Contador de Visitas

martes, 12 de marzo de 2013

Capitulo 77 y 78 :D


Narra ________(tn).


Decido hacer algo para acercarme a Tom y no hago más que meter la pata. No era mi intención que todo esto terminara así… pero ahora tenía a 
Tom y a Dylan encerrados en el baño luchando por que el amiguito de Tom saliera entero del problema. Y para colmo de males, eso parecía algo seriamente gay. Al principio me causo muchísima gracia, pero al ver la cara de Tom después… hasta yo me asuste. Mal que mal yo también salía perjudicada…

Pero no me espere que todo el mundo se preocupara tanto de 
Tom. Ahora todos parecían querer saber lo que le ocurría o donde estaba. Y fue por eso que no los pude detener cuando llegaron decididos preguntando por él. En realidad ni me preguntaron: pasaron sobre mí. Pero yo pensé que la puerta del baño estaría cerrada. Aun así lance un grito de advertencia a los chicos… pero todo resulto demasiado rápido, y en menos de dos segundos el baño estaba lleno de gritos. Como pude me asome entre la gente y pude ver el motivo del alboroto…

Dylan arrodillado en frente de 
Tom y con las manos "en la masa" literalmente. Además, para rematar el cuadro, Dylan estaba con un pomo de lubricante a su costado y una de sus manos llena de él… Ahora sí que no pude evitar la risa. La mirada de Tom fue asesina y me miro a mí directamente. Para tratar de zafar un poco de la situación, decidí ayudarlos.

-Tu: Bueno ya, no hay nada que ver acá- dije con fuerza- esto es algo que puede pasarle a cualquiera así que se largan y dejan que los chicos arreglen su problema.
-Chris: ¿A cualquiera? – dijo– A mi no me encontrarían con otro hombre encerrado en el baño y haciendo… eso.
-Tu: No seas idiota Chris, es una emergencia medica… asunto de cremallera- aclare yo algo molesta.
-Papa (tn): Yo lo veo como alguna otra cosa- gruño mi padre inseguro.
-Tu: Papa, tu eres el ultimo que debiera decir algo… dije exasperada- ¿O quieres que te recuerde que hace un año te sucedió algo similar… pero lo tuyo termino en el quirófano?- El rostro de Papa se descompuso al recordarlo. Lo de él había sido complejo, de hecho por poco y no se desangra. Eso sí que fue terrible. Con puntos y todo. Debería recordarlo- Hija tienes razón.Todos fuera… acá no hay nada que ver.

Todo mundo murmuro y se quejo, pero finalmente salieron del baño, para alivio de 
Tom y Dylan.

-Dylan: Gracias hermanita…. Esto se estaba poniendo algo tenebroso- murmuró aun tratando de ayudar a 
Tom, quien no tenía muy buena cara- ¿Sabias Kaulitz que eres bastante sexy? – dijo él con una sonrisa idiota, tirando del pantalón.
-Tom: Dylan, idiota, déjame con algo entre las piernas idiota- se quejo molesto - Pobre Tom, debía de estar sufriendo. Traté de hacer algo, mal que mal la más interesada era yo. 
-Tu: A ver Dylan, quítate… tu eres demasiado brusco…- dije apartando a mi hermano y arrodillándome yo ante Tom. "Uhm, ok, esto me pone nerviosa" pensé.
-Tom: No, Amor… es mejor que…. – balbuceo inseguro.
-Tu: Silencio Tom, déjame esto a mi- dictamine con seguridad.

Me acerque a la cremallera de 
Tom decidida, y respire hondo, tratando de no pensar en que su sexo estaba tan cerca de mi cara. Aunque no pude evitar sonrojarme al hacerlo. Dylan daba sus buenas carcajadas y Tom hablaba, entre molesto y adolorido. Cuando por fin pude visualizar el problema, note que no era tan grave como pensaba.
-Tu: Dame un poco de eso Dylan- le dije a mi hermano tendiendo mi mano.
-Dylan: Esto se ve como una porno- rio poniendo un poco de lubricante en mi mano y mirándonos.
-
Tom: Cállate idiota- gruño  afirmándose de mis hombros.

