Contador de Visitas

jueves, 6 de diciembre de 2012

Capitulo 49 y 50 :D



Narra ______(tn).


Apenas si pude dormir esa noche con Tom a mi lado. Me quedo claro que además de buena para las matemáticas, deberían haberme dado un óscar al mejor actriz… ¡dios mío! Ni yo me creía ese autocontrol inverosímil que tuve al hacer todo lo que los chicos me habían recomendado… no creí que fuese capaz, pero el hecho de verlo así y la posibilidad de que todo esto resultara fueron más que yo. Los chicos habían hecho una buena labor indicándome la forma de actuar y las cosas exactas que hacer y decir. Gracias por ellos, porque al parecer había resultado. Lo más difícil había sido mostrarme indiferente, cuando en realidad quería lanzarme sobre Tom. Pero lo logre y me sentía orgullosa.

Cuando desperté, aun era temprano, estaba despuntando el amanecer. Me volví a ver a Tom, y estaba hermoso, tapado hasta el cuello y con leves ojeras bajo sus ojos, lo cual demostraba que no había dormido bien. Si supiera. Me removí despacio entre las sabanas, evitando despertarlo, y me tope con la piel desnuda de sus piernas…
El deseo afloro. Eso es lo mismo que conquilleo en mi etrepierna mojar, estaba a punto de mojar mi ropa interior… ¡diablos! Maldije por lo bajo, Esto no era apropiado, si Tom se despertaba y me veía… bueno, ¿qué amiga se excita con su amigo…? Una pervertida, seguro. Recordé como el día anterior tuve que morderme la lengua para no decir nada comprometedor al verlo con poca ropa. Tuve que hacer unos esfuerzos mentales gigantes para imaginarme a Dylan sin ropa y así se me pasara la excitación. Decidí levantarme, quizás una ducha fría me haría bien en esta situación…

-Tom: ______(tn).... - Dijo en un murmullo.
Me quede estática de la impresión. Maldición. Mis ojos volaron a su rostro… y pude ver que estaba dormido. Su respiración seguía siendo apacible y rítmica por lo que debió decir mi nombre en sueños.

Me volví hacia su lado y con delicadeza deslice uno de los mechones de su pelo hacia atrás, dejando despejado su rostro. Tenía la frente perlada por una suave capa de sudor, y se comenzó a quejar dulcemente. Qué ganas de saber lo que estaba soñando. Se veía algo inquieto. ¿Quizás era un mal sueño? Decidí seguir observándolo, pero no volvió a moverse. Para cuando estaba por salirme de la cama de nuevo, cuando lo volví a escuchar.
-Tom: ______(tn)....

Esta vez, Tom se había movido más. Sin quererlo, había removido la ropa de cama, quedando desnudo la mitad de su cuerpo hacia arriba. No sé en qué momento de la noche se quito la polera. Trague en seco. Tom ahora se removía inquieto sobre las sabanas, y parecía sufrir… o algo así. O eso era lo que yo quería creer, por mi estabilidad emocional. Estaba a punto de despertarlo, cuando una frase me descoloco del todo.

-Tom: ______(tn) así… no pares…- Se me erizaron los vellos de todo el cuerpo. No podía estar soñando conmigo… ¿o sí? Luego siguió quejándose, y esto ya no parecía sufrimiento en absoluto. Tom entreabrió sus labios, lanzando un gemido ahogado que me crispo los nervios. No podía ser. ¿Por qué justo hoy Tom tenía sueños húmedos conmigo? La excitación me sacudió y mi femineidad comenzó a humedecerse, tanto que ya podía sentirlo a través de mi ropa interior.

Tom seguía gimiendo en forma acompasada, y tuve que morder la sabana para no lanzarme sobre él y hacer realidad sus sueños… o los míos a decir verdad. No pude soportarlo. Olvidando mis modales me quite la sabana de golpe, corriendo a todo lo que daban mis pies. No creo que Tom alcanzar a verme salir, de todos modos.
Me encerré en el baño casi ahogada. Di el agua de la ducha con rapidez y me metí sin mayor preámbulo. Lance un grito al sentir el agua fría sobre mi espalda y una docena de improperios salieron de mis labios sin medirme. Maldita agua fría. Estuve varios minutos dándome con el chorro de agua sobre la cabeza, a ver si los pensamientos retorcidos me dejaban en paz. Pareció funcionar y cuando hube terminado la ducha, respire hondo y abrí la cortina de golpe. Vaya susto que me lleve, casi caigo de la impresión.

Tom estaba allí, de pie, desnudo. Lo mire un segundo a los ojos y vi que estaba tratando de seguirme el juego. Gracias a Dios el agua había estado lo suficientemente fría como para ordenar mis pensamientos, porque alcance a reaccionar correctamente antes de hacer alguna locura.

