Contador de Visitas

jueves, 21 de febrero de 2013

Capitulo 73 y 74 :D



Recordé la situación incómoda en que me había encontrado la última vez. Debía darle una explicación con urgencia, para que no pensara mas estupideces de mi… quizás era tarde…

-Tu: Tom...- le dije - Yo quería que supieras que el beso que me …- Pero no me dejo continuar.
-
Tom: No te preocupes-dijo– no ha sido nada. Sé que el doctor es un imbécil hormonal. Además de eso, no hay nada que conversar- No lo podía creer. En realidad estaba siendo tan comprensivo solo porque yo estaba enferma o lo decía de verdad. Mi corazón galopo como loco en mi pecho.
-Tu: Gracias por comprender- le dije sin que me saliera nada más inteligente. Le apreté un poco más la mano, tratando de que aceptara mi agradecimiento de alguna forma. Pero lo vi revolverse un poco y soltarse levemente de mi agarre.
-
Tom: Yo creo que debo irme- dijo sin mirarme.
-Tu: ¿Tienes que irte?- pregunte casi sin darme cuenta de lo que decía. No quería que se fuera… ¿qué podía hacer para que se quedara?
-
Tom: Si- me contesto – tengo algunas cosas que hacer…pero prometo volver por la tarde.
-Tu: Gracias por todo Tom–le dije y se me ocurrió una loca idea. Lo dije casi sin pensarlo- Pero eso no te salva de la metida de pata que tuviste conmigo Malcriado- Me miro con la boca abierta, como si no pudiera creer lo que estaba oyendo. Hace tempo que no lo trataba así, y me encanto su cara de desconcierto. Se veía tan lindo con su ceño fruncido…- ¿Qué te crees tú, que una operación va a hacer que cambie mi genial sentido del humor?-me reí.
-Tom: Por supuesto que no- me dijo sonriendo- me agrada que estés de vuelta.

Me causo muchísima gracia su rostro. Reí con todas las ganas, echando mi cabeza hacia atrás. Estaba contenta. Lo volví a mirar y me distraje viendo como su rostro se endurecía y él se tensaba, mientras se metía las manos a los bolsillos, evidentemente nervioso. No tenía ni idea que era lo que le sucedía ahora.
-
Tom: _____(tn), por favor –me suplico de pronto– ¿podrías taparte un poco…?
-Tu: ¿Qué Tom?- pregunte confundida, mientras baje la vista hacia abajo… allí estaba. Se me veía gran parte de los senos, pero sin mostrar demasiado. Solo era… demasiado sugerente- Ohhhhh- dije mirándolo – lo siento, no pensé que te molestara.
-Tom: Deja de hacer eso, me estas matando – dijo aun más complicado. Yo sonreí, triunfante. Me encantaba causar efectos de ese tipo en Tom…- No tienes idea de como te extraño Princesa- murmuro él, de pronto, dejándome de una pieza. No me esperaba ese tipo de declaración.

Suspire, emocionada y mire al techo, tratando de retener mis emociones. Quería lanzarme sobre él y decirle que yo también lo extrañaba y que por favor me desnudara y me hiciera olvidar todos mis problemas… pero las cosas no se solucionaban así. De todas formas, tampoco creí que se mereciera una mentira. Sonreí y vi como 
Tom abría los ojos asombrado.
-Tu: Yo también te extraño Tom- le dije- pero las cosas entre nosotros no parecen funcionar. Tu me hiciste daño, ahora yo a ti… así no funcionan las cosas. Nuestra relación esta llenas de problemas… quizás nunca debí cruzarme en tu vida, para empezar. Pero eras un regalo caido del cielo para mi… y termine enamorada como una idiota.
-Tom: Yo nunca me arrepentiré de haberte hablado aquella tarde… ni de nada que te involucre – me dijo atropelladamente.
-Tu: Deberías – le dije con un peso enorme en el pecho.
-
Tom: Pero yo te amo… te seguiré amando siempre…- El corazón casi se me sale por la boca… era tan hermoso escucharlo hablarme así… pero esto no podía ser. No estaba bien. 
-Tu: Tom… no… no es buena idea, deberíamos ser amigos… es el amor que yo puedo entregarte…
-Tom: Si esa es tu forma de amar, te ruego que me odies –me dijo casi arrodillándose a mi lado - pero no aceptare que me saques de tu corazón… yo sé que me amas…
-Tu: De qué sirve… ¡tú no confías en mí! –le dije de pronto sobrepasada por mi propia emoción.

