Contador de Visitas

miércoles, 31 de octubre de 2012

Capitulo 32 :D

Llegamos a casa y todos bajamos en silencio. Chris decidió quedarse y Alice dijo que tenía que hacer. Supuse que iría a ver a Tom.
-Tu: Alice...- le dije antes de que se fuera.
Ella me miro como si estuviera en una encrucijada. Lo entendía. Me tenia cariño, pero Tom era su hermano. No podía hacer nada contra eso.
-Alice: ______(tn) no hagas esto – me suplico- No me hagas elegir.
-Tu: No lo hago – le dije.
-Alice: Si lo haces.
-Tu: Alice, se que tienes que estar con Tom… le dije- sé que es tu hermano. Yo nunca desconoceré eso… pero entiéndeme, él… me hace mal.
-Alice: Pensé que después de todo este tiempo podrían hablar o algo – dijo ella triste – pero veo que ambos siguen tan pendejos como siempre.
-Tu: Alice, yo – trate de explicar.
-Alice: Yo le dije a Tom que tú volvías. Y le dije que tenias un novio - Mi rostro palideció. ¿Alice le dijo que?

-Tu: Pero Alice… - balbucee. Chaz no es mi novio.
-Alice: Lo sé- dijo - Pero tenía la esperanza de que ese tonto despertara e hiciera algo por recuperarte- gruño- ahora veo que no sirvió de nada.
La vi alejarse y fui incapaz de seguirla Tom sabía. Él pensó que tenía novio.

 ¿No estaría actuando… por celos?
No. Imposible. Eso implicaría que Tom me quiere y eso es imposible. Él no quiere a nadie. Ni siquiera a él mismo.



Me senté un rato en la entrada de la casa, porque no tenía ganas de ningún interrogatorio. No sabía qué diablos iba a hacer con toda esta situación, esto era superior a mí en cualquier sentido. Cerré los ojos y Tom apareció en mi mente.

Lo recordé con una extraña mezcla entre el Tom de hoy y el antiguo, la que me había vuelto loco. Lo veía sensual, pero tierno y mío… totalmente mío. Lo imagine desnudo, así como lo vi hace tiempo, acariciando su miembro y besando sus labios de los cuales sería incapaz de cansarme… me imagine tocándolo viendo como se retorcía sobre mi cuerpo… haciéndome el amor, con ternura, y también loco de pasión y deseo, enterrándose en mí como si fuera la única chica en este mundo, perdiendo mis manos en su virilidad, probándolo, aferrándome a sus caderas blancas o enredando mis dedos en su cabello mientras Tom susurraba mi nombre con desesperación… y entonces, me di cuenta de que no tenía problemas de índole sexual como pensaba. Y yo creí que los tenia, porque era incapaz de acostarme con alguien.

El problema no era ese, sino más bien que yo no podía acostarme con nadie que no fuese Tom. Ahí estaba segura que funcionaria de inmediato. Jodida mente femenina, haciéndome pensar depravaciones. No podía evitar pensar en Tom sobre mi cuerpo, sudoroso, diciendo que quería mas y mas….


-Tu: ¡Mierda! - grite demasiado fuerte.
Me volví a meter a casa, demasiado excitada para hacer nada más que ir al baño. Me quite la ropa y me di una merecida ducha fría. Quizás Kim tenía razón y todo no fuesen más que frustraciones sexuales. Si me acostara con Tom… ¿se me pasaría todo este martirio que llevaba?

Comencé a pensar que quizás era eso lo que necesitaba.
Pero mi mente traicionera me la traía una y otra vez convertido en un monstruo. Tom empujándome, Tom maldiciéndome… Tom besando a otra… Tom partiendo mi corazón en mil pedazos.
Lo había visto con mis propios ojos… como aun así deseaba estar con él… debía estar rematadamente loca. Demente.



Además, yo no podría simplemente acostarme con alguien por gusto. Yo ya lo había intentado y era imposible. Si sentía que con Tom podía hacerlo era por una razón muy simple. Lo amaba. Todavía y a pesar de todo. Podían pasar seis meses como seis años y no podría sacármelo de la mente.....................







viernes, 26 de octubre de 2012

Capitulo 31 :D


-Tu: No tengo nada que hablar contigo –le dije, molesta.
-Tom: ______(tn) – me dijo, tratando de alcanzar mi mano…
''No, Tom, tú no me vas a volver a tocar" pensé.
Le tome la mano antes de que pudiese hacer nada, y no me preocupe por estarlo aferrando demasiado fuerte. Quizás hasta le gustara al muy pervertido. Quién sabe. La ira me invadió como una enfermedad infecciosa y letal. Podría jurar que hasta veía rojo.

-Tu: Te dije que no te acercaras a mí, ¿ O no lo recuerdas…?- le gruñí.
No sé cómo termine quedando tan cerca de Tom. El olor que emanaba de su cuerpo me golpeo y por un segundo quede en estado de coma. Atontada. Embriagada. Lo mire firmemente, fijo a sus ojos y se me derritió el corazón. Sus ojos. Tan hermosos… Un flash me golpeo la mente y recordé varios sucesos a la vez. Tom empujándome. Tom besándome. Tom acostándose con la zorra de Megan. Maldita. Mil veces maldita.
Algún tipo de demonio se ha de haber apoderado de mí, porque no supe como escupí la sarta de palabras que dije luego. Parecía verme desde una pantalla, porque yo misma no me reconocí. Lo que hace el odio y el despecho. No reconocí mi voz, y no supe de donde saque lo que dije.

-Tu: A menos que quieras darte una vuelta conmigo atrás del restaurant y darme una buena chupada… príncipe…- le dije, enfatizando esa palabra que él mismo utilizaba en mi– es todo lo que mi femineidad podría soportar el día de hoy… está un poco cansada… tu sabes…
-Tom: ¿Qué? – escuche que me susurró tembloroso. Yo solo quería que sufriera.
-Tu: Siempre fuiste bueno con esa boquita Príncipe- dije sonriéndole - ¿no te gustaría arrodillarte ante mí un momento? Si quieres puedo pagarte…

Tom estaba pasmado. Y yo también en realidad. No sabía de dónde m*erda había sacado tanto odio y tanta mala palabra. Yo no era así. Aun así seguí con mi veneno.
-Tu: No creo que esté disponible para ti… - le susurré al oído- no soy plato de segunda mesa de ningun PUTO- le dije, alejándome de su agarre con brusquedad y largándome, para aferrar la mano de Chaz como si fuese mi tabla de salvación.
Nos subimos al jeep de Alice y esta partió sin hacer un solo comentario. Yo estaba furiosa todavía, y sentía que la sangre me golpeaba las sienes. Gruñí enojada conmigo misma. De donde demonios había salido toda esa furia. Yo nunca trataría así a un chico. No importa quien fuera. Mama se moriría si se enteraba que su hija era una insolente que trataba a los Hombres como basura… ¿en realidad le ofrecí dinero a Tom por sexo oral…? Mil veces maldición.....