Una sonrisa involuntaria subió a mis labios al sentirme en esta posición. Mire a 
Tom hacia arriba y le sonreí, levantando las cejas, mientras él rodaba los ojos, sin creerse mi humor retorcido. Lo oí suspirar. En realidad tenía mucha paciencia. Con mucho cuidado deslicé una cantidad de lubricante entre la piel y la cremallera… luego de un pequeño tirón certero, Tom se vio finalmente liberado. Su cara de alivio era impagable. Y ni hablar de la mía.

-
Tom: Eres mi salvadora Princesa, en serio- dijo arrodillándose y abrazándome con unas ganas increíbles-Ahora te amo más que antes…¿es eso posible?- lo oí murmurar.
-Tu: No pensaba dejarte así… no era conveniente para ninguno- reí con humor.
-
Tom: Quede un poco adolorido sabes- me dijo con un puchero- pero quizás tú puedas sanarme…
-Tu: Amor, No empieces ahora- le dije.
-Dylan: Bien, al menos _____(tn) tiene su ''juguete'' intacto- rio mientras que nos miraba divertido- Kaulitz, eso ha sido lo más macabro y doloroso que he visto… solo espero que nunca me pase algo así…
-
Tom: Ahora no seré capaz de salir y verlos a todos- dijo consternado.
-Dylan: Y me lo dices a mi… todo mundo pensaba que yo quería agarrarte el…
¡DYLAN!- dijimos 
Tom y yo a la vez.
-Dylan: Está bien… pero tendrás que decir ante todos que no soy gay… bueno, no creo que Alice lo crea, pero el resto….

Deje a Dylan hablando solo y jale a 
Tom hacia afuera. Ahora estaba liberado, aunque probablemente algo adolorido… Camine hasta afuera y vi el rostro de dolor de Tom. Lo miré preocupada lo senté en una silla, diciéndole que me diera dos segundos. Había visto el problema de Tom y debía estar algo hinchado por la presión, así que había que hacer algo para desinflamar. Revolví la nevera y volví rápidamente donde estaba Tom.

-Tu: Dylan, lárgate, necesito hacer algo con 
Tom- dije segura.
-Dylan: ¿Oh, vamos… no puedo mirar? – dijo él, tirándome de la ropa y haciendo un puchero como si fuese un niño chiquito. Era un tonto, pero lo quería mucho.
-Tu: ¡Largo!- le dije tratando de contener la risa y dándole un empujón, para llevarme a 
Tom de vuelta al baño. Esta vez sí puse seguro en la puerta- Esto te ayudara-le dije pidiendo que se sentara en el retrete, mientras el pobre me miraba bastante inseguro.
-Tom: ¿Qué es lo que harás?- pregunto llevándose las manos a su sexo en forma involuntaria.
-Tu: Disculpa Tom… ¿en realidad piensas que yo te haría algo que te dañara?- dije con aire ofendido- Parece que me conoces muy poco…
-Tom: Bueno, no lo creo…- dijo mirándome- al menos no físicamente.
-Tu: Ja, Ja, que gracioso Tom- dije acercándome y dándole la orden de que sacara "al herido". Lo vi dudar.
-Tom: Bueno, creo que es primera vez que no quiero hacerlo- me dijo  mientras jugueteaba con la hebilla del pantalón.
-Tu: Lo haces tú o lo hago yo- le dije impaciente.
-
Tom: Está bien- gruño bajándose los pantalones de muy mala gana y sonrojándose cuando estuvo desnudo.
-Tu: Porfavor, Amor no es primera vez que te veo así- le dije acercándome y sentándome frente a él en un banquito.
-
Tom: ¡No es lo mismo…! ahora estoy herido- murmuro aun tapándose.
-Tu: Déjame verte, ¿quieres?- le dije suspirando, mientras dejaba el hielo y el antiséptico a un lado y me acercaba a su sexo.