Lo vi callar y morderse el labio. Quizás había ido demasiado lejos, lo estaba haciendo sufrir. Me arrepentí al momento, pero no me salió ninguna palabra de la boca.
Tom enterró su cabeza sobre las sábanas blancas de la cama, suspirando. Me deje llevar por un extraño sentimiento y pose mis manos sobre su nuca, acariciando el nacimiento de su cabello. Era tan suave… De pronto se alejo de mí, como si yo fuese la peste. ¿Qué le sucedía? Lo mire contrariada, pero su rostro no demostraba recelo o rechazo… en realidad Tom tenía los ojos oscurecidos por el deseo. Yo le había visto esa mirada antes. Mis ojos bajaron con vida propia hacia su entrepierna y pude ver el problema de todo. ¡Dios mío!. Tom tenía una enorme erección. Y yo pensando que me estaba rechazando… El problema de Tom era que me deseaba. Y al parecer tanto como yo a él. Los labios se me abrieron, inconscientemente, pero pronto quite la mirada, deseando no haber sido tan obvia. Era una causa perdida. Ahora yo estaba tan excitada como el… ¡malditas hormonas!

Volví a mirarlo de reojo y el también se observaba. Demonios, se me hacia agua la boca. Entonces, el hizo algo sorpresivo e inesperado… que me dejo acelerada a más no poder. Deslizo su mano por la dureza del pantalón y aferró su miembro con fuerza, apretándolo. Se me abrió la boca de asombro y se me olvido todo disimulo. Dios, había olvidado lo grande que era. Me sentí humedecer al momento. "Dios…ayudame..."

Entonces se excuso sin mirarme y se retiró de la habitación. Yo estaba anonadada y Húmeda, no sabía qué era peor. Suspiré y me toque el rostro, estaba con las mejillas ardiendo. Entonces mis ojos se posaron en la silla y recién entonces recordé que todo este tiempo había estado Papa en la habitación. Mi vergüenza era increíble, pero él estaba en la misma posición que al dormirse. No había movido un solo músculo. ¿Cómo podía haber olvidado que Papa estaba allí…?

Llame a una enfermera con urgencia. Le pedí que me diera un sedante, a ver si conseguía dormirme, argumentando dolor. En realidad quería olvidarme de lo vivido hace unos momentos, y no me vi capaz de dormir en la forma normal. El sedante era poderoso. A los pocos minutos, conseguí dormirme. Y volví a soñar con 
Tom.

Cuando volví a abrir los ojos, había pasado un buen tiempo. No sabía cuánto había dormido, pero Papa ya no estaba allí. Recordé que entre sueños me comentó algo sobre el resultado de los exámenes, que habían salido bien y sobre Chaz. El se haría cargo.

Me desperecé y mire a mí alrededor. No parecía haber ningún cambio aparente. Las maquinas de soporte vital me tenían medio vuelta loca con sus incesantes sonidos… pero nada podía hacer. Que fastidio. Pronto entro una enfermera con una bandeja de comida. Le sonreí como pude y comí un poco de cada cosa. No tenía mucho apetito, pero si tenía mucha sed. Bebí toda el agua que me trajeron. Finalmente la enfermera se dio por vencida y decidió llevarse la bandeja. En ese preciso momento, en que yo aun tragaba, apareció él por la puerta..........




• Capitulo #74

-Tom: No estás comiendo bien- lo oí decir. Casi me atragante. No podía verse tan bien. Era increíble. Lo debo haber quedado mirando con cara de imbécil. Trate de componerme.
-Tu: Tom...- dije con un leve dejo de asombro- No pensé que vendrías.
-Tom: Te lo prometí- me dijo.

Fue acercándose a la cama y yo no me creía esta visión tan celestial. Se veía tan bien que dolía la vista. No pude evitar evaluarlo completamente. Sentí que el rubor traidor subía a mi rostro. El tomo una silla y la acerco, para sentarse al lado de la cama. Olía tan bien… mi estomago se hizo un nudo y sentí cosquillas en la espalda. Su pelo desordenado se veía divino. Era el Tom que conocí aquella tarde tan solitaria.