Le di un par de golpes a la puerta, asustando a todo mundo. Alice me miro por el espejo retrovisor y vi su mirada acusadora por el espejo. No podía decirle nada, al final era su hermana.
-Tu: Soy una estúpida – murmuré para que todo oyeran.
-Kim: Nadie te juzga ______(tn)– me dijo mi hermana.
-Chris: Tom se lo busco – sentencio ponzoñoso.
-Alice: Creo que te excediste – No esperaba que me apoyara de todos modos.
-Tu: No tengo disculpas… soy una estúpida frustrada, que se desquita con otra zorra frustrada… al final Tom no me hizo nada ahora… excepto besarse con una.....
No me di cuenta que mi vocabulario se estaba pareciendo demasiado al de Tom. Estar con él definitivamente sacaba lo peor de mí. Increíble.

-Tu: Yo no hablo así- murmuré algo más calmada. Lo siento. No sé qué es lo que me pasa- Nadie me dijo nada y eso me hacía sentir peor.
-Chaz: Estas celosa- escuche la suave voz de Chaz.
-Tu: Por supuesto que NO ! - Negué inútilmente.
-Chaz: _______(tu), alguien indiferente no actúa de esta forma- me explico, acariciando mi cabello.
-Tu: No me importa lo que haga Tom… se puede acostar con todo Miami… quizás ya lo haya hecho- murmure dolida.
-Chaz: _______(tn).... - me susurro – deberías hablar con Tom y enfrentarlo… ¿no dijiste que es lo que harías?- me recrimino serio.
-Tu: Eso era antes de ver que seguía siendo un jodido…- no termine la frase. Estaba usando vocabulario de alcantarilla otra vez- No sé lo que hare – corregí. No esperaba encontrarme con esto. Solo quiero descansar y ver que pasa después.
Di el tema por zanjado. No quería hablar de Tom y al final era lo único que terminaba haciendo. Maldición.......












sábado, 20 de octubre de 2012

Capitulo 29 y 30 :D



-Tu: No tengo nada que hablar contigo – me dijo casi en un gruñido.
-Tom: _______(tn) – dije, tratando de tomar una de sus manos…
Pero antes de que alcanzara a hacer algo, ______(tn) alzó la mano y la estampó en mi rostro, casi despegando mi cabeza de mi cuerpo. Me dolió, pero no dije nada.
-Tu: Te dije que no te acercaras a mí, ¿no lo recuerdas - gruño, acercándose, amenazante-
Se aproximo lo suficiente para sentir su aliento suave golpear mi rostro. Eso al menos no había cambiado. Su inquietante y dulce aroma. Un frio me recorrió la espalda y mi corazón se acelero. Sus ojos estaban fijos en los míos. El golpe aún lo sentia en mi mejilla. De pronto lanzo una risa que me descompuso. Su voz fue irreconocible.
-Tu: A menos que quieras darte una vuelta conmigo atrás del restaurant y darme una buena ''chupada'' y tu ya sabes muy bien donde… principe…- me dijo utilizando mis propias palabras– es todo lo que mi femineidad podría soportar el día de hoy… está un poco cansada… tu sabes…
-Tom: ¿Qué? – pregunte tembloroso, sobrepasado por la impresión.
-Tu: Siempre fuiste bueno con esa boquita Principe- dijo sonriendo - ¿no te gustaría arrodillarte ante mí un momento? Si quieres puedo pagarte…

Sentí que la ira me subía por el estomago, pero fui incapaz de decir nada. Se me trabo la lengua y se me seco la boca. Estaba demasiado impactado.
-Tu: No creo que esté disponible para ti… - me susurró al oído - no soy plato de segunda mesa de ningún PUTO - murmuro y se dio la vuelta para irse con ese chico, que la esperaba recostado en el Jeep de mi hermana.
No moví ni un pie de donde estaba, pero las lagrimas se me escaparon de los ojos, irremediablemente. Sentí que Jasmine me tomaba por los hombros y me llevaba al auto, mientras sentía que los sollozos se me escapaban del pecho, convirtiéndose en llanto imparable luego de unos minutos.
Jasmine no sabía qué hacer, y me abrazaba nerviosamente sin conseguir calmarme.

-Jasmine: Tom por favor, por favor… - me decía, casi desesperada.
Luego de unos minutos, tuve fuerza para pedirle que arrancara.
-Tom: Solo sácame de aquí por favor – murmure.
-Jasmine: Por supuesto- murmuró ella, acelerando con rumbo desconocido.
Luego de unos minutos, estaba en mi casa. No parecía haber nadie, por lo que quizás lo mejor era estar acá. Ya no lloraba tanto, aunque las lágrimas aun se me escapaban de los ojos
-Tom: Lo siento Jasmine – murmure bajito – yo no debí besarte… no sé porque lo hice…
-Jasmine: No te preocupes. Yo si se. Fue por _______(tn). Estabas desesperado por verla con un chico ¿a que si?- me dijo, con ternura.
-Tom: La perdí – murmure con dolor.
-Jasmine: Quizás eso no sea del todo correcto – me dijo acariciando mi cabello.La mire con curiosidad -
Mira Tom – me dijo – yo no sé mucho de relaciones y esas cosas, pero algo es claro. Si no le importaras, no hubiese huido como alma que lleva al diablo cuando me besaste, ni te hubiese tratado así de mal… ______(tn) es evidentemente una mujer herida.
-Tom: No- dije yo, testarudo- _______(tn) solo me odia… solo es odio – sollocé.
-Jasmine: Del odio al amor hay un solo paso… no sabias… es imposible odiar algo si antes no lo has amado…

