiciste....

Me movió la cabeza en forma afirmativa, asintiendo. Se notaba nervioso y lo vi lanzar una risita boba, que probablemente se le había escapado. Si supiera que yo estaba mil veces más nerviosa que él y que su contacto me bombardeaba el cuerpo. ¡Dios como lo deseaba!











martes, 12 de febrero de 2013

Capitulo 71 :D

Me di una larga ducha, tratando de templar mis nervios y algunas otras cosas… Trate de huir de las preguntas de Alice, que estaba hecha un ataque de nervios… menos mal que no había ido al hospital porque no hubiera beneficiado en nada una Alice histérica por los pasillos… Luego de calmarla y jurarle que ______(tn) no era víctima de trata de blancas, ya que Alice se había obsesionado con una película que trataba de tipos que robaban chicas de los hospitales, me cambie de ropa con lo mejor que encontré… me decidí por algo que tenia guardado, pues era de la época que tenía a _____(tn) por mimascota… sonreí al recordar eso, pero no de maldad sino por lo inegenua que era en ese entonces, como me ancantaba... Bueno aun lo hace. La amo desde el primer dia.

Me puse los bóxers y los jeans oscuros… luego la camisa a cuadros rojos, que le había gustaba tanto a mi Princesa… por ultimo los zapatos y me despeine el cabello tal y como a ella le gustaba…. Si esto no podía seducirla, nada lo haría. Entreabrí uno de los botones de la camisa y puse mi mejor sonrisa, antes de volver al hospital…

"Vamos Tom, tu puedes con esto" pensé nervioso, mientras me subía al auto y emprendía rumbo al hospital nuevamente.

Para cuando al fin llegue, se había hecho bastante tarde. No me di cuenta lo mucho que me había tardado en casa, sobretodo tratando de tranquilizar a Alice. Menuda mujer esa, tan revoltosa y tan Grande. En realidad no sabía como la soportaba Dylan…

Cuando entre al hospital, lo primero que vi fue al doctorcito infeliz con el ojo bastante peor que el día anterior. Me hizo un saludo nervioso y salió huyendo hacia los pasillos. Cobarde. Yo me dirigí a las habitaciones, buscando a Chaz. Habría que llevarlo a casa o algo, pero no pude dar con él. Pregunte a una enfermera, que me quedo mirando boquiabierta y no me contestaba nada. Sonreí, pues supuse que esto era una prueba de que me veía bastante decente. Finalmente la chica pudo indicarme que Chaz no estaba en el hospital, que se había ido de allí a primera hora de la tarde, acompañada de un James _____(TA).

Al parecer el Padre de _____(tn) había decidido llevar a Chaz a su casa. Muy bien, algo menos de lo que preocuparme. Para cuando llegue a la habitación de ______(tn), había una enfermera con ella, llevándose una bandeja con algo de comida aun.

-
Tom: No estás comiendo bien- murmuré cuando entre y tuve la alegría de verla descomponerse a tal nivel que llego a atorarse.
-Tu: Tom...- musito sonrojándose- No pensé que vendrías.
-Tom: Te lo prometí- dije acercándome.

______(tn) puso los ojos como platos a medida que me fui acercando. Pude notar que se fijo en la ropa que llevaba puesta y un leve rubor asomo a sus mejillas pálidas. Tome una de las sillas y la acerque a su cama, para sentarme. Le sonreí levemente y la vi removerse, nerviosa. Muy bien, esto parecía ir funcionando.

-
Tom: ¿Cómo te encuentras? – pregunte jugueteando con mis manos.
-Tu: Mucho mejor, gracias – dijo- Mis Padres me contaron que los exámenes han arrojado buenos resultados, por lo que quizás me den de alta antes de lo previsto…
-
Tom: Eso sería maravilloso – murmure tomando una de sus manos.

La sentí tensarse, pero no retiro su mano de mi agarre. Su respiración se agito levemente y su pulso se acelero. Deslice uno de mis dedos por la suave piel de su muñeca, y suspire.

-Tu: ¿Qué haces 
Tom?- la oí preguntar nerviosa.
-Tom: ¿Qué hago con qué?- pregunte inocente.
-Tu: Tu sabes- me dijo temblando.
-
Tom: En realidad Princesa, no sé de lo que me hablas- le dije.

