Contador de Visitas

jueves, 14 de febrero de 2013

Capirulo 72

Narra _______(tn).



-Tu: ¡No!- grite a la vez que empujaba al doctor guapo lejos de mí, alejándolo. Pero para cuando había hecho esto, la cabellera castaña ya había desaparecido. Maldición. No supe cómo fue que Dylan de pronto estuvo a mi lado, tan furioso como yo. Pero ni siquiera pregunto. Solo lo escuche decir algo que nunca me espere.
-Dylan: El único idiota con derecho a besar a mi hermana es Kaulitz- dijo- Y tú no tienes ese apellido imbécil- Y el golpe fue memorable. Dylan dio un puñetazo gigantesco, con tal fuerza que lanzo al doctor guapo a los brazos de Kim, quien miraba espantada la escena- ¡Pervertido de mierda! – le gritó mi hermano.
-Kim: Dylan, eso no estuvo nada de bien – dijo- deberías disculparte.
-Doctor: No – dijo él poniéndose de pie mientras con una mano se tapaba el rostro- Esta en su derecho de haberme golpeado, me deje llevar por un impulso. Yo soy quien debe pedir disculpas…

Kim no agregó nada más, probablemente sabía que tenía razón. Mientras yo me limpiaba los labios compulsivamente, para tratar de sacarme el sabor del beso del doctor lunático. Me tocaban siempre los lunáticos.

-Dylan: Te lo buscaste – dijo acercándose a mí y revisándome como si temiera que me faltara un ojo o algo– ¿Estás bien ______(tn)?
-Tu: Si- dije avergonzada por todo el show- espero que olvidemos esto y nos enfoquemos en la operación… no quiero estar más tiempo acá...

El doctor asintió y se sacó la mano del rostro. Dylan lo había molido de un solo golpe. Seguro quedaría con el ojo en tinta por unas buenas semanas. Su labio tampoco se veía muy bien.

-Tu: Lo siento doctor, pero ha sido su culpa- dije, tratando de que comprendiera. Mal que mal el mismo iba a operarme.
-Doctor: No _____(tn), ha sido mi culpa, Espero que puedas disculpar mi falta de ética… no volverá a ocurrir- Y salió rápidamente de la habitación. Kim me quedo mirando y lanzo una sonora carcajada.
-Kim: Bueno hermanita, creo que tienes admiradores- rio.
-Tu: No es divertido – dije disgustada.
-Kim: Bueno, nosotros estábamos aquí… no entiendo qué clase de locura se le coló en la mente al doctorcito para hacer tal cosa…- dijo sonriendome picaramente.
-Dylan: Ni yo,pero creo que no lo volverá a hacer, de eso estoy seguro- dijo sonriendome.
-Kim: Bueno. Iré a ayudar a Papa y Mama a completar algunas formas que me dijeron debían firmar para todo esto… cuida a _____(tn) Dylan- dijo sonriendo.

Salió de la habitación aun riéndose. Bueno, mirado desde otra perspectiva era gracioso. Mire a Dylan que todavía tenía el ceño fruncido y miraba la ventana con los labios rectos. Siempre había sido tan paterno, más que Papa. Comprendí que debió dolerle demaciado lo que había sucedido en mi otra escuela, lo del acoso y todo eso… Dylan me miro y me sonrió. Me acomodo la ropa de cama y le tome una mano, dispuesta a preguntar algo que me daba vueltas.