Las palabras de Jasmine me dieron un poco de esperanza. Seria en realidad que _______(tn) todavía sentía algo por mí… ¿aunque fuese solo… un poco?
-Jasmine: Estas muy solo Tom- dijo ella – deberías intentar hablar con alguien… con Chris… ¿lo has intentado? - Negué con la cabeza -
-Tom: Él no quiere hablar conmigo… para Chris, yo soy despreciable. Me lo ha dicho.
-Jasmine: Tal vez solo necesite escuchar que lo sientes… ¿se lo has dicho?
Dude un momento… no le había pedido disculpas a Chris, porque jamás pensé que le hubiese hecho algún daño… ¿quizás si? Ahora ya no sabía nada.
-Jasmine: Deberías descansar… ha sido una noche interesante – dijo ella, tratando de subirme el ánimo. Le di una sonrisa algo forzada.
-Tom: Tienes razón… creo que iré a acostarme – le dije, apretando su brazo – gracias Jasmine… por soportarme, comprenderme… y por todo…
-Jasmine: Hey, cuando quieras… me dijo, riendo- no fue nada de malo tampoco…

Me baje de su auto con debilidad. Estaba cansado de tanto llorar. Arrastre los pies a casa y entre como un fantasma. Directo a mi dormitorio. Caí sobre mi cama exhausto. Solo quería dormir y dormir hasta que se me secara el cerebro… o hasta que olvidara a ______(tn). Seguro lo primero ocurriría mas rápido.
Me quite la ropa con lentitud, y me metí a la cama. Quería dormir, pero a pesar de que me pesaban los ojos, no conseguía dormirme. Di vueltas y más vueltas en la cama. Las palabras de _______(tn) me pesaban en el alma, como heridas sangrantes. Y esa mirada, llena de odio….
La había perdido. Si antes tenía alguna esperanza, ahora estaba sepultada. No había forma en que ______(tn) me perdonara o se olvidara del daño que le hice. Eso me apretaba el corazón…

Porque no podía quitármela de la mente, dejar de pensar en ella… así como lo había hecho con todas las demás… ¿que tenia ella de especial…?
Y mi mente me llevo a su rostro, a su risa, a su boca suave, a sus ojos emocionados de nuestras primeras citas, a su cuerpo tembloroso…
Dios Mío. No podía ser. Yo no quería. No podía.
Y la comprensión me golpeo como un rayo, y me hizo cenizas el corazón en un milisegundo. No era posible. No podía ser… Mi corazón casi muerto se acelero una vez más y nuevas lágrimas escaparon de mis ojos, pero estas eran diferentes.

-Tom: No puede ser – murmure sollozando en la oscuridad… no puede ser.
-xXx: Tom...– escuche que mencionaban mi nombre en la oscuridad.
Corrí hacia el origen de la voz, desesperado y los brazos firmes de mi hermana me aferraron con fuerza, devolviéndome algo de calor a mi cuerpo casi sin vida-
-Tom: Alice- susurre casi ahogado- No puede ser, no puede ser…
Ella solo acariciaba mi cabello, y me daba pequeños besos en la frente.
-Alice: Calma Tom, sácalo afuera pequeño, te hará bien… no entiendo cómo eres tan testarudo de no verlo antes…
-Tom: Lo siento- murmure temblando-no sabía, no sabía…
-Alice: ¿Entonces…?- murmuró ella.
-Tom: Si, Alice. Es verdad. Estoy enamorado de ________(tn). Totalmente enamorado.
Alice suspiro y me abrazo más fuerte.
-Alice: Siempre lo estuviste Tom… se te veía en los ojos…

La apreté con desesperación. Ahora todo solo seria más y más difícil. Volver a ver hace que te duelan los ojos. Demasiada claridad. Ahora sí que estaba jodido.................




• Capitulo #30


Narra ______(tn)

Fui una total estúpida al siquiera pensar que Tom podía ser remotamente distinto a lo que recordaba. Él era y seguiría siendo igual. Se veía diferente, externamente, pero por dentro… Lo supe cuando me tope con sus ojos y lo segundo que vi, fue a Tom besando a una chica. Se me revolvió el estomago y la comida me hizo daño. Tenia ganas de vomitar o algo peor… como ahorcar a la Chica y a Tom de pasada. Luego tirarles los espaguetis encima y reírme de los dos… Pero no hice nada. Solo me puse de pie y puse cien dólares en la mesa
-Tu: Vámonos de acá por favor – dije casi susurrando.

Todos habían visto lo mismo que yo, así que en silencio, me siguieron hasta el estacionamiento, a buscar el jeep de Alice.
Me lleve la mano al puente de la nariz y sentí que el pulso me golpeaba en los oídos. No estaba dolida… estaba realmente furiosa. Y entonces, oí una voz que termino por quebrarme lo poco de cabalidad que tenia.
-Tom: Princesa....
Esa voz me rondo por meses en la cabeza. El mismo timbre lascivo. El mismo timbre codicioso. Tom.
Me volví despacio para mirarlo y me quede sin aire.
No podía verse tan bien. No podía ser más hermoso de lo que recordaba. Allí estaba, de pie ante mí, luciendo como un ángel. Aunque fuese uno caído. Seria porque ahora su ropa no mostraba, solo insinuaba. O sería por el pelo color miel que tanto me gusta… O tal vez esos labios, hermosos, frutales, lustrosos, invitando a ser besados… El aire me empezó a faltar y creí que me daría un ataque de calentura o algo así, sentí como de a poco comenzaba a excitarme.
Pero recordé lo que acababa de suceder y la ira me embargo de nuevo. Tom era como un demonio maligno y no me dejaría arrastrar. No esta vez.
-Tu: No me llamo Princesa, Tom –le dije, tratando de sonar serena – mi nombre es ______(tn).
Lo vi temblar levemente, como si mi voz lo hubiese dañado. Era evidente que estaba nervioso. No parecía él misma, siempre tan lleno de confianza. Se veía vacilante, como un niño. Muy inteligente Tom.
-Tom: ¿Cómo has estado ______(tn)? – pregunto, remarcando mi nombre.
Sentí a Chaz alejarse de mí para darnos algo de espacio. No quería que se fuera, pero no podía quitar mis ojos de Tom. Maldito. Era hipnotizante.
-Tu: No tan bien como tu – le dije, sin medir lo que decía.
-Tom: Tú te ves bien… - me dijo con algo de temblor en su voz – muy bien- repitió.
-Tu: Gracias – le dije, nerviosa.