______(tn) bufo, algo molesta, pero aun así no retiro su mano. Me sentí repentinamente poderoso y me acerque su muñeca a mis labios, besando la delicada piel. ______(tn) lanzo un gemido muy bajo, tanto, que hubiese pasado desapercibido para cualquiera. Pero no para mí.

-Tu: 
Tom, las cosas no son tan simples… yo no volveré contigo...-murmuro. Trate de tragarme la desilusión que me embargó, y la mire sonriendo. Tenía que jugar todas mis cartas.
-Tom: No quiero volver contigo- le dije besando un poco mas cerca de su brazo- Te Deseo... – murmure despacio y sobre su piel.

Pensé que no me había escuchado, pero cuando alce la vista ella me miraba con los ojos oscurecidos. Sí que me había escuchado.

Como no reaccionó, seguí deslizando mis labios y la sentí temblar. Armado de valor, saque la punta de mi lengua para deslizarla por su muñeca, con suavidad. Un jadeo de asombro escapo de la garganta de _____(tn), y esta vez sí quito la mano. La dejé deshacerse de mi agarre y levante mi mirada hacia ella.

Nunca supe si fue mi ropa, mi beso en su piel o simplemente que ella estaba tan desesperada como yo, pero cuando la vi entreabrir sus labios, sabía que había ganado esta batalla. Con mucho cuidado, me acerque a ______(tn) y deposite un suave beso en sus labios rojos. Eso fue todo. Cerré los ojos embriagado en el aroma de su cuerpo y en el calor de su piel. Retrocedí, dispuesto a volver a mi asiento, cuando la mano de ______(tn) me atrapo del cabello. Y no dijo una sola palabra. Solo sentí sus labios ansiosos sobre los mis demandando respuesta, y su lengua suave abriendose paso en mi boca. Y yo no dude en besarla como lo había deseado hace tantos días, con pasion y total entrega. Esta vez, ella me había besado a mí, ella habia decidido dar el paso. Había logrado mi objetivo, _____(tn) me deseaba. Y esto solo estaba por empezar.................













domingo, 10 de febrero de 2013

Capitulo 69 y 70 :D


Narra Tom.


Yo no soy ningún asesino. Un desquiciado, celoso, enfermo sexual quizás… pero no asesino. Pero lo estaba considerando muy seriamente. En serio. Podría matar al doctorcito ese… aquí y ahora. Maldito imbécil. El besando a mi ______(tn)… ¡mierda! y yo sin poder hacer nada… que agradezca que estábamos en un hospital o sus dientes conocerían el pavimento. Lo juro.

Estaba tan furioso que ni me quede a ver la reacción de ______(tn). Si ella le correspondía, yo me moría. Pero no era tan idiota como para hacerme una idea sin antes saber a ciencia cierta que pasaba… ya me había ocurrido una vez que por imbécil y creer lo primero que me decían yo metía la pata… así que ahora dejaría el agua correr. De todas formas no podía pedirle explicación alguna… yo aun así pelearía por ella… contra Nick, el doctor o quien se cruzara… Así que me fui como alma que lleva el diablo, dispuesto a hacer cosas más importantes, como hablar con Chaz… Ya que nunca me di el tiempo de conocerlo mejor, estaba tan ocupado pensando que eran novios.Yo y mis celos.

El pobre Chico estaba entre asustado y nervioso, sentado en la amplia sala de espera. Me acerque a él y lo salude esta vez más fraternalmente, como si fuera un amigo al cual conocia desde siempre. Cuando lo vi la primera vez, ni siquiera lo salude mucho, para mi era solo mi rival, el cual debia ser eliminado cuanto antes de la vida de mi Princesa. Pero luego me di cuenta que todo estaba en mi cabeza retorcida y que _____(tn) no lo veia mas que como un hermano. Cuando Chaz me contacto y me dijo que era compatible, mi mundo se ilumino. Senti que mi Princesa si tenia esperanzas despues de todo, era algo increíble, ya que yo por más que quisiera darle toda mi sangre, hasta mi vida, no podia, no eramos compatibles. Chaz no dudo un solo segundo en detener sus tramites Universitarios y ayudar a ______(tn). Es un gran Hombre y amigo. Pero sobre todo un gran ser Humano.

