Contador de Visitas

sábado, 14 de julio de 2012

Capitulo 1 :D

Narra Tom

Se lo que las Mujeres quieren. Siempre buscan lo mismo. Sexo.Jugar. Es por eso que antes de que ellas vengan por eso, yo voy por ellas. Así de simple. Ellas no juegan conmigo. Yo juego con ellas.
Tengo un grupo de amigos…más bien conocidos, que no son más que unos imbeciles.Es verdad, se que están conmigo porque les acarrea fama… y por eso me siguen como perros falderos.El único que realmente vale la pena es Christian, porque el es como yo, y no busca llamar la atención por mi causa. El sol es un maldito imán. Así que como verán somos bastante parecidos.En el colegio ya no hay nadie que en realidad valga la pena. Unas cuantas chicas que me llamaron la atención ya eran historia antigua. Nada más que una noche de pasión o dos si la tipa era muy buena. Eso era todo para mí.La última de ellas había sido Kayla Rathbone, un linda chica rubia, que podira servirme muy bien, a la que me lleve a un hotel una noche, pero la muy tonta no sirvió de mucho… no duro nada y simplemente no valió la pena.

Todo un fiasco.Estábamos en lo mismo de siempre con mis amigos, en medio del patio, tomando un poco de sol, que era muy escaso en el estúpido pueblo al que me había mandado mi madre. Sin ningún reparo me envió con mi padre porque dijo que yo era un perdido y no tenia futuro si seguía acostándome con todo New York. Mira quién habla le conteste y me mando de una patada a Miami. Maldita.

Ahora tenía que estar entreteniendo a un cúmulo de estúpidos que me seguían para ver si conseguían algo de sexo con mi fama. Ellos se hacían cargo de mis sobras. Eran como un tumulto de malditos pervertidos...

Fue entonces que ví a aquella chica que si no fuera por mi completo aburrimiento jamás hubiese visto. Ni siquiera de lejos. Pero ahí estaba, observándola y analizando mis opciones. Como si se tratase de un juego. La historia de mi vida.
-tom: Hey, Chris – le dije a mi amigo, golpeándolo en una pierna- ¿Quién es esa?
-Chris: Quien – susurro Chris, que estaba ocupado mirando la cancha de rugby, mirando los traseros de la porristas.
-tom: Esa chica de allí… la de lentes – le dije.
¿Esa cosa? – dijo Mike con un dejo de asco.
-tom: Bueno, ¿me dirás o no quien es?
Chris: Vaya tom,si que te hace falta un revolcón.Claro que se quién es. Es una Nerd si quieres que te lo diga. Se llama _______(tn) o algo así. No es más que una rata de biblioteca. Nada de tu tipo.
-Tom: Mmmmm – dije observándola.

Christian era muy amigo mío, pero era una estúpido Si no era capaz de ver el potencial de ese chica, era porque le faltaban neuronas.Era de estatura media, se notaba y tenía un cuerpo delgado, pero atlético. Tenía la piel más blanca que la de una chico y el pelo rubio cobrizo demasiado peinado, con una chasquilla que no dejaba ver bien su rostro y la hacía ver más boba de lo que ya era.

Además esos lentes… por Dios, hace años que habían inventado los lentes de contacto… Estaba sentada leyendo y tenía las piernas abiertas. Deliberadamente fije mis ojos en su senos y pude ver, aun desde la distancia, y la enorme polera que traía puesta,que la chica tenia lo suyo. Un cambio de ropa, un corte de pelo… adiós a las gafas… y seria todo una diosa… habría que ver lo demás.

-Tom: Espérame aquí Chris – le dije poniéndome de pie.
-Chris: A donde crees que vas – me pregunto al verme.
-Tom: No es tu problema – le dije.

Me acerque a la chica, quien no saco los ojos del libro que leía. Yo traía mi camisa con los primeros botones sin anudar que me servía para estos casos. Doble un poco el cuello para dejar ver mi pecho. Me acerque hasta estar casi pegado a ella y le susurre:

-Tom: ¿Qué es lo que lees hermosa?

La chica dio un salto, y se le cayó el libro de las manos. Pobre, había quedado con la boca abierta al verme. Su mirada empezó en mis piernas y mi entrepierna y fue subiendo, hasta detenerse un momento en mi pecho… por último me vio a la cara y vi como se sonrojaba. No era más que un nena de mama. Me agache a recoger el libro y quede con su cara casi pegada mi pecho. La pobre abrió la boca y casi se le cae la baba del asombro. Yo estaba acostumbrado a esas reacciones, por lo que subí lentamente y me volví a poner de pie.