Su comentario me había tomado por sorpresa, y me había causado un temblor nada agradable a nivel de mi entrepierna. No podía estar pensando con mi intimidad en un momento como este… "por dios _______(tn), enfócate" me exigí. "Deja de mirar su bulto y di algo sensato", me recrimine.
-Tom: No te gustaría… dar una vuelta – me dijo.
No me podía creer lo que había escuchado… ¿en realidad quería estar conmigo como si nada? ¿Estaba loco? ¿Y qué demonios hacia yo analizando la posibilidad de hacerle caso?
-Tu: ¿¡Que!- se me escapo de los labios antes de pensarlo. Pero luego me calme y le pregunte con ironía- ¿Por qué Tom… tu mascota de hoy no se encuentra disponible?
Sabía que estaba siendo demasiado desagradable, pero era inevitable. Tom sacaba lo peor de mí, de una forma increíble. Deseaba tanto ahorcarlo y comérmelo a besos… ¿se podrían hacer las dos cosas…?

-Tom: Es solo mi amiga – me dijo con torpeza.
"Amiga… si, seguro, maldita sea… y yo soy el Campanita. Yo no ando besando a mis amigos" pensé.
-Tu: ¿Así como lo era yo?- le pregunte irónica.
-Tom: No – me dijo algo nervioso- _______(tn)…
Y se acerco hacia mí, estirando su mano, listo para tocarme. Pero yo no estaba lista para ser tocada. Temía que su roce me idiotizara. Eso era muy posible. Y sin pensarlo demaciado levanté la mano y le dí una bofetada y di un paso hacia atrás y vi un gesto de dolor en su rostro, vi como se acariciaba la mejilla enrojecida por el golpe. Esto se estaba complicando.
-Tu: ¡Estoy ocupada Tom, dime qué diablos quieres! –le dije, con ánimos de huir.
Me miro asustado y por un segundo me arrepentí de ser tan ruda.
-Tom: Supongo que me merecía eso... Pero yo solo quisiera que habláramos – me dijo.
Claro, ahora quería hablar..............








miércoles, 17 de octubre de 2012

Capitulo 28 :D


Llegamos a un lugar bonito, al cual no había ido antes. Se
llamaba la ''Bella Italia'' y al parecer estaba de moda. Había mucha gente, y nos fue difícil distinguir una mesa vacía. Había justo uno para dos, y Jasmine me hizo señas de que la siguiera. Camine hasta la mesa y con mucha caballerosidad me le corrí el asiento para que se pudiera sentar. Le sonreí. Ella se sentó y pidió un par de copas.
Me sentía tan contento de poder conversar y hacer algo distinto.
Bebí de mi vaso y me reí ante una broma tonta de Jasmine. Mis ojos estudiaron un momento el lugar y hubo un segundo en que de verdad creí que me había vuelto loco.
Unos ojos cafés me miraban. Unos que yo conocia muy bien. M*erda.....
No podía ser. Esto no me podía pasar a mí. De todos los rincones de toda la maldita cuidad… teníamos que venir al mismo sitio. Esto parecía una broma macabra.
Mi corazón me dio un vuelco en el pecho y sentí que me temblaba la mano. La mire de nuevo y mis ojos vieron solo una cosa. La mano de ______(tn)… tocando la de él.
Si no hubiese sido porque Jasmine estaba a mi lado, me hubiese dado algo. Estaba segura de que mi pulso se podía escuchar por sobre el barullo del local.
Y mi mente se puso en piloto automático. Lo único que deseaba era no llorar ahí, por favor, no llorar… he hice lo mas estúpido que podría haber hecho. No sé porque fue. Fue una mezcla de celos y desesperación. Y sin peguntar nada, estampe mis labios en los de Jasmine…

Cerré los ojos con furia y trate de besarla con toda mi alma, Tratando de borrar la visión de aquellos ojos cafés que tanto amaba. Pero mis labios apenas si se movieron. Fue un patético intento de auto preservación. Para cuando abrí los ojos de nuevo, los ojos cafés ya no estaban.
Me separe de Jasmine, quien me miraba casi aterrada.
-Jasmine: ¡Qué diablos significo eso! – preguntó con los ojos como plato.
-Tom: Lo - lo s-siento – balbucee a punto de llorar.
Jasmine me miro sin comprender. Yo temblaba al punto de casi desmayarme. Al final creo que comprendió.
-Jasmine: _______(tn) verdad ?– me dijo casi en un susurro.
(Yo solo atine a asentir, sin poder emitir una sola palabra).
Si- murmuró ella- creí que era _______(tn) cuando entramos… pero supuse que estaba en California.

Yo no dije nada, pero mi estado era lamentable. Jasmine no necesito más explicaciones para sacarme casi arrastrando de allí. Me sentía morir.
Me quede en la entrada mientras Jasmine corría por su coche. Y la vi de nuevo. Estaban esperando el jeep de Alice y me sentí un imbécil de no haber reconocido a nadie más en la mesa. Ni a mi propia hermana. Algo me hizo clic en el interior. No podía dejar que se fuera. No esta vez.
Todavía en piloto automático, camine hasta ______(tn), con decisión.
-Tom: Princesa....– dije con una voz extrañamente resuelta, que no parecía la mía.
Vi que ______(tn) se tenso un momento al escuchar mi voz. Se dio la vuelta lentamente y quede sin oxigeno. Se veía condenadamente bien. Mi pequeña, no podía verse mejor que antes.

Pero allí estaba. Era como una visión. Y esos ojos cafés…
Vestía un hermoso vestido floreado con tonos azules, sandalias blancas sin taco y su cabello estaba ondulado y dejado al aire, como cuando yo la lleve al salón y pedí que se lo cortaran. Su piel seguía siendo blanca, pero tenía un leve tono bronceado que le sentaba estupendo. Sus labios rojos se entreabrieron levemente y por un momento sus ojos me miraron con algo de desesperación. Pero al segundo vi como se volvieron duros y su ceño se frunció.
-Tu: No me llamo princesa Tom...– me dijo fríamente – mi nombre es _______(tn).
Temblé ante mi nombre salido de sus labios. Trague con fuerza y lance lo primero que se me vino a la mente.
-Tom: ¿Cómo has estado ______(tn)? – pregunte, haciendo énfasis en su nombre.
Vi como el… chico que estaba a su lado, caminaba hacia el Jeep y nos dejaba solos. Al menos el maldito era levemente razonable.
-Tu: No tan bien como tu – me dijo mirándome de pies a cabeza, con un dejo de burla.
-Tom: Tú te ves bien… le dije anhelante, tratando de no temblar – muy bien-
-Tu: Gracias – dijo, llevándose una mano al cabello, nerviosa.
Su gesto me desarmo por completo. Una cosa estaba clara. Deseaba a esta chica como nunca desee a nadie. Mis rodillas casi se doblan cuando sentí su suave aroma golpeando mi nariz.
-Tom: No te gustaría… dar una vuelta – le dije, sin saber aun que demonios decía.
-Tu: ¿¡Que! – pregunto algo consternada, pero de inmediato se compuso – ¿Por qué Tom… tu mascota de hoy no se encuentra disponible?