Debo reconocer que yo también temblaba un poco. Tenía a 
Tom sentado frente a mí y con su miembro frente a mi cara. Eso no es algo que se de todos los días. Suspire y lo tome en mi mano, tratando de ser cuidadosa. El problema era en un costado y se veía claramente enrojecido y algo inflamado. Me mordí el labio, y no pude evitar echarle un vistazo bastante fuera de los cánones médicos. El amiguito de Tom era tan grande. No pude evitar desear meterlo en mi boca. Eso no era nada ético, pero al parecer yo no era la única en problemas. Sentí como lentamente Tom crecía en mi mano, y yo ni siquiera estaba haciendo nada. Solo lo estaba mirando......





• Capitulo #78



-
Tom: Amor, esto no va a ser buena idea… me está doliendo- dijo mientras me miraba con sus ojos cafés oscurecidos. Su rostro no parecía de dolor.
-Tu: No te he pedido que hagas eso- le dije apuntándolo mientras miraba su miembro crecido al máximo en mi mano.Me sonreí.
-
Tom: No es como que pueda evitarlo – me dijo- eres tú y tu roce…
-Tu: Bueno, da igual, así puedo examinar mejor el problema- dije tratando de ponerme seria y tomando un poco de antiséptico en el algodón.- ¿Listo? – le pregunte.
-
Tom: No- me dijo, pero de todas formas puse el algodón sobre la inflamación, para evitar cualquier problema. Lo vi hacer una mueca, pero no se quejo. Luego me sonrió un poco.
-Tu: ¿Te duele?- le pregunte mirándolo mientras limpiaba el problema con sumo cuidado.
-
Tom: Solo arde un poco- me dijo mirándome con un rostro extraño, que ni supe identificar- Tus manos son tan suaves.
-Tu: Está bien- dije de pronto muy nerviosa y dejando el algodón de lado- Ahora tratare de bajar la inflamación...
-
Tom: No creo que puedas – dijo sonriéndome y mirándome con el rostro enrojecido.
-Tu: Amor, no seas Tonto… estamos hablando de la herida- le aclaré.
-
Tom: Por supuesto- me dijo- ¿de que otra cosa si no?

Sonreí por lo ridículo de la situación. Me removí en el banquito incomoda, no podía evitar sentirme toda húmeda por tener al miembro de 
Tom a mi merced. Sabía perfectamente que no se quejaría nada si hiciera algo… pero debía enfocarme. "Baja la inflamación _______(tn), bájala…" pensé para mí misma, sin poder evitar el doble sentido en mi mente. Tome un poco de hielo y lo puse dentro de un pañito. Lo acerque al amiguito de Tom, y me asombre de lo caliente que se sentía. Trague saliva y puse el hielo en la zona inflamada, que ya ni se notaba, excepto por la zona levemente enrojecida.

-
Tom: Esta frio- rió echando su cabeza hacia atrás y dando un pequeño salto.
-Tu: Debe de ser, si es hielo- le dije con voz que no me reconocí. Estuve unos momentos pasando el pañito por la zona, y vi como se humedecía un poco, por el calor que hacia derretir el hielo. De pronto, Tom tomo mi mano. Lo mire.
-Tom: Mira, haz esto- me dijo quitándome el poco de hielo de las manos y tomando un cubo completo.
-Tu: ¿Qué cosa...?- pregunte temblorosa.
Tom tomo mi mano y puso el hielo en mi palma. Comprendí en seguida, y no pude evitar morderme el labio. Tome el miembro endurecido de Tom desde la base, para no pasar a llevar la zona inflamada y deslicé el hielo por la zona. Un par de gotas de agua rodaron, cayendo al suelo, mientras oí a Tom jadear despacio, sin mirarme.

Esto no iba a terminar nada bien si seguía así. Mordiéndome el labio con furia hice pequeños círculos sobre el punto adolorido de 
Tom, haciendo que el hielo se derritiera lentamente a medida que lo deslizaba. Mi respiración se acelero, y mis ojos se desviaron a otros puntos de su sexo, y me relamí sin quererlo. Las manos de Tom se aferraron a mis hombros y gemí despacio, inconscientemente. De pronto se me olvido el porqué estaba allí con un hielo en el miembro de Tom y comencé a deslizarlo por la punta de su sexo, ganándome un estremecimiento y un gemido.