-Tom: Hermosa, se te cayó esto,le dije- ¿me dirás que es lo que lees?
-Tu: Yo, yo… leo Shakespeare – dijo en un murmullo.
-Tom: ¿Shakespeare? – le dije alzando una ceja.
Me miró a los ojos y pude ver que eran de un café hermosísimo. Esta chica realmente tenía potencial, pero le faltaba pulirse, demasiado. Trate de ver si respondía a mí. Me senté a su lado, rodeando su hombro con mi brazo y me deleite en ver cómo me devoraba con los ojos. Puse una mano en su muslo y le dije con mi voz más sexy:
-Tom: ¿Y me leerías algo de eso… para ver de qué se trata?

La joven se desesperó un poco y hojeo el libro. Buscaba algo especial, aparentemente, pero a mí me daba lo mismo, solo quería ver su reacción. Entonces leyó, e increíblemente, sus palabras fueron como seda en mis oídos: "¡Habla!¡Prosigue hablando, ángel resplandeciente! Pues al alzar, para verte, la mirada, tan radiante me apareces, como un celeste y alado mensajero a la atónita vista de los mortales, que, con ojos elevados al Cielo, se inclinan hacia atrás para contemplarte, cuando a trechos franquea el curso de las perezosas nubes y boga en el seno del ambiente…"
Me tense un poco y se me escapo un suspiro. Ella parecio notarlo y sonrió levemente. Pude ver que tenía una linda sonrisa, y recordé entonces mi cometido. Subí un poco más la mano por su muslo, hasta casi tocar su intimidad.

La vi ponerse tensa, Mi mirada se dirigió a sus labios y pude notar como se mordia delicadamente. La chica tenia unos hermosos labios rosados y esponjosos, comenzé a preguntarme si sabian tan bien como se veían.
Sonreí y no pude evitar mojarme los labios.
-Tom: ¿Como es que te llamas? Le pregunte.
-Tu: ______(tn) me dijo, muy despacio.
-Tom: ______(tn)... lindo nombre – le dije – Yo soy Tom.... Tom Kaulitz, pero solo dime Tom
Le tendí la mano y ella me la tomo, apretándola suavemente. Una instantánea corriente curso mi espalda, por lo que quite la mano con rapidez, algo confuso. Deseche cualquier pensamiento y segui con mi juego.
-Tu: Tom... eres muy atractivo, pero... porque un chico como tu hablaría conmigo... no soy la clase de persona ke llaman popular, no te importa que te vean conmigo?-dijo tímidamente–
Nuevamente la corriente eléctrica invadió mi cuerpo.Me dejo atontado, era en extremo tierna. Y ya era la segunda vez en tan poco tiempo y no me gusto. Fruncí el ceño.Tenía que actuar rápido.
-Tom: Claro que no me importa, si me acerque fue porque de verdad lo quería, además nunca me ha importado el qué dirán -- pude notar como se sonrojaba -- y bueno, como te gusta Shakespeare quizás me podrías ayudar – Le dije – toma, acá tienes mi teléfono… dame el tuyo, nos comunicaremos, ¿estás de acuerdo?
_____(tn) asintió, y me paso un pequeño papel con una hermosa letra. Lo guarde en un bolsillo y me acerque a su mejilla.
-Tom: Entonces te llamare – le dije dándole suave beso.
Estoy seguro que oí como se le escapo un gemido. Eso fue fácil Ella ya era mía. Me acerque de nuevo al grupo, que me esperaba expectante.
Chris: ¿Qué m*erda crees que estabas haciendo? - Me dijo enfadado -
-Tom: Marcando mi territorio, ella ya es mía y verás como este diamante se pule en unos dias, te aseguro que no la reconocerás.
-Chris: Eso? – chillo Christian – por favor Justin, hay miles mejores que ella.
Tom: NO! - le dije - es que tu no ves cuando hay un diamante en bruto, y esa chica lo es.
Chris me miró como si estuviera loco.
Tom: Mira – le dije - Tienes que sacarte los prejuicios. Primero, imagínatela sin ese peinado tan aburrido, sin lentes, con una ropa sexy y voila – le dije – Tienes a una súper sexy mujer a tu disposición.
Chris la miró analizándola y frunció levemente el ceño.
Chris: Si, supongo que podría ser… pero ha de ser un tonta… no me importa si es sexy, si no tiene nada bueno…
-Tom: Ahí es donde te equivocas – le dije- Primero, su "equipamiento" es de primera. Segundo, se excita con facilidad, lo que la hará domable… Tercero, tiene un cuerpo de lujo, así es que es mía… yo la quiero y la voy a moldear a mi gusto. Chris me miro con una sonrisa picara.
-Chris: Eres un maldito pervertido, lo sabías? – me dijo – ¿en realidad piensas torcer a esa niñita de mama?
-Tom: Bueno- le dije – al menos lo intentare. Si al final queda como yo deseo, será la envidia de todo Miami…
-Mike: Está bien, quiero verte hacerlo – dijo Mike.
No te preocupes, ______(tn) está en mis manos…

1 comentario:

  1. Tom que malo..Ahyy espero que te enamores de (tn) ..
    Me gusta como se ests desarrollando la fic..
    Siguela pronto .. Bye cuidate XD..

    ResponderEliminar