-Tom: Chaz! ¿Como estas? ¿Nervioso por la intervencion?– pregunte acercándome.
-Chaz: Si- dijo él arreglándose la ropa – Bastante no me gustan mucho las agujas.... Pero por _____(tn) soy capaz de todo. Ella es como la hermanita que nunca tuve.

Había hablado con Chaz por teléfono hace un par de días, tratando de dar con alguien que quisiera hacerse la prueba para mi _____(tn). Luego cuando por fin llego y se la hizo, coordinamos su llegada para que la transfusión y la posterior operación se hicieran lo antes posible.

-Chaz: Te ves molesto – me dijo mirándome. Perceptivo.
-Tom: Bueno, es una larga historia- le dije pasando mi mano por mi cabello.
-Chaz: Podría asegurar de que peleaste con _____(tn)… ¿no? Por qué son tan tercos. Por qué se niegan a estar juntos, si ustedes se aman, no pueden vivir sin el otro- Su sinceridad y asertividad me tomaron desprevenido y quede con la boca abierta. ¿Tan obvio era?- Tú cuando hablas de ______(tn) lo haces como si fuera tu vida. Y te brillan los ojos, te sonrojas… sientes algo muy fuerte por ella o no harías los esfuerzos que haces… ¿me equivoco?-El amor que sentía por ______(tn) era algo que jamás podría negar.
-Tom: Si, tienes razón… yo amo a mi Princesa. Como jamas pense querer a nadie- le dije seguro de mis palabras.
-Chaz: No te preocupes Tom, yo estoy feliz de que alguien la quiera tanto. Yo sé lo que te costó conquistarla, _____(tn) es una chica muy tierna, pero que le cuesta expresar sus emociones. Y bueno tu al principio no tenias mucha pasciencia.... ¿o no?- Me reí por la sinceridad de Chaz. Este chico me caía muy simpático.
-Tom: Ni te lo imaginas – le dije sonriendo- Pero ahora tengo un nuevo desafío, esta vez metí la pata muy a fondo… no sé si ella me perdonara.
-Chaz: Bueno, yo conozco a mi amiga- dijo mirándome- no sé qué problema puedas haber tenido, pero si en realidad te ama, te perdonara. Le tomara su tiempo, pero lo hará. Ella es así con todos, no puede estar mas de cinco minutos enojada con alguien, no lo soporta.

Chaz parecía muy abierto a contarme todo acerca de su relación con ______(tn). Me conto algunos pasajes oscuros de la historia, de cuando le hacian Bullyng en su antigua escuela y comprendí algo más la situación. Ella misma se culpaba de todo, y aunque yo no estaba muy enterado de toda la situación. No sabía que tanto esto le habría dolido a _____(tn), pero apostaba que había sido bastante. De todas maneras, Chaz estuvo siempre con ella cuando sucedio el incidente con Megan... Dios! me siento un ibecil con tan solo recordarlo. Teniendo a una maravillosa chica a mi lado, me acoste con la primera ramera que me mostro sus senos, pero que Imbecil.

-Chaz: Solo espero que esto ayude a _____(tn) a sanar… Quiero que sea felíz contigo, que se sienta amada. Pero no la lastimes ella no lo merece. Confio en que arreglaran sus problemas sea lo que sea que haya sido. El amor lo puede todo- dijo mirandome comprensivo.

Tome la mano de Chaz y le di un apretón y fue entonces que vimos al "doctorcito" acercándose… Tuve que respirar profundo como nunca, solo para no brincarle encima y molerlo a golpes… pero parece que alguien se me había adelantado. Chaz lo miro extrañado.

-Chaz: ¡Doctor! ¿qué es lo que le ha sucedido?- dijo Chaz con los ojos como platos.

El doctorcito traía el ojo izquierdo hinchado y el labio superior un poco roto. Ese golpe tenía nombre, podía asegurarlo: Dylan. No pude evitar reírme (¡si, en tu cara imbécil!) y mirarlo con aire de suficiencia. A veces creía ser capaz de besar al mastodonte de mi cuñado, en serio. Y lo hubiese hecho, si no se viera un poco gay… y ese no era mi estilo.