-Tom: ¿Cómo te encuentras? – pregunto mientras hacia formas con sus dedos.
-Tu: Mucho mejor, gracias –le conteste tratando de sonar serena- Papa y Mama me contaron que los exámenes han arrojado buenos resultados, por lo que quizá me den de alta antes de lo previsto…
-Tom: Eso sería maravilloso –dijo despacio, mientras tomo una de mis manos. Me tense sin proponérmelo, ante su contacto. El sentirlo sobre mi piel era abrumador. Mi cuerpo respondió y sentí que mi corazón se aceleró, mientras mi respiración se hacía pesada. Solo esperaba que no notara el escalofrío que me recorrió cuando deslizo uno de sus dedos por la piel de mi muñeca. Lanzo un suspiro y derribo mis barreras
-Tu: ¿Qué haces Tom?-pregunte ansiosa.
-Tom: ¿Qué hago con qué?- me contesto con aire inocente.
-Tu: Tu sabes- le dije un poco molesta.
-Tom: En realidad _____(tn), no sé de lo que me hablas- me contesto sin mirarme.

Lance un bufido, enojada por sus respuestas evasivas, pero me fue imposible retirar mi mano. Aunque debí hacerlo. Su contacto me quemaba y todo fue peor cuando llevo mi muñeca a sus labios y depositó un beso húmedo allí. Una descarga eléctrica me recorrió el cuerpo y no pude evitar lanzar un pequeño gemido. Me ruborice. Solo esperaba que no lo hubiese oído. Tenía que detenerlo… debía o me lo devoraría a besos… y yo no podía ceder tan fácil, no podía…
-Tu: Tom, las cosas no son tan simples… yo no volveré contigo-le dije con un hilo de voz. Note un brillo de decepción en sus ojos y lo sentí mucho, pero tenía que ser así… Yo tenía que dejar mis puntos claros… pero mirándolo frente a mí, ya no sabía ni de qué puntos estaba hablando… Me sonrió.
-Tom: No quiero volver contigo- me dijo besando un poco más arriba, por mi brazo- Te deseo... – murmuro despacio.

No me podía creer lo que había escuchado. Tom me deseaba y yo quede sin armas. Yo también lo deseaba como loca y la forma de decírmelo, me activo por completo… El levanto la mirada y lo vi decidido y hermoso, como nunca. Fui incapaz de decir algo, pues mis labios se negaron a moverse. El a su vez siguió besando mi brazo, mientras sentía como su lengua salía de su boca para lamer la piel expuesta. Jadee, asombrada. No pude más. Saque mi brazo de su agarre y el no se opuso. Solo se dedico a observarme.

Desee con toda el alma que me besara. Era lo único que tenía en mente. Es por eso que no hice absolutamente nada cuando lo vi acercarse con lentitud y entreabrir sus labios, para depositar un húmedo y casto beso en mis labios palpitantes. No hizo nada más. Cerró los ojos y lo sentí inhalar, sintiendo mi aroma. Yo estaba excitada. Y no me conformaría con solo eso. Cuando lo vi alejarse, mi mente quedo en blanco. Mi mano automáticamente lo tomo del cabello, con fuerza y lo jale hacia mí. Entreabrí mis labios para poder sentir su aliento, y mi lengua se coló entre los suyos, impetuosa. Y él me contesto. Con pasión y deseo. Mi cuerpo se sintió derretir. Estaba perdida.

Si no hubiese sido porque entro la enfermera a la habitación, Tom y yo nos hubiésemos echo uno ahí mismo, en la cama del hospital, con todo y agujas, maquinas y toda las maquinas. Estaba tan excitada que me dolía, y allí no era mucho lo que podría hacerse. Apreté los puños, frustrada, mientras Tom seguía pegado a mí, acariciando una hebra del poco cabello que me quedaba, mirando a la enfermera que anotaba algunas cosas y nos lanzaba miradas reprobatorias.Ya estaba todo perdido. Yo misma lo había besado… así que supongo que no podía seguir enojada.