-Tu: ¡Maldición Tom! me has dado un susto de muerte! – le gruñí.
-Tom: Lo siento, pensé que no había nadie- me dijo, confuso.
Me salí de la ducha y no me cubrí el cuerpo. Si Tom iba a empezar a seguirme el juego, yo no pensaba pararlo. No lo mire prácticamente, eso era beneficioso para mí en todos los aspectos y le di la espalda, utilizando la toalla para secarme el cabello.
-Tom: ¿Te levantas siempre tan temprano? – pregunto él, entrando a la ducha.
-Tu: En algunas ocasiones- dije yo, rogando porque que corriese pronto la cortina.

Escuche que dio la llave del agua y escuche como se escurría bajo Tom. Suspire aliviada cuando escuche el correr de la cortina y me di la vuelta para seguir con mi plan.
-Tu: ¿Y tú, siempre te levantas a esta hora? – pregunte yo esta vez.
-Tom: No- dijo con un leve temblor de voz- Estaba teniendo un sueño… y bueno, me desperté y ya no pude volver a dormirme.
-Tu: ¿Se puede saber que soñabas? – dije, sonriendo.
-Tom: Mmmm… -dijo nervioso- Pues era un buen sueño… pero no recuerdo bien de lo que iba.
-Tu: Comprendo – dije sin dejar de sonreír.

Me salí del baño con la toalla amarrada amarrada a la altura de mis pechos. Seguro que no recordaba el sueño. Si claro, como no. No sabía cómo iba a soportar este tiempo con Tom, pero tendría que aprender a hacerlo… Me metí a la habitación de Alice. Ella me había dicho que utilizara su ropa, pero todo parcia quedarme enorme. Por fin di con una camiseta que parecía quedarme bien y un par de shorts que aunque me quedaban algo grande, estaban cómodos. Salí de la habitación y baje a la cocina........................................


• Capitulo #50



Puse manos a la obra y me propuse a hacer un desayuno genial. Una de mis aptitudes era la cocina y se lo demostraría hoy a Tom. Prepare unos hotcakes, junto con un Omelette y algunas rebanadas de pan tostado. Agregue fruta y un vaso de leche, a la vez que preparaba café en grano. Esto último era para mí, puesto que necesitaba despertar de alguna forma. Como lo supuse, a los pocos minutos llego Tom a la cocina, seguramente por el agradable aroma de las preparaciones.

Lo sentí entrar pero no me volví a verlo. Escuche como se sentaba al mesón de la cocina y me pregunto.
-Tom: ¿Qué es lo que huele tan bien?- Yo me sonreí antes de darme la vuelta.
-Tu: Bien pues…. Puede ser los hotcakes o tal vez la Omelette… no, lo sé, pero ¿por qué no pruebas y sales de dudas?

Le puse frente a él los platos y le acerque un vaso de leche. Puse en otro plato las rebanadas de pan tostado y me serví una taza de café. Me senté a su lado y lo vi mirar los platos con asombro.
-Tu: ¿Qué, sucede algo malo? – pregunte.
-Tom: Wow, esto es… impresionante. Nunca había visto tanta comida junta… excepto cuando cocina Alice, pero esto en realidad se ve apetecible…
-Tu: Gracias – dije yo sonriendole.
-Tom: Es demasiada comida – se quejo.
-Tu: El desayuno es la comida más importante del día- le dije sonriendo- nada como un buen desayuno para comenzar animado y dispuesto.

Me miro y me sonrió levemente. En realidad se me ocurría algo mucho mejor para comenzar el día, pero no podía decirlo. Que frustración.
Lo vi comer lentamente y desee con toda mi alma ser un trozo de fruta o un hotcake para poder escurrirme entre sus labios. Seguro se me estaba cayendo la baba, así que mejor me dedique a lavar los utensilios sucios.
Una vez que termino de comer, recogí los platos sucios, y me asombre de ver que se había comido todo.

-Tu: ¡Vaya, si que tenias apetito!- dije asombrada.
-Tom: Estaba muy rico – dijo casi disculpándose.
-Tu: Tranquilo, todo era para ti…
Tom me ayudo a levantar las cosas, mientras yo lavaba él secaba. Le tendí las cucharas y cuchillos, pero de pronto sentí un pequeño quejido seguido por el golpe de algo al caer al suelo.
Cuando mire a Tom, este tenía tomado el dedo índice firmemente, y una gota rubí salía de su dedo. Se había cortado.

-Tom: ¡Ay diablos! – se quejo haciendo un puchero adorable – Me corte… ¡maldito cuchillo afilado! - Algo preocupada, tome su mano y la examine detenidamente.
-Tu: No es profundo- dictaminé, segura- habrá que desinfectar y poner una curita… con eso ya estará.