-Doctor: Un paciente algo alterado- dijo frunciendo levemente el ceño.
-Tom: ¡No me digas!- dije poniéndome de pie.
-Doctor: Bueno, a veces pasa…. – dijo el imbécil, alejándose algunos pasos.
-Tom: Claro, sobre todo si uno es un maldito aprovechado con titulo- gruñí mirándolo con furia. Chaz nos miraba confundido.
-Doctor: Yo… siento haber hecho lo que hice – dijo el doctorcito mirándome – Le prometo que no volverá a ocurrir…
-Tom: Mas te vale o ese ojo será poco para lo que hare con tus pelotas – le dije fuerte que hasta Chaz escucho. El doctor asintió, mientras tragaba.
-Doctor: Bueno… olvidando los incidentes anteriores, debo comentarles que todo está listo para la intervención… pero debemos pasar al Sñr. Somers a pabellón. Si así lo desea claro esta…

Mire con furia al doctor y luego a Chaz, quien asintió en seguida. Me despedi de él con un abrazo diciendole que todo saldria bien y se fue por el pasillo que el doctor le indicaba, mientras una enfermera la guiaba. Tome al doctor por el brazo, antes que se me escapara.

-Tom: Oye doctorcito- dije casi gruñendo.
-Doctor: Tengo nombre- dijo él a la defensiva.
-Tom: Pues no se tu nombre, doctorcito… ¿Cuál es? – pregunte.
-Doctor: Dr. Daniel Lerman… yo… lamento el malentendido que hubo con tu chica…
-Tom: Oh, ahora si sabes que ella es mi chica….- dije apretándole el brazo- ¡Pues deberías haberlo pensado un poco antes de besarla imbécil!- En realidad no era tanto así como mi chica… pero no le iba a dar explicaciones al estupido este…
-Doctor: Yo… fue un impulso, ella es tan hermosa…- Estuve a punto de quebrarle el brazo, pero el maldito lo necesitaba para operar.
-Tom: Tú no te atrevas a poner un solo ojo sobre _____(tn) de nuevo… o te voy a meter el titulo por el trasero ¿me oíste?
-Doctor: Ya me lo dijo el gorila de tu amigo- se quejó Daniel, tembloroso.
-Tom: Si. Dylan tiene su punto de vista muy claro… pero yo no seré tan piadoso, te lo aseguro… ahora, ve y haz tu trabajo. Si a ______(tn) o Chaz les llega a pasar algo, lo que sea…te las veras conmigo me oíste… y no te va a gustar nada.

Solté al Doctor Lerman para que fuese a pabellón. De todas maneras se llevaba un buen recuerdo del puño de Dylan. Idiota.

Luego de unos 30 minutos vi que llevaban a ______(tn) al pabellón. Venia sedada, por lo que no me vio. El doctor con ojo entintado me rehuía como a la peste. Entraron a pabellón y cerraron las puertas. Ahora empezaría la agonía......................



• Capitulo #70


Estaba sentado con mi cabeza entre las manos cuando sentí que se me sentaban a cada uno de mis lados. Antes de mirar ya sabía de quienes se trataba. Levanté mi vista para encontrarme con Kim a mi derecha y Dylan a mi izquierda. Genial.

-Dylan: ¿Y tú qué haces aquí Sopenco? – murmuro despreciativamente.
-Tom: Estoy esperando a ver como sale la operación… ¿y tú? – pregunte haciéndome el idiota. Bueno, eso siempre me salía muy bien.
-Dylan: No tientes a tu suerte Kaulitz… o te ira peor que al doctorcito…
-Tom: Hammm… buen golpe ese- murmure cambiando el tema.
-Kim: Fue un derechazo genial- Dijo Kim emocionada- Lo aprendio de mi por supuesto- dijo riendo.
-Dylan: Si, tan genial como el que te di en tu casa Kaulitz- dijo Dylan apretando sus puños.
-Tom: Bueno, al menos no quede con un ojo en tinta- dije para darme animo.
-Dylan: Eso es fácil de arreglar – dijo mirándome, queriendo intimidarme.
-Kim: Dylan, 
Tom… están en un hospital- No dijo Kim algo enojada.
-Dylan: Genial, así cuando lo deje inconsciente lo puede ver alguno de los médicos – Dijo Dylan ironizando. Mientras yo solo trataba de ignorar sus comentarios.
-
Tom: Eso si es que te dejo golpearme de nuevo… no tendrás dos veces la misma suerte – replique picado.
-Dylan: ¿Quieres apostar Imbécil? – pregunto Dylan desafiante.
-Kim: Dylan, 
Tom… no lo repetiré… ¡o se calman o se largan! – Dijo casi gritando.