-Tom: ¿Eso significa que me perdonas? – pregunto Tom, mirándome con cara tierna.
-Tu: Lo estoy pensando- murmure perdida en sus labios entreabiertos.
-Tom: Quiero que salgas pronto de aquí Princesa- me dijo con voz intranquila.
-Tu: Yo también quiero salir- murmure. La enfermera salió y al poco tiempo entro un medico que no había visto. Era más viejo y se veía con experiencia.
-Doctor: Srta. ______(TA)- dijo el acercándose- Soy el Doctor Smith, mucho gusto- dijo tendiéndome su mano. Le di un suave apretón- Debemos hacer algunas pruebas hicimos las de las respuestas reflejas anteriormente, pero nos gustaría saber que se desenvuelve bien en todas las formas… una intervención de su tipo siempre es riesgosa y necesitamos saber que no ha tenido ninguna complicación… ¿me podría acompañar?
-Tu: Bueno… yo… ¿debo levantarme? – pregunté mirando a Tom que me sonreía.
-Doctor: La llevaremos en silla de ruedas. Su novio nos puede ayudar.

Tom me tomo por las piernas y me deposito en la silla de ruedas que habían traído. Me arregle un poco y me llevaron a otra sala. Tom me seguía de cerca.

-Doctor: Usted puede entrar si quiere- dijo mirando a Tom- solo haremos algunos ejercicios básicos.
-Tu: Si Tomacompáñame- le dije tendiéndole una mano.
-Tom: ¡Qué miedosa!- me murmuro al oído.
-Tu: ¡Eres muy malo!- le dije ganándome una suave risa.
Llegamos a una sala, en donde había múltiples muebles y aparatos. Tom ayudo al Doctor a pasarme a una caminadora y luego me tomaron un chequeo general de mi estado físico. Luego de varias pruebas, finalmente me sentaron frente a un escritorio. Ahí ya no entendía nada. El doctor me sonrió.

-Doctor: Bueno, veremos cómo va todo con tu mente- me explico- queremos descartar cualquier tipo de problema debido a la extracción del Tumor- Me dejaron sentada y unos cuestionarios encima. Eran como los test de inteligencia que había hecho alguna vez. Eran simples, así que no tarde mucho en terminarlos. El médico se excuso y me dejo en la sala con Tom. Ya prácticamente había terminado cuando mi torpeza hizo presencia y golpee el recipiente con lápices al suelo. Iba a agacharme a recogerlos, pero antes de que lo intentara Tom ya estaba en ello.

-Tom: No puedes estar haciendo eso- me gruño- estas convaleciente como para estarte doblando- Suspire resignada y descanse en la silla, mirando al techo. Pero lo que sucedió a continuación no me lo imagine ni en un millón de años.

De pronto sentí unas manos entre mis muslos. Di un salto gigantesco y mire hacia abajo, más espantada que cualquier cosa. Tom estaba arrodillado frente a mí, debajo del escritorio y me sonreía con maldad. Dios mío. Mi corazón se agito al momento mientras sentía sus suaves manos ascender por mis muslos, con demasiada lentitud. Jadee y trate de moverme, pero me lo impidió.

-Tu: Tom no… - susurre mirándolo- No estamos solos y vendrá alguien…
-Tom: ¿Eso lo hace más emocionante no crees? – me dijo con cara pícara.
-Tu: No serias capaz- lo rete excitada de pronto con su idea.
-Tom: Pues obsérvame... Lo siento Princesa, pero ya no aguanto más- me dijo con voz ronca, mientras sus cabellos desordenados se perdían entre mis piernas.

Apreté el lápiz en mi mano y la boca se me abrió de asombro. Solo cuando sentí los labios de Tom en mi intimidad recordé que no traía ropa interior. 
-Tu: ¡Ay por Dios!- susurre golpeada por una oleada de placer repentino. Estaba embelesada con la suavidad de sus caricias. Mis piernas se tensaron, mientras Tom las separaba un poco mas, dándose mejor acceso en el reducido espacio bajo el escritorio. Sentí la lengua de Tom deslizarse rítmicamente entre mis pliegues, haciendo que me humedeciera como nunca. No me podía creer que estuviera haciendo eso en este lugar. Esto superaba cualquiera de mis morbosas expectativas, con creces.