Lo vi descomponer el rostro mientras veía su sangre y se me ocurrió una idea brillante.
Antes de que Tom se diera cuenta, me lleve el dedo herido a la boca. Succione con delicadeza y me deleite en sentir el sabor salado de su sangre. Tom me miraba atónito, mientras no podía ni moverse del asombro. Comencé a pasar mi lengua por su dedo, suavemente, haciendo círculos por sobre el dedo, acariciando y succionado con cuidado de no causarle dolor. Comencé a sacar el dedo muy lentamente de mi boca, para volver a introducirlo antes de sacarlo del todo. Mis labios apretaron el dedo una vez más y volví a posar mis ojos sobre el rostro de Tom …

Esta vez, Tom estaba con la piel enrojecida. Su pulso era notoriamente más rápido y lo vi respirar algo más agitado. Mis ojos se desviaron a su boxer, y pude ver que su ''amiguito'' estaba endurecido,casi traspasaba la tela,me llamaba mucho la atención. Sentí la pulsación oscilante de mi sexo, indicándome que el deseo comenzaba a apoderarse de mí. Seguí acariciando con mi lengua, lo más despacio que pude, mientras clavaba mis ojos en los de Tom.

Comencé a ver que su brazo temblaba y que entreabría sus labios levemente, los cuales también se encontraban enrojecidos. Repentinamente la temperatura en la cocina era más alta de lo normal, y succione con un poco más de fuerza, ganándome un gemido apenas audible. Pase por última vez mi lengua sobre el dedo, enrollándolo y dejándolo libre finalmente. Para rematar, puse un pequeño beso en él y le sonreí a Tom.
-Tu: Ahora ya no sangraras – le dije, con voz suave.
Él no hizo nada y dejo caer su mano pesadamente. Su respiración era agitada y una mirada indescifrable cruzaba su rostro.
-tom: Gracias – escuche murmurar.
-Tu: No hay de que – conteste yo – para eso están los amigos.

Pude ver un dejo de decepción pasar por su rostro. Pero me volvió a mirar con cierta decisión y se acerco a mí. Un paso. Dos. Estaba tan cerca que podía oír su respiración. Yo seguía sonriendo, aunque me estaba muriendo por probar sus labios, sentirlos pegados a los mios. Sus ojos cafés me miraban con profundidad, como buscando algo… se acerco lentamente…
-xXx: ¿Interrumpo algo? –

Alice. Su sonrisa socarrona nos hizo dar un salto a Tom y a mí, que seguía sonriendo pero por dentro estaba masacrando a Alice mentalmente. ¿No se suponia que llegaria después?
-Tu: Claro que no Alice – dije con una naturalidad impactante – solo estaba viendo el dedo cortado de Tom…. No es muy eficaz en la cocina al parecer.

Vi a Tom lanzarme una mirada envenenada, pero no tanto como la que le dio a Alice y salió de la cocina sin decir palabra. Lo escuché correr escaleras arriba.
-Alice: Vaya, parece que llegue a tiempo- me dijo sentándose a la mesa.
-Tu: A tiempo de interrumpir – le gruñí yo, furiosa.
-Alice: No ______(tn), ahí te equivocas... sabía que si los dejaba mucho solos lo echarías a perder… así que vine a hacer de conciencia - La mire como si hablara en chino.
________(tn), tu sabes que esta plan está bien estructurado. No tienes que ceder, por lo que más quieras u olvídate de Tom.

La mire resignada. Alice tenía razón. Yo había estado a punto de caer. No debí acercarme tanto.
-Tu: Tienes razón – gruñí- Al menos ya ha pasado un día.
-Alice: Si, y tenemos al menos siete días más hasta que Papa resuelva el "problemita" en Miami- rio tomando un durazno.
-Tu: ¿Tú que tienes que ver en eso? – pregunte sonriendo.
-Alice: Ah bueno… digamos que el gerente de sucursal me debía un favorcito… así que tenemos al menos esos días asegurados…
-Tu: Eres una mentirosa sabes – le dije, dándole un golpe en el hombro.
-Alice: Oye, es mas por Tom que por ti… aunque dudo que lo pases mal así que… cuéntame… ¿cómo te fue ayer?
-Tu: Hummm, no me acuerdo la verdad - le dije, ganándome un golpe en el estomago. Aunque luego me rei de su reacción.
-Alice: ¡No me vengas con esas ______(tn)! – rio mirandome desafiante.
-Tu: Bueno, digamos que me fue bien… hice lo que me dijeron – conteste- mas algunas cosas extras creadas por mi mente perversa – reí.
-Alice: Vaya… ¿y pudiste hacerlo bien?
-Tu: Sin problema- dije guiñando un ojo.
-Alice: Muy bien, ahora recuerda, toca lo de la piscina.
-Tu: No te preocupes está controlado - dije con toda seguridad.
-Alice: Ah y por cierto… te ves muy sexy con mi ropa _______(tn)- rio.
Alcanzo a salir antes de que una naranja le impactara en la cabeza. Condenada Alice. Burlandose de mi porque la su ropa me quedaba grande.......................












2 comentarios:

  1. O_________O Woooow. Esa (Name) es una loquilla! xD Amé estos dos capítulos.
    Pobre de Tom: lo están atormentando.

    Esperaré el siguiente con muchas ansias.

    Cuídate. Muchas virbas positivas. ¡Chao, chao! :-)

    ResponderEliminar
  2. Likazooo!! Esta emocionante la fic *.*
    estos dos votan chispas de deseo..
    Ese Tom hahahahaha me fascina la fic..
    Siguelaaa prontoo!!
    Bye cuidate :D

    ResponderEliminar