Dylan me hizo un gesto de cuello cortado y yo le mostré el dedo medio. Idiota. Salí de la sala de espera a la salida del hospital, porque ya no podía más de los nervios y necesitaba calmarme. Me compre un paquete de cigarrillos y fume como enajenado. Cuando llevaba el octavo cigarro, alguien se detuvo a mi lado.

-xXx: Si todo resulta bien… deberás hacer algo para remediar tus errores. No permitiré que le hagas daño nunca más- Mire a Dylan, parado a mi costado, con la mandíbula tensa y los ojos cansados. Yo debía comprender que el solo defendía a su hermana.
-
Tom: Sé que soy un idiota…pero estoy enamorado de tu hermana… es lo más importante que he tenido, ¿sabes? Si ella me pide que me largue de su vida lo hare, pero permíteme intentar hablar con ella al menos…Deja que ella lo decida al menos.
-Dylan: Solo si ella misma así lo desea- murmuro mirandome fijo- Aspire de nuevo otro poco de humo y Dylan me extendió el brazo, pidiéndome un cigarrillo. Le tendí el paquete completo.
-Dylan: Esto te va a matar Kaulitz– rio por lo bajo.
-
Tom: Si eso no lo hace, lo hará tu hermana, seguro- Dije. Dylan rio. Su risa me dio algo de ánimo, todavía estaba muy preocupado por todo lo que pasaba. Era una situación agobiante.
-Dylan: Mi hermana es fuerte y saldrá de esto. Ya nos lo ha demostrado en otras ocaciones, como cuando le sucedió lo del acoso en la escuela. Ella a pesar de todo se mostró Alegre, pero en el fondo sabiamos que lo hacia para no preocuparnos.... Por eso te digo que si la lastimas de nuevo, no tendre tanta compasion contigo- dijo mirandome divertido con sus ultimas palabras.
-
Tom: Gracias Dylan- murmuré.
-Dylan: ¿Por qué? – pregunto el.
-
Tom: Por permitirme entrar en sus vidas… yo no volveré a decepcionar a ninguno de ustedes. Me comportare a la altura, sea lo que sea que _____(tn) decida…
-Dylan: Me parece muy bien Kaulitz- dijo sonriendo. Allí nos quedamos, fumando el cigarrillo. Transcurrieron muchos minutos en silencio, pero el llamado del Sñr. _____(TA) nos saco de nuestro mutismo.
-Papa: ¡Chicos! – grito desesperado. Corrimos a la entrada del hospital y él me dio un abrazo que me tomo por sorpresa- ¡La operación ha sido un éxito! Ahora solo habrá que esperar a ver como reacciona _____(tn) a la transfusión, pero el Tumor ya no está. Chaz también está muy bien… - murmuro radiante.

Una genuina lágrima de alegría me surco el rostro, mientras Dylan me daba un puñetazo en el pecho. ¡Ouch!. Bueno, esa era la forma de Dylan de decir que estaba feliz. No quise moverme del hospital, por lo que Dylan me prometió ir a avisar a mi casa para que todos estuviesen tranquilos. A mí más me pareció que era excusa para correr con Alice. Bueno, definitivamente lo entendía. Esos dos se amaban tanto que destilaban dulzura por todos lados. A ratos los envidiaba.

Me quede esperando en la silla de la sala de espera y estaba tan cansado que no me di cuenta cuando me quede dormido. Desperté algunas horas más tarde, adolorido como nunca, pero deseoso de ver a _____(tn). Bueno, eso si ella quería verme. Me acerque temeroso a la sala de recuperación. Su Padre estaba con ella, pero se habia kedado dormido. A lo lejos vi a Kim y a su Madre hablando con un Doctor.

Entre con precaución, a pesar de que Mi Princesa parecía estar dormida. Me acerque a su cama y me dedique a observarla. No recordaba que fuese tan hermosa… su cabello estaba suelto sobre las sabanas blancas, cayendo a un costado de su cara, sus labios rojos cerrados, sus manos empuñadas y su piel blanca llamándome… No era muy ético estar pensando este tipo de cosas con una convaleciente pero… ¡que ______(tn) agradezca al cielo que estaba enferma o la camilla tronaría! En serio.