La vi mirarme con desprecio en su mirada. Su manos estaban empuñadas y su labios apretados. Me dolieron sus palabras. Pero tenía razón de pensar mal de mí. Yo no había hecho más que darle razones para que pensara así… Para variar, la había cagado.
-Tom: Ella es solo mi amiga- balbucee, tratando de explicarme.
-Tu: ¿Así... como lo era yo? – pegunto alzando una ceja.
-Tom: No- murmure, nervioso – _______(tn) Y-yo…
Y me acerque a _______(tn), estirando mi mano. Quería tocarla. Sentirla. Casi la pude tocar. Pero ella se alejo de mí. Ese gesto me dolió.
-Tu: Estoy ocupada Tom, dime qué diablos quieres – me dijo cortante.
La mire algo asustado. La _______(tn) que yo recordaba no era tan fría e indiferente…
-Tom: Quisiera que habláramos… - dije, sacando fuerzas de flaqueza.................





sábado, 13 de octubre de 2012

Capitulo 27 :D


Narra Tom.

Luego de la odiosa noticia que me dio Alice, no sabía muy bien si estar feliz o enojado. _____(tn) vendría. Podría verla, al menos de lejos… pero… tenia novio… y eso me dolía, no sabía porque, pero me dolía…
Como la mayoría de mis supuestos amigos me habían mandado al diablo, mi lista de compinches había bajado casi hasta la ridiculez. No tenia con quién demonios salir y necesitaba despejarme o iba a reventar. Así es que luego de pasar una tarde como el demonio, y de ver como Alice me dejaba solo otra vez, la muy ingrata, decidí salir solo… que mas me daba, ya me estaba acostumbrando.
Me estacione sin quererlo en el pequeño parque a la salida de Miami. No me di cuenta cómo fue que llegue hasta allí, pero recordé con nostalgia la primera vez que bese a ______(tn).....
Ella estaba tan nerviosa. Pero era una ternura. Sentí como el calor me subía por el cuerpo al recordar la avidez de esos labios rojos, buscando los míos con ansiedad… y esa sensación, cuando me toco en el Fanatasy...

Trate de sacar esos pensamientos de mi mente, porque no me hacían nada de bien. Ya ni recordaba la última vez que había estado con alguien… no, si lo recordaba. La misma noche que ______(tn) me descubrió con Megan. Esa misma noche había sido mi última aventura y desde allí… había sido un maldito monje. Insisto. Mi ''amiguito'' estaba con depresión, porque no se me antojaba nadie. Y eso era malditamente extraño.
Me baje del automóvil y me senté en el césped. El atardecer estaba bello y saque mis cigarrillos. Me debo haber fumado unos 10 seguidos, porque mi maldita mente no hacía más que recordar y recordar… y todo lo que hacía era ver tipas de ojos verdes y pelo desordenado… a pesar de que trataba de recordar alguna otra cosa, ______(tn) insistía en colarse en mis recuerdos. Era como una maldición. Algo tendría que hacer para quitármela de la cabeza.

Cuando ya anochecía y me empezó a doler el trasero de tanto estar sentado en el suelo, decidí que sería hora de marchar a casa. Podría haber ido al Fantasy o a darme una vuelta por Miami, pero temía encontrarme con ______(tn)… en realidad temía encontrarme con ella y alguien de su mano. Suspire profundo y me dirigí a mi vehículo. Mejor me daba una buena ducha fría y me tomaba unas 3 píldoras, para poder dormir por unos 4 días seguidos, Con suerte,______(tn) ya se habría marchado y me dejaría seguir con mi patética existencia.
Estaba a punto de marcharme cuando las luces de un vehículo me cegaron un momento. Alguien se detuvo un momento, tocando el claxon y sacando una mano.
-xXx: ¡Hey Tom! – escuche que me decían.
Esto tenía que ser una clase de visión. O ya estaba jodido y me estaba volviendo loco. No recordaba que nadie quisiese hablarme últimamente… Cuando me acerque y pude ver mejor, una sonrisa subió a mi rostro.
-Tom : ¡Jasmine! – le dije emocionado.
-Jasmine: Oye, apenas te reconocí – me dijo – si no hubiese sido por el vehículo…
-Tom: Si – le dije sonriendo – cambio de imagen, jejeje.
-Jasmine: Te ves bien… ¿qué haces por acá tan solo? – pregunto.
-Tom: Es mi rutina diaria Jasmine... tu sabes que ya nadie quiere estar conmigo… soy como una peste.

Jasmine me miro con los ojos amigables. Yo nunca había sido un maldito con ella, porque obviamente no me interesaba. Por lo cual no estaba ni entre la lista de las dolidas ni entre la de las posibles conquistas. Bien. Me gustaba la idea de alguien neutral por ahora.
-Jasmine: Oye, yo no soy ninguna jueza – dijo sonriendo- podríamos dar una vuelta si quieres…
-Tom: Oye, quizás no sea tan mala idea… - le dije, feliz de que alguien me hablara.
-Jasmine: ¡Bien! – dijo alegre- Podríamos ir en mi auto… pero tendríamos que ir a dejar el tuyo…
-Tom: No hay problema- le dije- de todas formas me gustaría ponerme otra ropa… esta apesta a cigarrillo – le dije.

Nos subimos a nuestros vehículos y conduje a casa. Jasmine me espero en su coche y yo me di una ducha. Pensé en vestirme con algo más sexy, pero no tenía más que la ropa sosa que últimamente me gustaba usar. Me sonreí y pensé que era lo mejor. No me interesaba un revolcón con nadie… al menos con nadie que no tuviese ojos verdes y sonrisa torcida. Mente estúpida.
Me puse unos jeans y mis zapatillas. Busqué una camisa azul a cuadros y desordene un poco mi cabello. Me perfume un poco. Baje rápido por la escalera y Jasmine estaba allí, escuchando música.
-Jasmine: Hey Tom, muy guapo – me dijo sonriendo- te ves con este estilo… más natural.
-Tom: Gracias– dije sincero- ya me estaba cansando de que todo el mundo me mirara el trasero y como objeto sexual- bromee.
Jasmine rió con naturalidad. Esta chica era simpática. Me recordaba un poco a _______(tn)… antes. Claro que nadie podría ser como _______(tn). Jamás.