-
Tom: Esta frio- lo oí murmurar mientras deslizaba el hielo por toda su extensión, mojándolo. Insistí mucho en la punta, viendo con ojos hambrientos como latía ante mi contacto, y el hielo ya iba por la mitad, deshaciéndose por el llameante calor. Luego baje hasta su base y volví a subir, y seguí así, extendiendo el roce del hielo hasta que se disolvió por completo y no quedaron más que mi dedos fríos. Lo vi mirarme con un rostro indescifrable- Estoy todo mojado- gruño con voz ronca.
-Tu: Hay que secarte- dije pero sin moverme de mi sitio.

Y entonces, sus manos se movieron desde mis hombros a mi cuello y nuca. Sentí la suave presión de sus manos acercándome, y ya no pude resistirme más. Abrí mi boca, hambrienta, mientras 
Tom gemía ahogadamente, echándose hacia atrás. Su miembro estaba frio y húmedo, y extendí mi lengua por toda su extensión, quitando el exceso de agua y devolviéndole el calor. Se sentía demasiado bien para ser legal. Seguro no lo era, de todas formas.

-
Tom: Mierda… que bien se siente… tu boca, tan cálida- lo oí murmurar. Seguí lamiendo con avidez, mientras se me erizaban los vellos de la nuca al oír la voz de Tom. Estaba extasiada con la sensación de sentirlo en mí una vez más. Apreté su base con un poco de fuerza y metí y saque su miembro rítmicamente, mientras  jadeaba audiblemente. Temí por su herida.
-Tu: ¿Te duele?- dije luego de sacarlo un momento de mi boca.
-
Tom: Maldicion… no…- dijo él revolviéndose el cabello - solo no te detengas… por favor…

Eso fue todo lo que necesite. Introduje lo mas que pude su miembro en mi boca y apreté con los labios, moviendo la lengua en toda su longitud, metiéndolo y sacándolo con rapidez, mientras lo masturbaba por la base que no entraba en mi boca. Me sentí de pronto, malditamente deseosa.
-
Tom: Amor… - susurro una vez mas, mientras sus piernas se tensaban.
-Tu: Mmmmm...- dije extasiada en su calidez palpitante.

Lo saque y le di varias lamidas a todo lo largo, para luego insistir en la punta, apretándola entre mis labios. 
Tom gruño y movió sus caderas, incitándome a volver a meterlo en mi boca. Así lo hice, obediente, mientras las manos de él se enredaban en mi cabello, dándome el ritmo. Pronto pude sentí el temblor familiar que extrañaba tanto, mientras su sexo se endurecía hasta un punto máximo y luego Tom colapsaba, gimiendo con fuerza.

Sentí la suave calidez inundando mi boca, entre los espasmos de 
Tom, pero no me esperaba la cantidad, por lo cual algo se me escurrió de entre los labios, sin querer. Las manos de él jalaban mi cabello, mientras una de las mías subió a su boca, tratando de callarlo un poco. Tom lamio mis dedos, y estuve a punto de tener un orgasmo sin siquiera tocarme. Trague todo, y lamí sobre su piel las gotas que se me habían escapado. Para cuando termine, su miembro estaba flácido y puesto hacia un lado, muy húmedo.