Trate de sacarme las imágenes de _____(tn) entre mis brazos para dedicarme a mirarla de nuevo. Acerque un dedo a la línea delicada de su rostro y la delinee, sin llegar a tocarla. Hermosa era una palabra que se quedaba corta para describir lo que ahora tenía ante mis ojos. Ella era perfecta. Perfecta para mí. No importaba lo que me tomara, yo conseguiría ganarme su amor de nuevo. Desee besarla, pero temía que despertara. Me acerque lo suficiente para capturar su aroma y llevarlo grabado por el resto del día. Sonreí y me di la vuelta, dispuesto a ir a casa y darme una ducha y cambiarme de ropa.
-Tu: 
Tom...- escuche una voz suave que me llamaba.
Me recorrió un escalofrío por la espalda y me volví lentamente. Mi ángel estaba mirándome, con los ojos muy abiertos. La parte cobarde de mi me pidió correr y huir de allí, pero la otra parte domino y me quede estático, mirándola- Tom, ven...- musito ______(tn), haciéndome una seña de que me acercara- Me acerque a _____(tn) y ella me tendió su mano. La tome entre las mías casi desesperado y sonreí torpemente. Ella me hacia actuar como idiota- Bueno… yo solo quería darte las gracias… por encontrar a Chaz para que fuera mi Donante...- musito debilmente.
-Tom: No ha sido nada ______(tn)– murmure, tratando de parecer sereno. Pero estaba siendo patético, las rodillas me temblaban.
-Tu: Ha sido mucho para mí. Me devolviste la vida. Gracias a tu ayuda... puedo estar aqui hablando contigo...- Ella suspiro. Asentí como un inepto sin saber que decirle. Me hubiese gustado tener esas palabras geniales que le salen a los actores o como la de las novelas, pero en vez de eso solo me salió un lastimero quejido parecido a una risa. Yo daba lástima, oficialmente- Tom… -me dijo de pronto- Yo quería que supieras que el beso que me …
-Tom: No te preocupes- le corte – no ha sido nada. Sé que el doctor es un imbécil hormonal. Además de eso, no hay nada que conversar- Mi Princesa me miro y me sonrió.
-Tu: Gracias por comprender- murmuro.

Yo estaba que me derretía allí mismo. El toque de su mano me estaba volviendo loco. Por favor suéltame la mano o no respondo de besar como un enfermo a una chica recién operada.
-
Tom: Yo creo que debo irme- dije nervioso.
-Tu: ¿Tienes que irte...?- pregunto mirándome tiernamente. No, no tenía que irme, pero si no me iba no respondía de mi mismo. Y eso no era muy ético que digamos.
-
Tom: Si- mentí – tengo algunas cosas que hacer…pero prometo volver por la tarde.
-Tu: Gracias por todo Tom...– me dijo y luego sonrió - Pero eso no te salva de la metida de pata que tuviste conmigo antes Malcriado- La quede mirando asombrado. ¿No era que estaba convaleciente? ¿Qué convaleciente tiene ese vocabulario?- ¿Qué te crees tú, que una operación va a hacer que cambie mi genial sentido del humor?- rio ______(tn).
-Tom: Por supuesto que no- reí- me agrada que estés de vuelta.

Ella rio, haciéndome sentir aun mas enamorado si fuese posible. A ______(tn) se le abrió un botón de la camisa de dormir, dejando revelar algo más de sus pechos desnudos. No podía estar haciéndolo a propósito ¿o sí? Ella no parecía haberlo notado.

Me metí las manos a los bolsillos, complicado por una reacción impulsiva de mi cuerpo, que yo no dominaba. El pantalón se me estaba haciendo estrecho en la entrepierna. Mierda esto no era nada ético… y si su Padre o el mismo Dylan me pescaban así…

-
Tom: ______(tn), por favor – supliqué, vencido – ¿podrías taparte un poco…? 
-Tu: ¿Qué Tom?- pregunto ella, inocente, mientras bajaba la vista a su escote -Ohhhhh- dijo mirándose – lo siento, no pensé que te molestara.
-Tom: Deja de hacer eso, me estas matando – suplique. Ella sonrió, pero no hizo intentos de tapar su escote- No tienes idea de como te extraño Princesa- murmure, sin pensarlo demasiado. 