-Jasmine: Donde te gustaría ir…- Me dijo- a bailar… ¿o al Fantasy?
Analice mis opciones. Bailar… no se me antojaba. Y el Fantasy… allí estaría Chris… o Alice y no quería toparme con ellos por ahora. Probablemente _______(tn) estaría por allí y no sería de las mejores ideas.
-Tom: ¿Oye y si vamos a comer algo? – le dije.
-Jasmine: ¿Algún lugar en especial? – me pregunto encendiendo el motor.
-Tom: Hace tiempo que no como comida italiana…
-Jasmine: ¡Ok! – dijo sonriendo – conozco un lugar muy bueno… seguro te encantara.
Y partimos..........
















miércoles, 10 de octubre de 2012

Capitulo 26 :D


-Kim: Eres, lindo – dijo mi hermana siempre tan directa- Tan diferente a…
-Tu: ¡Kim! – la corte… ya sabía para donde iba.
Ella bufo por lo bajo, mientras entrabamos a casa. El día se hizo corto, y Mama estaba extasiada. Era feliz con todos sus hijos en casa. La felicidad la agoto temprano, y ella y Papa se fueron pronto a la cama. Chaz se había acomodado muy bien a todos ellos y todo mundo parecía adorarlo.Chaz era muy querible.Pronto mis hermanos estaban llamando por teléfono como locos. Supuse que querían ver a alguien…Dylan llamaba a Alice y Kim a Chris.

Parece que las cosas entre ellos estaban bastante bien. Eso me gusto. Kim no era de relaciones muy largas, pero aprecia llevarse bien con el pequeño amigo de… Tom . Y Dylan había tenido un singular comienzo con Alice, pero parecía haberlo superado. Al menos alguien que tenga suerte, aunque ese alguien no sea yo.En menos de quince minutos habían llegado Chris y Alice a casa. Me emocioné cuando vi a Alice.
-Alice: Hey ______(tn) – me saludo, mientras se acercaba a Kim.
-Tu: ¡Hey! – le conteste, mirando a sus espaldas.
-Alice: No te preocupes… él no está por aquí – dijo tranquilizadoramente.
-Tu: Gracias Alice- masculle, seria.
-Alice: ¡Hey, lindo novio! – me grito –
-Tu: Él no es… - trate de explicar.
-Chris: ¿Adónde iremos? – interrumpió abrazando por detrás a Kim.Me gustaba como se veían juntos.
-Dylan: No se… ¿quizás a comer algo…?
-Chaz: Vamos! – dijo emocionado mientras me daba una mirada de súplica, a la cual no pude negarme.
-Tu: ¿Dónde? – pregunte.
-Chris: ¡A la Bella Italia!- dijo gritando eufórico, no pude evitar reirme.Me agradaba Chris, no asi su amigo o bueno ex-amigo a estas alturas.

Salimos los seis, riendo. Nos fuimos en el jeep de Alice, porque era más amplio. Mis ojos vagaban por las calles y casa, buscando. No sabía por qué motivo tendría que verlo por ahí a esas horas de la noche, pero mis ojos no dejaban de buscar…
-Alice: Llegamos- aviso ella, deteniendo el Jeep.
-Kim: ¡Genial! – dijo mi hermana ayudada a bajar por Chris.
Entramos y el restaurant en cuestión estaba bastante lleno. Nos sentamos en una mesa amplia, alejada del ruido y ordenamos. La comida era buena, y conversamos un millón de cosas, siempre evitando los temas incómodos, como Tom . Agradecía eso, porque todavía no sabía cómo enfrentar el tema…No hubo necesidad de mayores ensayos en todos los casos. Mi destino no me dejaba en paz. Mientras ya retiraban los platos y bebía un poco de vino, un aroma demasiado familiar me llego de golpe, haciéndome toser con el contenido de la copa. Ese aroma era inconfundible.Me volví con precaución y el corazón se me bajo al estomago… o al contrario… no sabía bien, pero lo claro es que mis entrañas eran todo un lio.

-Tu: T-Tom...... – musitaron mis labios.
Él estaba sentado en una mesita pequeña, junto a una chica que no reconocí. Solo lo vi a él. Se veía distinto. Demasiado. No llevaba esa ropa infartante que yo recordaba. Vestía jeans y una camisa a cuadros, y llevaba el cabello libre, en un bonito color miel mas brillante de lo que yo recordara. Tom reía. Sus ojos bailaron un instante, tras esas pestañas impresionantes. Y luego, se posaron en mí. El reloj se detuvo un segundo. Juraría que lo hizo. Y luego sucedió..........





sábado, 6 de octubre de 2012

Capitulo 24 y 25 :D


Narra ______(tn)

De alguna forma todo el mundo fue a parar al bar de Chris, el Fantasy. No estaba muy segura como habíamos llegado allí, pero agradecí estar en cualquier otro sitio que no fuese mi casa o la de Tom. A mi casa, no podía ir sin preocupar a Mama o Papa y ni hablar de quedarme donde Tom.
A apenas me hablaba, pero sentía su reconfortante abrazo. Chris cerró temprano y nos quedamos allí, tratando de organizar el escándalo. Solo Megan había desaparecido, pero hasta Mike y Antony estaban allí. Todos me miraban con cara de compasión. Eso no me gusto.

-Tu: Estoy bien – dije con una voz seca, casi irreconocible.
-Kim: _______(tn), deberías sacar lo que llevas dentro- dijo mi hermana alentándome.
-Tu: No tengo nada que decir. Fui una imbécil. No sé como deje que esto pasara.
-Chris: Tom es el culpable – dijo despacio.
-Tu: No- dije tajante – No lo es. Yo sabía en qué me estaba metiendo. Solo que nunca espere… yo no quería… amarlo…
Todos se me quedaron mirando con lastima.
-Alice: Yo te lo advertí, pero creo que ya era tarde – musito ella con cierto aire de tristeza.
-Tu: No estoy segura sobre lo que hare ahora- musite despacio.
Reino el silencio en la habitación. No estaba segura de nada, excepto por una cosa: NO quería volver a ver a Tom Kaulityz en mi vida. No era sano.
-Kim: Pues, podrías irte a la casa de la playa… en California.
-Alice: ¿California? – escuche que decía confusa.
-Tu: Si – musite yo, mientras más lejos mejor pensé - ¿Que les diremos a Mama y Papa?
-Dylan: Eso déjamelo a mí – Me dijo mi hermanito, tan preocupado como siempre– tu solo debes partir… puedes llevarte mi automóvil si quieres.
-Alice: ¿En realidad crees que lo mejor es huir?
-Tu: No soy capaz de estar cerca de Tom- dije casi en un murmullo agónico.
-Alice: Lo siento – dijo – en realidad mi hermano es una bestia en ocasiones…
-Kim: Un malndacido – murmuro Kim aun con odio en sus ojos al momento de mirar a Alice.