-
Tom: Increíble- Lo escuché decir- Si que bajaste la inflamación… ¡y de qué manera!- Me reí por su comentario y me levante con dificultad. Las piernas me temblaban, y temí que la humedad me hubiese mojado la ropa. Ayude a Tom a levantarse y mientras se vestía lo vi mirarme- No quiero ser solo yo el satisfecho- me murmuro mientras me abrazaba por detrás y me apretaba las caderas.
-Tu: Amor... Ya inventaremos algo- le dije temblorosa ante su contacto.
-
Tom: Te deseo...- me dijo mordiendo mi cuello, haciéndome estremecer por completo.
-Tu: Yo también Tom– le dije mirándolo al rostro- Yo también…- Lo bese con ansias  me devolvió el beso, pegándose a mi cuerpo y sentí como crecía su sexo de nuevo. Me removí ansiosa, deseaba tanto tenerlo de nuevo conmigo… 
-Tom: ¿Ahora si ya estoy perdonado verdad?- pregunto bajando sus labios por mi cuello, y respirando agitado.
-Tu: Cuando así sea lo sabrás – le dije sonriendo- ahora vamos, que deben estarse preguntando donde estamos- le dije tirandolo del brazo.
-
Tom: Bueno, al menos sabemos que todo está en orden- dijo el tocándose el miembro por sobre el pantalón.
-Tu: Sí, me pude dar cuenta- le dije abriendo la puerta del baño, antes de que mandara todo al diablo y le dijera que me hiciera suya allí mismo. Salimos y avanzamos hasta la sala, donde nadie parecía recordar nuestra existencia.
-Alice: Bueno y ¿terminaron… lo que sea que estuvieran haciendo?- pregunto riendo.
-
Tom: Alice, por favor- Lo escuche decir con tono reprobatorio.
-Alice: Nunca me imagine eso de ti hermanito- La escuche decir mientras daba miradas a Tom y a Dylan.
Tom le mostró el dedo con disimulo, para que no lo vieran mis padres. A veces Alice era muy infantil.

-Dylan: Bueno… - dijo siempre sonriente- Como verán no es que yo sea gay… pero deben saber que es difícil resistirse a la entrepierna de Kaulitz… si no, pregúntenselo a mi hermana…

Sentí como el calor me subía al rostro en dos segundos. Una cosa era hacer bromas en grupo y otra muy distinta, era hacer bromas ante nuestros padres. Maldito. A Dylan eso no parecía importarle, de todos modos, pero a mí eso no me hacía ninguna gracia, Mama comenzaría a dudar en seguida de Papa con respectoa su rol de Padre, pero la verdad es que él lo hacía perfecto, ambos en realidad.
Tom me dio un apretón, dándome ánimos. Se acerco a mi oído para susurrarme:

-
Tom: Quizás en vez de avergonzarte deberías avergonzar a tu hermano, tú sabes…- Me sonreí y entendí en seguida. Me compuse rápidamente y muy calmadamente dije:

-Tu: Bueno, lamento lo que han tenido que ver en el baño… pero yo comprendo que mi hermano Dylan tenga problemas con sus inclinaciones sexuales de vez en cuando… le dije un millón de veces que 
Tom no era de su estilo, pero él insistió… y ahora que el pobre estaba en un apuro, no demoro nada en aprovecharse de la situación e ir a poner sus manos en la masa… y escuche que Dylan le rogaba a Tom por sexo oral…

Ese comentario basto para causar la risa de los chicos, la indignación de Alice y el espanto de Mama y Papa. 
Tom y Yo reímos, tratando de indicar que todo no era más que una broma, pero al parecer no nos creyeron mucho. Que mal pensados. Mama aun me miraba con recelo, al parecer sin creer que el problema del baño estaba superado… o que Tom no era gay. Lo único que me faltaba.

Dylan me miraba con furia, pero no me dijo una sola palabra. No me preocupe demaciado, sabia que luego se le pasaria y seguiriamos seindo tan unidos como siempre. Ademas solo fue una broma inocente.

A los pocos minutos Dylan me lanzó un par de amenazas desde lejos, pasándose el dedo por el cuello repetidamente, pero no le hice el menor caso. Luego insistió con 
Tom, quien en respuesta le mostraba el dedo medio con insistencia. Supongo que intuyó que había sido Tom el de la idea. El se lo busco, por ponerme mal ante todos. Aunque en realidad fuese verdad sobre lo de mi debilidad por la entrepierna de Tom.........












1 comentario:

  1. Ay pero quien se resistiria a Tomazotee hahahahah

    Siguelaa Yampii esta buenizimaa :D
    bye cuidate

    ResponderEliminar