Ella suspiro, y miro al techo. Este era el momento en que me mandaba al diablo y luego yo buscaba algún rio para tirarme a la corriente. Bueno, algo así. Quizás me estaba excediendo en el dramatismo. Ella abrió de nuevo sus ojos y una sonrisa genuina estaba en su rostro. No me estaba diciendo nada, pero mi corazón comenzó a galopar alocado.

-Tu: Yo también te extraño 
Tom...- me dijo- pero las cosas entre nosotros no parecen funcionar. Tu me hiciste daño, ahora Yo a ti… así no funcionan las cosas. Nuestra relación esta llena de problemas… quizás nuestras vidad nunca debieron cruzarse, para empezar. Pero eras un hermoso regalo caido literalmente del cielo… y termine enamorada como una idiota...
-Tom: Yo nunca me arrepentiré de haberte hablado aquella tarde… ni de nada que te involucre – murmure nervioso.
-Tu: Tom... Y-yo no lo sé...- dijo ella.
-Tom: Pero yo te amo… te seguiré amando siempre… 
-Tu: Tom… no… no es buena idea, deberíamos ser amigos… es el amor que yo puedo entregarte… 
-Tom: Si esa es tu forma de amar, te ruego que me odies -le supliqué, casi arrodillándome- pero no aceptare que me saques de tu corazón… yo sé que me amas…
-Tu: De qué sirve… ¡tú no confías en mí! – me recrimino.

No pude contestarle, no porque yo no confiara en ella, sino porque no tenía una sola palabra para hacerla cambiar de opinión...ella tenía un buen punto. El tema de la confianza siempre era un tema difícil. Yo la quebré. Enterré mi cabeza sobre la blanca cama. Quería morirme allí mismo por ser tan impulsivo e idiota de haberle creído a Nick… perro infernal, cuando me lo topara… Entonces sentí su mano fina acariciando el cuello de mi nuca. Se me erizaron todos los vellos del cuerpo y muy a mi pesar, se despertó en mi el deseo sin poder evitarlo. Su tacto traía a mi memoria tantas imágenes… Hui de su toque y vi la contrariedad en su rostro. No huía de ella, huía de mi reacción. ¿Cómo podía explicarle que mi cuerpo reaccionaba de una forma y mi mente de otra? Yo era un joven de 20 años repleto de hormonas, y ella era mi primer amor… ¿era tan atroz desear que estuviera sana solo para tomarla mil veces sobre la cama o en el piso…o donde fuera? Si, era un enfermo.

Creo que ella noto mi problema, porque sus ojos volaron hacia mi entrepierna sin ningún tipo de disimulo. Sentí que el calor subía a mi rostro y quería que la tierra me tragase. ______(tn) entreabrió sus labios levemente, y luego se compuso, quitando la mirada. Por un momento hubiese jurado ver deseo en sus ojos… ¿sería posible? quizás no todo estaba tan perdido… Mire yo mismo mi entrepierna y vi que mi erección era demasiado notoria. Mierda, que vergonzoso. Pero, en un arranque de valentía y arrojo, me tome la erección por sobre el pantalón, apretando y probando su reacción… Pude ver como sus pupilas se dilataban, haciendo sus ojos más oscuros y que volvía a entreabrir su boca… ni siquiera me estaba mirando a mí. Sus ojos estaban fijos en mi sexo. Sonreí esperanzado. Quizás si no era por la vía romántica… seria por otra vía… pero ella estaría conmigo de nuevo. La volvería a conquistar, a ella no le era del todo indiferente… y me aprovecharía de eso.

Me disculpe y me despedí, tratando de no mirarla demasiado. ______(tn) no me detuvo y agradecí eso, porque de otra forma seria tan degenerado como el doctor imbécil ese… y no solo le daría un beso. Me fui a casa dispuesto a probar la nueva arma que había conseguido sin buscarla. Si ella se sentía seducida por mi cuerpo, entonces haría lo posible porque lo deseara tanto que se volviera loca… de alguna forma llegaría a su corazón. Ya lo había hecho una vez, podría volver a hacerlo… o al menos eso esperaba.............