Chris y Alice comenzaron a hablar y yo y mis hermanos comenzamos a trazar el plan. Quería huir, idealmente enseguida, pero tendría que esperar al día siguiente. Varios se durmieron en los sillones, pero yo no podía hacerlo. Mis pasos me llevaron al vip en que Tom me tuvo aquella noche…
Como dolían sus recuerdos. Tenía que irme… y ver si era capaz de olvidarlo.
Mucho más temprano de lo planeado, yo ya estaba camino a California. Me había llevado pocas cosas. Me quedo grabado a fuego el temblor de la voz de Mama, y el rostro de preocupación de Papal. Lo sentía mucho, pero debía huir. Intentar armar los pedazos de mi corazón otra vez… si es que eso era posible.

~ SEIS MESES DESPUÉS ~

El tiempo pasó tan lento, que casi se me hizo insoportable. Mi vida en California se había vuelto muy diferente a lo esperado, pero quizás eso fuera mejor. De ser una tranquila y perfecta desconocida, pase a ser una perfecta acosada. Los chicos me seguían sin yo proponérmelo y eso me causaba algo de gracia. Me volví un poco loca los primeros meses, pero no eran más que juegos. Trataba de apagar la tristeza. La pena en todo caso, aun era muy grande. Llegue a pensar que jamás pasaría.

En uno de mis múltiples paseos por la playa, fue cuando lo conocí. Él era un chico muy dulce y muy inteligente. Se hizo my amigo con facilidad y casi logro sanar por completo mi herida. Volví a reír. Chaz. Él si era un perfecto ángel. Nos veíamos casi a diario, yo había conseguido un pequeño trabajo que me dejaba mantenerme, en una constructora pequeña. Hacía de todo y poco a poco, fui ganando más responsabilidades.
Recuerdo hacer recibido un par de veces llamadas de parte de Tom. Me tomo todo mi autocontrol no contestarle. También varias veces me llamaron y no había nadie en la línea… ¿sería él? No, claro, Justin no haría algo así. Después de todo, que podríamos decirnos. Todo estaba dicho. Y hablar no me apetecía por ahora. Quizás mas adelante, cuando la herida sanara.

Chaz conoció mi historia y me escucho. No ataco ni apoyo a nadie, solo escucho. Y agradecía eso. Pronto se acercaría el cumpleaños de Mama, y me carcomía la duda de ir o no a verla. Ardía en deseos de ver a mis padres, pero temía encontrarme con Tom y no estar lista para perdonar… olvidar… y aceptar que jamás seria mío.
Fue Chaz el que me dio la idea de acompañarme. Le agradecí el gesto y le dije que lo pensaría. Esa noche, en mi habitación, estuve recordando. Pensar en Tom ya no me dolía tanto, pero era indudable que había dejado una huella. Una lo suficientemente profunda como para no permitirme tener algo con otro hombre… algo serio al menos.....

Había tenido aventuras pasajeras en California, era casi imposible no tenerlas… pero no había conseguido jamás llegar a… tener sexo. Todo quedaba en las preliminares. Simplemente no era capaz. En cuanto las cosas se ponían un poco candentes, veía sus ojos. Parecía que siempre estaba ahí. No podía hacerlo. Quería que fuese Tom.
Deseaba que fuese él. Así que todavía era bastante inexperta en la materia, aunque había llegado a hacerme famosa por mi manera de besar… en eso si que había mejorado. Me gustaría ver la cara que pondría Tom si se enterara de algo así…
Quizás no fuese tan mala idea volver a Miami........



• Capitulo #25


Al día siguiente me decidí a ir. Le pedí a Chaz que me acompañara, pues necesitaba de su compañía y su
amistad. Él acepto de inmediato. Llame a Kim, pero no fue ella quien me contesto. Me extraño eso.
-xXx: ¿______(tn)?- escuche una voz familiar.
-Tu: ¿Alice? – pregunte.
-Alice: ¡Vaya chica, pensé que te había tragado la tierra! rio ella, al otro lado de la línea-
-Tu: Alice y mi hermana…Kim, ¿por qué no lleva su teléfono?
-Alice: Oh, bueno… ella está en casa, pero… mmmm no está, digamos… disponible.
No entendí a que se refería.
-Tu: No te entiendo… ¿es que esta con… alguien?
-Alice: Precisamente – murmuró – tu hermana esta con Chris… ¿te acuerdas de él?

Claro que lo recordaba. El amigo de Tom. Bueno, no sabía si seguían siendo amigos, pero suponía que sí. Así que Kim y Chris… vaya que no perdía tiempo. Solo esperaba que no terminara con un corazón roto como yo. Como con él… Me atreví a preguntar por Tom, ya que hablaba con Alice.
-Tu: Alice y como está todo por allá… ehmmmm....
-Alice: ¿Tom? – pregunto ella, perceptiva.
-Tu: Si- dije carraspeando- Tom… ¿está bien…?- sentí un ligero dolor en el pecho.
-Alice: Él está bien _______(tn) – dijo simplemente.¿Y tú estás bien… supongo? – pregunto con cuidado.
-Tu: Si- reí un poco- fuerte como un roble. Alice, me gustaría que le dijeras a Dylan y a Kim que iré para allá el próximo mes… ¿podrías hacerlo sin que Mama se entere? Quisiera darle una sorpresa por su cumpleaños…
-Alice: ¡Claro! Será genial verte, amiga – dijo Alice fraternal. Ella siempre fue agradable.
¿Y… vendrás sola? – pregunto Alice.
Esa pregunta fue extraña. Estaba segura de que a ella le daría lo mismo, pero quizás quería saber por Tom… mejor poner a todos sobre aviso.
-Tu: No, no iré sola… iré con alguien muy especial para mi… Chaz. Él es como mi otra mitad- le dije contenta.
-Alice: Oh, muy bien, yo les informare a todos- hubiese jurado que sentí énfasis en la palabra todos, pero no le di importancia.
-Tu: Genial Alice, te lo agradezco… en cuanto Kim esté disponible le dices que me llame… por favor.
-Alice: No hay problema,yo informare.Nos vemos _______(tn).
-Tu: Nos vemos – le conteste.