La lengua de Tom se enrosco sobre mi clítoris, haciéndome gemir ahogadamente, mientras mis ojos viajaban del escritorio a la puerta, temerosa de que alguien entrara. Observe hacia abajo y las manos de Tom habían levantado por completo el camisón, dándome una vista privilegiada de lo que hacía. Vi su boca entreabierta y su lengua saliendo de ella, saboreando mi intimidad como si fuera la última vez, mientras mis piernas temblaban y yo gemía casi desesperada. El muy pervertido se entretenía en mirarme, clavando sus ojos chocolate en mi rostro excitado y yo sentía derretirme ante el poder de sus bellos ojos.

-Tu: Tom... nos van a atrapar- jadee extasiada.
-Tom: No lo harán- murmuro sin dejar de lamer mi sexo- Quédate muy quieta…. Y simula estar escribiendo- me dijo sin mirarme, mientras continuaba con su labor.
-Tu: No… creo… que pueda… ¡Oh por Dios, Toooooom!-gemí. Su mano se abría camino en la entrada de mi intimidad, entrando en ella con lentitud extrema. Su lengua se deslizaba hambrienta, y su dedo comenzó con un bombeo incesante, doblándolo levemente cada vez que entraba, haciendo que me faltara el aire de pronto, desesperada por las sensaciones de los labios de Tom en mi sexo. Pronto sumo otro dedo a su penetración, haciendo que mi cuerpo completo temblara. Estaba casi a punto de llegar a la cima, perdida en las sensaciones, cuando se abrió la puerta de la sala. "Mal- di - cion".
-Enfermera: ¿Ya ha terminado señorita ____(TA)?- preguntó una enfermera amablemente. "No maldición, no he terminado" pensé al borde del colapso.
Tom escucho perfectamente la entrada de la enfermera, pero aunque intente cerrar las piernas, no me lo permitió, abriéndolas aun más si fuera posible y hundiendo su lengua en mi entrada. Maldicion. Mi corazón bombeaba a tal velocidad que pensé que me daría un infarto allí mismo.
-Tu: Yo… yo .. no me… Uhmmmm- dije entre aterrada y excitada a más no poder. Debía estar roja o quizás de qué color. Esto era innombrable.
-Enfermera: ¿Se siente bien?- me pregunto ella acercándose. " No tiene ni una maldita idea de lo bien que se siente" pensé.
-Tu: ¡Si! - casi grité algo ahogada- es solo que… te- tengo mucho calor…. ¿Ud.. Ud… po- podría trae-erme un poco de a- a - agua?- pregunte de alguna manera.
-Enfermera: Claro- dijo ella mirándome preocupada- en seguida vuelvo, y traeré al doctor.
-Tu: Uhm- fue lo único que pude decir, mientras la lengua de Tom seguía en su labor, aumentando el ritmo de sus lamidas, mientras su lengua se enroscaba dentro de mí.
Mire hacia abajo, con la boca abierta, jadeando descontrolada mientras Tom me miraba, con los ojos oscurecidos en lujuria, lamiendo con deleite mientras volvía a enterrar sus largos dedos en mi interior- ¡Ahhhhh...!- gemi - T-oom

No termine de hablar. En realidad no pude. El orgasmo más poderoso de mi vida me embistió con fuerza, haciéndome temblar de tal manera que el escritorio completo tembló cuando me aferre de él, gimiendo como una posesa. Grite como nunca y de seguro pensarían que me había sucedido algo. El muy pervertido me miraba feliz desde debajo del escritorio, acariciando mi muslo desnudo, mientras se relamía los labios con sensualidad.
Eso había sido el cielo. Me arregle como pude, tratando de componerme, mientras Tom salía de debajo del escritorio, sonriente. No sabía cómo demonios iba a salir de esta, pero lo seguro es que Tom me las pagaría....







2 comentarios:

  1. O.O likazooo me encanto el capituloo..
    Ay Tom asi obvio la vas a recupersr..

    Yampii siguelaa pronto :D
    bye cuidate

    ResponderEliminar
  2. LOOOOOOOOOOOL! Ese capítulo estuvo tan gracioso.. y pervertido LOL. Lo amé, así de simple xd. espero que subas el que sigue! :3 Amo tooda la historia.

    Nos vemos.
    Saludos! *-*

    ResponderEliminar