-Tu: Dylan, ¿cómo es eso de que solo ''Kaulitz''puede besar a tu hermana? – pregunte inocente. Se rio y se cruzo de brazos, mirándome con ojo crítico.
-Dylan: Bueno, creo que es cierto… al menos tu no pareces querer alejarte de él, por más que sea la mejor idea del mundo… se babean el uno por el otro y me dan nauseas… pero supongo que es su vida…
-Tu: El no se babea por mi- musite haciendo un puchero infantil. Quería con fervor que Dylan me sacara de mi error si fuera posible.
-Dylan: Por favor _____(tn), hasta yo que no soy muy observador me doy cuenta de que ustedes no viven lejos el uno del otro…. Y es más, aun después de todo lo que ha hecho. Tu te haces la fuerte y la ofendida y la verdad es que lo único que quieres es sanarte luego para ir y correr donde él esté… ¿a qué no?-No conteste, molesta por ser tan obvia. No podía negarlo, pero me molestaba saber que tenía tan poco orgullo. Aunque hay que reconocer que  se ha esforzado como nunca en demostrar que es digno de mi perdón… - Además me esta empezando a caer bien… no me tiene miedo y eso que ha conocido el poder de mi puño- se rio sobándose la mano- en realidad su quijada es mucho más dura que la del doctorcito… y se queja menos- Me reí ante las observaciones tan poco ortodoxas de Dylan. Solo él podía querer a alguien porque era más duro que el otro.
-Tu: El encontró al donante… a Chaz…- murmure, dejando que la pena volviera a invadirme.
-Dylan: Si... pero a pesar de que tengo mis reservas, me agrada que al menos haya sido capaz de ayudar a la persona que dice amar… es lo menos que puede hacer, después de lo mal que se porto…
-Tu: Lo sé Dylan, pero no quiero hablar de eso ahora. Es pasado y se que tendré que conversarlo con Justin alguna vez… pero no ahora. Ahora hay cosas más importantes…
-Dylan: Tienes razón.Primero estas tu. Espero que todo salga bien pequeña…
-Tu: Gracias hermanito, yo también lo espero…
-Dylan: Y así podrás tirarte a tu Tom de nuevo – rio sacándome de pronto de mi pena.
-Tu: ¡DYLAN! Esas cosas son personales- dije sonrojandome.

Pero Dylan no estaba tan equivocado. No tardaron en llegar las personas que me llevarían al pabellón. Vi como ponían algo en el suero, y todo el mundo me sonreía. Desee que estuviese 
Tom a mi lado, pero probablemente el estaba muy ocupado odiándome por haber visto el beso con el doctor. ¡Qué mala suerte! El siempre pensaba lo peor de mí, así que no esperaba que esta vez fuera diferente. No me di cuenta cuando la gente a mi alrededor comenzó a desvanecerse, pero aun así no me sentí asustada. Mi último pensamiento coherente fue para Justin...

Y caí en la inconsciencia. Tenía recuerdos de algún tipo de sueño nublado y extraño. Estaba Justin y Dylan… y yo era extrañamente feliz. Incluso Mama estaba allí en mi sueño, acariciándome como cuando era más pequeña y mi vida era feliz. Pero de pronto el sueño cambio y todos parecían desaparecer. Solo quedo 
Tom, mirándome con tristeza, mientras yo trataba de acercarme a el corriendo, pero nunca llegaba a su lado. Yo gritaba su nombre y él me miraba, y me extendía su brazo. De pronto una mano firme me tomaba del brazo y una voz conocida, pero sin rostro me decia en la oreja: '' Te encontré. ¿ Creiste que podrías desaserte de mi asi de fácil...? Desperté llorando, y Mama estaba allí, lo mismo que el médico y dos enfermeras. Se acercaron todos a la vez, pero yo suspire aliviada al saber que todo no era más que un sueño sin sentido. Gracias a Dios.

-Tu: Mama...- susurre cuando vi que él estaba allí, mirándome.
-Mama: Todo está bien hija… la operación salió muy bien- Mire al doctor para asegurarme de que corroborara lo que Mama había dicho. No podia creer lo que veia, su cara estaba peor. Reprimí la risa y trate de ponerme seria para escuchar su diagnostico.
-Doctor: La operación salió bien, pero deberemos ver comoreacciona tu cuerpo a la transfución– explico- siempre hay probabilidades de un rechazo, aun con el alto grado de compatibilidad existente entre tú y Chaz. El Tumor fue extirpado. Tendrás que hacerte exámenes para ver si tienes algún tipo de célula cancerígena, pero son controles anuales.Así que habrá que dejarte en observación unos días y si todo va bien, podrás irte a casa.
-Tu: A casa...- murmuré casi extasiada. El doctor anoto algunos datos en la ficha y me receto un calmante suave. Converso algunas cosas más con Mama y Papa. Las enfermeras salieron de la habitación.
-Tu: ¿Y Dylan y Kim?- pregunte.
-Papa: Dylan esta donde los Kaulitz- dijo- Creo que con su novia… no sé como aguantó estos días sin verla y Kim esta durmiendo, la pobre ha descansado muy poco.
-Tu: Sí, creo que lo de ellos va en serio- musite yo- Pobre de mi hermanita, ha estado siempre a mi lado. Al menos diganle cuando despierte que ya estoy bien.
-Papa: Claro mi pequeña... pero y lo tuyo con Justin… ¿eso como va?- pregunto sin tapujos. Me sonroje furiosamente antes de contestar.
-Tu: No sé si algo va entre nosotros- murmure.
-Papa: El se ha portado muy bien contigo- dijo- y ha estado acá tanto como nosotros…- Abrí mis ojos asombrada.
-Tu: ¿Es que 
Tom no se ha ido?- pregunte dudosa.
-Papa: No- me aseguro- El se ha quedado todo este tiempo, tanto como yo, Mama, Dylan o Kim, incluso más que Dylan mismo. Aun esta aquí- Mi corazón se acelero de solo oír eso. Pensé que estaría odiándome o algo así. Trate de que Papa no lo notara, pero me parece que fue inútil.
-Papa: Si quieres lo envío a buscar- me dijo mientras me observaba con ojo critico.
-Tu: No- dije– ahora es mi tiempo de estar contigo. Déjalo. Si quiere verme, encontrara su tiempo...
-Papa: Ok, como tu quieras hija.
-Tu: Tu deberías irte- le dije, mirándolo para cambiar de tema- se nota que no has dormido nada y además… deberías hacerte cargo de Chaz, el pobre tambien debe estar agotado, por lo que vi le sacaron una cantidad considerable de a sangre.
-Papa: Ya me hice cargo de Chaz hija– dijo- Lo llevare a su casa en cuanto despierte, el doctor dijo que solo necesita comer para recuperar fuerzas.
-Tu: Gracias Papa. Chaz es mi mejor. Él me salvó la vida y eso es algo con lo que siempre estar en deuda con él… me ha ayudado mucho…- dije- Papa debe ser por efecto de la anestesia, pero aun tengo algo de sueño...
-Papa: Ok,desacan mi pequeña. Fue una intervención bastante compleja. Estaré aquí contigo… por si necesitas algo o te ataca otra pesadilla…
-Tu: Papa, no es necesario… vete a casa, ayuda a Mama…
-Papa: No se diga mas, yo no me moveré de acá… estás convaleciente.