Me prepararía para ir a Miami. No quería que Tom viera a la misma _______(tn) de antes. No. No más _____(tn) estúpida y retraída. Quería que notara el cambio. Que no se diera cuenta de que todavía lo amaba…
Tenía un plan. Tenía que resultar. Al menos eso esperaba.
Le pedí ayuda a Chaz, quien acepto gustoso. Chaz trabajaba en una tienda estupenda, y le pedí que me ayudara con mi guardarropa.
Modifique un poco mi aspecto, recorte el cabello como recordé que a Tom le gustaba. Mi ropa tenia estilo, no como la que me había dado él, pero era suficiente.

-Chaz: ¿Estás segura de que quieres hacer esto? – me pregunto, pasándome un abrigo, ya que en California eran innecesarios, pero no así en Miami.
-Tu: En realidad no – le dije, sonriendo torcidamente- No estaba segura de nada en realidad.
-Chaz: No quiero que sufras de nuevo – me dijo él, mordiéndose el labio.
Lo mire con ternura ¿Por qué no podría amar a Chaz? Era un buen chico, hermoso… y yo no podía verlo más que como amigo. Parecía que me gustara sufrir. En realidad a veces me portaba como una tonta. Como me había dicho Tom.
-Tu: No pasara nada si tu estas ahí- le dije, acariciando su cabello- Eres mi mejor amigo. El único. Si tú me apoyas todo irá bien.
-Chaz: Yo espero que si… él es tu pasión… - me recordó.
-Tu: No podemos evitar las pasiones, pero si vencerlas- dije convencida.
-Chaz: ¿Pretendes enfrentar tus temores? – me pregunto.
-Tu: Creo que será la única forma de sacarlo de mi corazón y mi mente. De otro modo, siempre será un fantasma.
Él asintió y me dio un abrazo reconfortante, que me hizo sentir protegida y segura.
-Chaz: Entonces estamos de acuerdo.

El mes paso demasiado rápido para mi gusto. Me estaba entrando un pánico escénico increíble, y ya no me creía capaz de hacer todo lo que tenía planeado.
Llame a Kim. Necesitaba hablar con alguien.
Esta vez, me contesto.
-Kim: Hermanita – escuche su voz al contestarme.
-Tu: Kim! – dije.
-Kim: Sucede algo – me pregunto.
-Tu: Yo… no lo sé… - murmure.
-Kim: _______(tn), no es indispensable tu presencia y lo sabes. Mama lo entenderá.
Mama...No podía hacerle esto a ella.
-Tu: No – dije convencida – No me dejare vencer. Estaré por allá por la mañana – le dije.
-Kim: ______(tn), toma este consejo. Es tu decisión, pero te puede servir. No trates bien a Tom. No lo escuches, no lo mires… ni siquiera seas amable. Simplemente ignóralo. No hay mejor remedio para los malditos como él. Si en realidad te interesa olvidarlo, puedes ser su amiga. Pero si tu deseo es que le duela un poco lo que te hizo, pues… nada mejor que una cucharada de su mismo chocolate.
-Tu: Kim, yo no podría ser nunca tan cruel como Tom- le dije convencida.
-Kim: No será necesario- dijo riendo- solo haz un poco de teatro. Del resto nos encargamos nosotros… no tienes idea como me gustaría ver sufrir al muy perro…
-Tu: KIM!! - le recrimine.
-Kim: Reconoce que se lo merece- me dijo- luego ya puedes tirártelo si te complace, pero debería saber que con los _______(TA) no se juega hermanita. Solo piénsalo. Yo creo que tu problema es simple frustración sexual… quizás si te quitas las ganas de estar con Tom puedas olvidarlo.....
-Tu: Me gustaría que fuese tan fácil – le gruñí – no es tan sencillo.
-Kim: Es que eres un tonta enamorada – rio – pero créeme que te entiendo… es solo que no puedo entender que el corazón te lo haya robado ese imbécil…
-Tu: Kim,nos vemos mañana. Mis saludos a Chris…

Y le corte. A veces creía que Kim estaba más dolida que yo mismo. Solo esperaba que Chris le ayudara en ese aspecto. Y también con su vocabulario.
Nos fuimos en el convertible de Chaz. Tenía un poder adquisitivo más elevado que yo, por bendición de sus padres. Así que eso era un plus agregado.
Cuando llegamos a Miami, sentí un nudo en el pecho. Mi corazón se acelero, pero trate de mostrarme serena. A eso de las 10 de la mañana llegamos a mi antigua casa. Todo igual. Bueno, no es que hubiese pasado tanto tiempo…
Me salieron a recibir en cuanto escucharon el vehículo. Primero Mama, emocionada hasta las lágrimas. Como la había extrañado.
Corrí sin importarme nada y la abrace con fuerza. Papa estaba justo detrás, y me sonreía satisfecho.
-Papa: Te ves bien hija – me dijo sereno, aunque sus ojos estaban aguados.
-Tu: Tu también papa – le dije, aun sin que Mama me soltara - Mama, vas a ahogarme – le reprendí despacio, mientras ella no paraba de sollozar.
-Mama: _______(tn)… - sentí que decía, emocionada.
-Tu: Shhhhh – le decía acariciando su cabello – ya estoy aquí…
Vi a Kim saliendo con una gran sonrisa, lo mismo que Dylan. Todo mundo estaba contento.
-Dylan: ¡Vengan esos cinco! – murmuro, alzando su mano derecha.
-Tu: Hermano – reí mientras chocábamos nuestras manos.
Kim se guindo a mi cuello y me dio un sonoro beso en la mejilla.
-Kim: Te extrañábamos pequeñita– dijo ella, haciendo un puchero.
-Dylan: Oye, el aire californiano te ha sentado estupendo- dijo dándome un leve golpe en el brazo.
-Kim: ¿A propósito, quien es el chico? – pregunto mirando al convertible.
Con tanto barullo, había olvidado a Chaz. Me sonreí por mi torpeza y me acerque a él, pidiendo disculpas.
-Tu: Lo siento… -le dije, mientras le tendía una mano.
-Chaz: Tranquila… - rio despreocupadamente.
Y presente a Chaz a mi familia, que me observaban con aire pícaro. No dijeron nada, pero los conocía tan bien…
-Tu: Chaz es mi AMIGO – remarque para que escucharan.
-Kim: Por supuesto – dijo – ¿quién pensaría otra cosa?.........