Y se sentó en la silla, con aires de seriedad. Pero no habían pasado ni quince minutos cuando ya tenía los ojos cerrados y la boca algo abierta. Pobre, debía estar muy cansado.

Yo también cerré los ojos. Para venir saliendo de una operación tan delicada, no me sentía tan adolorida, pero supuse de nuevo que era por la anestesia y por los analgesicos. Me pregunte como se sentiría Chaz. Me perdí en mis pensamientos, incluso creí haberme quedado dormida. Pero de pronto, un aroma muy familiar lleno la habitación, haciéndome tensarme levemente. 
Tom...podría jurar que él había entrado a la habitación. Empuñe las manos, inconscientemente. Sentí como se acercaba a la cama y me observaba. Luego pude sentir que se acercaba a mí y casi creí que me tocaría… pero no lo hizo. Su aroma me llenaba los sentidos, mareándome. Menos mal que estaba sobre una cama. De pronto, lo sentí alejarse, y el pánico me lleno el pecho. Abrí los ojos para ver como se iba retirando, en silencio. No quería que se fuera.

-Tu: 
Tom...– lo llame, casi asustada de que se marchara, aun llamándolo. Tom se dio la vuelta lentamente. Me perdí automáticamente en sus ojos cafés, hermosos, aun a pesar del cansancio que se leía en ellos. Me invadió un golpe de ternura. No se había marchado, a pesar de todo. Pero no se movió, tan solo se limito a mirarme. Yo lo quería cerca de mí- Tom, ven- le dije, haciéndole señas para que lo hiciera. Le tendí la mano, y él se acercó, y la tomo con emoción, lo cual me alegró internamente. No se veía molesto conmigo. Eso era bueno. Un frio me recorrió la espalda ante su contacto. Había cosas que no cambiaban- Bueno… yo solo quería darte las gracias… por traer a Chaz- le dije despacio, concentrándome en sus dedos enredados en los míos.
-Tom: No ha sido nada ______(tn) – me dijo con tranquilidad.
-Tu: Ha sido mucho para mí. Tu me salvaste la vida con todo lo que hiciste....

Me movió la cabeza en forma afirmativa, asintiendo. Se notaba nervioso y lo vi lanzar una risita boba, que probablemente se le había escapado. Si supiera que yo estaba mil veces más nerviosa que él y que su contacto me bombardeaba el cuerpo. ¡Dios como lo deseaba!











2 comentarios:

  1. Me encantoo Dylan "el unico odiota con derecho de besar mi hermana es TOM" haahhaha lo amee..

    Siguelaa prontoo. Esta hermos la fic xDD

    bye cuidate

    ResponderEliminar
  2. xdd Cada vez está más interesante. Me encanta *w*.

    Sube pronto.
    Nos vemos.
    Saludos! :3

    ResponderEliminar